EN BUS­CA DE LA ETER­NA JU­VEN­TUD

“TAG Heuer re­cu­pe­ra la esen­cia del Fór­mu­la 1 ori­gi­nal, un re­loj que fue pre­sen­ta­do en 1985 y del cual se ven­die­ron más de tres mi­llo­nes de uni­da­des en to­do el mun­do.”

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por An­drés Mo­reno

TAG Heuer quie­re abrir los bra­zos a nue­vos mer­ca­dos, y fi­gu­ras co­mo Cris­tiano Ro­nal­do y Da­vid Guet­ta le ayu­da­rán a lo­grar­lo.

TAG Heuer quie­re vol­ver a con­quis­tar el seg­men­to más jo­ven del mercado y cuen­ta pa­ra ello con la com­pli­ci­dad de es­tre­llas co­mo Cris­tiano Ro­nal­do y el mú­si­co Da­vid Guet­ta.

Los nue­vos tiem­pos me­re­cen de­ci­sio­nes arries­ga­das y tag Heuer las ha to­ma­do con un cam­bio to­tal de es­tra­te­gia de sus pro­duc­tos. El pro­ce­so ha ve­ni­do de la mano de Jean-clau­de Bi­ver, res­pon­sa­ble de re­lo­je­ría del gru­po lvmh, al cual per­te­ne­ce la fir­ma des­de 1999, y con­se­je­ro de­le­ga­do de la pro­pia tag Heuer des­de enero del año pa­sa­do. El plan di­se­ña­do por Bi­ver pa­ra la fir­ma con­sis­te en de­vol­ver a tag Heuer el ca­rác­ter de mar­ca de en­tra­da pa­ra aque­llas per­so­nas que se ini­cian en el mun­do de la re­lo­je­ría. Ha­bla­mos de una cues­tión de edad y pa­ra ello hay que te­ner en cuen­ta to­dos los fac­to­res que es­ta so­lu­ción im­pli­ca.

El pri­me­ro, y más im­por­tan­te, es en­con­trar un pro­duc­to que se ade­cue a es­te sec­tor de mercado. Aquí tag Heuer te­nía mu­cho te­rreno ga­na­do, pues con­ta­ba en su ca­tá­lo­go con una co­lec­ción tan mí­ti­ca co­mo Fór­mu­la 1, que se pre­sen­ta­ba co­mo la pla­ta­for­ma ideal pa­ra con­quis­tar de nue­vo el in­te­rés del pú­bli­co jo­ven. El Fór­mu­la 1 fue uno de los ar­tí­fi­ces de la re­cu­pe­ra­ción de la re­lo­je­ría sui­za a co­mien­zos de los años ochen­ta. La fir­ma de La Chaux-de-fonds lo lan­zó en 1985, en pleno boom del cuar­zo y los re­lo­jes ba­ra­tos, si­guien­do un es­que­ma si­mi­lar al de es­tos re­lo­jes y ba­sa­do en el uso de ma­te­ria­les sin­té­ti­cos, co­lo­res bri­llan­tes y mo­vi­mien­tos en cuar­zo pa­ra con­se­guir te­mer un pro­duc­to atrac­ti­vo tan­to en ima­gen co­mo en pre­cio. Aquel Fór­mu­la 1 es­tu­vo 15 años en el mercado y en to­do ese tiem­po se ven­die­ron más de tres mi­llo­nes de uni­da­des. La co­lec­ción sa­lió del ca­tá­lo­go de la ca­sa, aun­que fue re­cu­pe­ra­da en 2004 y des­de en­ton­ces se ha man­te­ni­do co­mo la op­ción más eco­nó­mi­ca pa­ra aque­llas per­so­nas que quie­ren ad­qui­rir un tag Heuer.

El nue­vo Fór­mu­la 1 po­co tie­ne que ver en ni­vel de cons­truc­ción y aca­ba­dos con aquel mo­de­lo de 1985, aun­que sí re­cu­pe­ra del for­ma­to ori­gi­nal la apues­ta por un di­se­ño fuer­te y ju­ve­nil.

La co­lec­ción se po­ten­cia ade­más con la lle­ga­da de las edi­cio­nes es­pe­cia­les que la fir­ma ha pre­pa­ra­do del fut­bo­lis­ta Cris­tiano Ro­nal­do y el dj Da­vid Guet­ta. Bi­ver ha que­ri­do tras­la­dar a tag Heuer la fór­mu­la de em­ba­ja­do­res que tan buen re­sul­ta­do co­se­chó en Hu­blot.

Una edi­ción es­pe­cial per­mi­te to­mar so­lu­cio­nes es­té­ti­cas mu­cho más arries­ga­das que las apli­ca­das en las re­fe­ren­cias ha­bi­tua­les del ca­tá­lo­go. Van a un pú­bli­co más re­du­ci­do, pe­ro tam­bién ayu­dan a ex­pli­car muy vi­sual­men­te la ima­gen que la mar­ca quie­re desa­rro­llar de su pro­duc­to y con­se­guir con ello un po­si­cio­na­mien­to más só­li­do en el mercado.

La ver­sión Cris­tiano Ro­nal­do, por ejem­plo, lla­ma la aten­ción a pri­me­ra vis­ta por la elec­ción del ver­de, un co­lor na­da ha­bi­tual en la re­lo­je­ría mas­cu­li­na, y mu­cho más si es­tá acom­pa­ña­do del aca­ba­do ne­gro ma­te de la ca­ja en ace­ro. La elec­ción de una co­rrea ti­po na­to y el lo­go­ti­po CR7 en el con­ta­dor de la es­fe­ra nos con­fir­man que es­ta­mos an­te un re­loj que co­no­ce su pú­bli­co po­ten­cial. Mis­mos re­cur­sos em­plea la edi­ción es­pe­cial Da­vid Guet­ta, con la di­fe­ren­cia de op­tar por unos re­cur­sos más so­fis­ti­ca­dos y re­la­cio­na­dos con la cul­tu­ra de dis­co­te­cas en lu­gar de los de­ta­lles de­por­ti­vos de la an­te­rior ver­sión. El bi­sel en alu­mi­nio azul y la cu­rio­sa co­rrea-bra­za­le­te mar­can la per­so­na­li­dad de es­ta lla­ma­ti­va re­fe­ren­cia, que cuen­ta ade­más con el atrac­ti­vo téc­ni­co de in­cor­po­rar un mo­vi­mien­to au­to­má­ti­co con se­gun­do hu­so ho­ra­rio. (Al Fór­mu­la 1 CR7 lo equi­pa un mo­vi­mien­to cro­nó­gra­fo de cuar­zo.)

No se acaban aquí las op­cio­nes de tag Heuer, que tam­bién se ha fi­ja­do en la par­te fe­me­ni­na de es­te seg­men­to del mercado y pa­ra el cual ha crea­do una edi­ción es­pe­cial con la ima­gen de la fa­mo­sa mo­de­lo in­gle­sa Ca­ra De­le­vin­gne. Cual­quier op­ción es bue­na si sir­ve pa­ra con­se­guir que los más jó­ve­nes se in­tere­sen por la re­lo­je­ría.

For­mu­la 1 Da­vid Guet­ta’s Spe­cial Edi­tion

For­mu­la 1 Ro­nal­do’s Spe­cial Edi­tion

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.