AL PIE DE LA LE­TRA

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por Cynt­hia Ar­vi­de

Her­mès lan­za su nue­va co­lec­ción de re­lo­jes ul­tra­pla­nos: Slim. Phi­lip­pe Del­ho­tal, di­rec­tor crea­ti­vo de La Mon­tre Her­mès, ha­bla so­bre ello.

Slim, la pri­me­ra co­lec­ción de re­lo­jes ul­tra­pla­nos de Her­mès, es la prue­ba per­fec­ta de que la ca­sa fran­ce­sa de lu­jo sa­be

có­mo en­fren­tar los re­tos.

Fue uno de los acon­te­ci­mien­tos de la fe­ria de jo­ye­ría y re­lo­je­ría Ba­sel­world en 2015, pe­ro al tra­tar­se de Her­mès, no se anun­ció con es­tri­den­cia sino su­til­men­te, co­mo es el sello de la ca­sa. Lue­go de más de 20 años sin lan­zar una ga­ma com­ple­ta de re­lo­jes, la mar­ca fran­ce­sa pre­sen­tó Slim d’her­mès, una mues­tra más de su maes­tría en el di­se­ño y su com­pro­mi­so con el ar­te re­lo­je­ro. Es­ta nue­va co­lec­ción sa­tis­fa­ce la mi­ra­da con su ca­li­bre ul­tra­plano, su ca­ja del­ga­dí­si­ma y su ti­po­gra­fía de tra­zo li­ge­ro. El mo­de­lo más gran­de, de 39.5 mm, sim­bo­li­za una má­xi­ma de las gran­des fir­mas de lu­jo: que no son ne­ce­sa­rios mu­chos ele­men­tos pa­ra lla­mar la aten­ción, sino to­do lo con­tra­rio, que me­nos es más.

“No te­nía­mos re­lo­jes ul­tra­pla­nos por­que Ar­ceau, por ejem­plo, no fue di­se­ña­do pa­ra te­ner un es­pe­sor tan del­ga­do, tam­po­co Ca­pe Cod ni Dres­sa­ge”, afir­ma Phi­lip­pe Del­ho­tal, di­rec­tor ar­tís­ti­co de La Mon­tre Her­mès. “No con­tá­ba­mos con es­te ti­po de pro­duc­to y ha­cía mu­cha fal­ta. Tam­bién nos ha­cía fal­ta una pie­za re­don­da, muy sen­ci­lla”.

¿Qué es ul­tra­plano pa­ra Her­mès? Su nue­vo mo­vi­mien­to ma­nu­fac­tu­ra, el H1950, mi­de só­lo 2.6 mm de al­tu­ra, lo que lo con­vier­te en uno de los más es­bel­tos del mercado. Fue rea­li­za­do por la ma­nu­fac­tu­ra Vau­cher, fiel co­la­bo­ra­do­ra de Her­mès en los úl­ti­mos años, y es un me­ca­nis­mo au­to­má­ti­co con 42 ho­ras de re­ser­va de mar­cha. Di­se­ña­do por Del­ho­tal, el Slim lo­gra un equi­li­brio per­fec­to con la ti­po­gra­fía de los nú­me­ros ára­bes, ex­pre­sa­men­te crea­da pa­ra la co­lec­ción por el di­se­ña­dor grá­fi­co Phi­lip­pe Ape­loig.

Con es­ta lí­nea Her­mès res­pon­de a una de las ten­den­cias más fuer­tes de la al­ta re­lo­je­ría en los úl­ti­mos años, pre­ci­sa­men­te la de las pie­zas ul­tra­pla­nas, im­pul­sa­da por el re­gre­so de la es­té­ti­ca clá­si­ca en la in­dus­tria. Sin em­bar­go, Del­ho­tal no ve es­te lan­za­mien­to co­mo una reac­ción con­di­cio­na­da por lo que ha­cen otras mar­cas. “No ha­ce­mos un re­loj por­que la com­pe­ten­cia lo ha he­cho”, di­ce. “Pien­so que una par­te de la re­lo­je­ría es co­mo una fi­la in­dia don­de los de atrás si­guen a los de ade­lan­te. No­so­tros que­re­mos ir en sen­ti­do opues­to. En La Mon­tre Her­mès no hay es­ta no­ción de com­pe­ten­cia. Nues­tro pla­cer es dar gus­to a la gen­te, con una crea­ción her­mo­sa”.

NO ES TAN SIM­PLE

Co­mo ya se men­cio­nó, la ti­po­gra­fía de Phi­lip­pe Ape­loig con­tri­bu­ye en gran me­di­da al es­ti­lo ele­gan­te y mi­ni­ma­lis­ta de la co­lec­ción Slim d’her­mès. El pa­ri­sino Ape­loig tie­ne una am­plia tra­yec­to­ria en di­se­ño. Es re­co­no­ci­do por su tra­ba­jo co­mo di­rec­tor de ar­te del Mu­seo de Lou­vre (2003 a 2008) y co­mo crea­dor de lo­go­ti­pos y ti­po­gra­fías. Tam­bién desa­rro­lló la iden­ti­dad vi­sual del nue­vo Lou­vre Abu Dha­bi y ha he­cho car­te­les pa­ra ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les co­mo el Mu­seo de Or­say.

Ape­loig ha­bía co­la­bo­ra­do an­tes con la Mai­son Her­mès y Del­ho­tal lo in­vi­tó a par­ti­ci­par en es­te pro­yec­to. Su pro­pues­ta ti­po­grá­fi­ca es lim­pia y mo­der­na. “Lo que [Ape­loig] bus­ca­ba es que la ti­po­gra­fía es­tu­vie­ra en ple­na co­rres­pon­den­cia con la ca­ja del re­loj”, di­ce Del­ho­tal. “Hu­bo mu­cho tra­ba­jo so­bre el es­pe­sor del tra­za­do, si era de­ma­sia­do an­cho o fino. Por eso siem­pre di­go que las co­sas más sim­ples son las más di­fí­ci­les de rea­li­zar. Por­que en esos ca­sos no tie­nes de­re­cho a equi­vo­car­te: fun­cio­na o no”.

El me­ca­nis­mo H1950 re­co­ge su fuer­za de un mi­cro­rro­tor, lo que le per­mi­te mo­ver­se en esos pa­rá­me­tros tan es­tre­chos de gro­sor. El ca­li­bre cuen­ta ade­más con la par­ti­cu­la­ri­dad de su ar­qui­tec­tu­ra mo­du­lar, lo que per­mi­ti­rá in­cor­po­rar mó­du­los pa­ra re­fe­ren­cias de com­pli­ca­ción. Así lo han de­ja­do ver con la pre­sen­ta­ción si­mul­tá­nea de un ca­len­da­rio perpetuo, pre­pa­ra­da por la pres­ti­gio­sa ca­sa Agen­hor, otra co­la­bo­ra­do­ra his­tó­ri­ca de Her­mès en las úl­ti­mas tem­po­ra­das. El H1950 des­ta­ca ade­más por el pe­cu­liar aca­ba­do con un pa­trón H en to­da la su­per­fi­cie del me­ca­nis­mo, si­mi­lar a la em­plea­da con el res­to de mo­vi­mien­tos de la ca­sa, y que pue­de ser ob­ser­va­do a tra­vés del fon­do de za­fi­ro que cu­bre el fon­do de la ca­ja.

La ver­sión del Slim d’her­mès con ca­len­da­rio perpetuo tie­ne una gran le­gi­bi­li­dad pa­ra un re­loj con tan­ta información, pues tam­bién des­plie­ga un se­gun­do hu­so ho­ra­rio e in­di­ca­dor día/no­che. En el cua­dran­te des­ta­ca la subes­fe­ra de las fa­ses lu­na­res, con la lu­na he­cha en ná­car na­tu­ral blan­co so­bre un cie­lo de cris­tal de aven­tu­ri­na. En la co­lec­ción hay mo­de­los más pe­que­ños pa­ra mu­jer, de 32 mm y 25 mm, con ca­ja en ace­ro o en oro ro­sa, ca­li­bre de cuar­zo, con o sin dia­man­tes en­gas­ta­dos, con co­rreas en piel de ali­gá­tor o de be­ce­rro, o bra­za­le­te en ace­ro. Es una fa­mi­lia he­cha y de­re­cha. ( Con información de An­drés Mo­reno)

DEL­GA­DO EN SE­RIO

Her­mès no ha­ce las co­sas a me­dias. El mo­de­lo prin­ci­pal de su nue­va co­lec­ción Slim tie­ne un nue­vo ca­li­bre de ma­nu­fac­tu­ra de cuer­da au­to­má­ti­ca que mi­de só­lo 2.6 mm de gro­sor y ofre­ce 42 ho­ras de au­to­no­mía. En la es­fe­ra, pu­ra y ele­gan­te, des­ta­ca la ti­po­gra­fía de los nú­me­ros ára­bes di­se­ña­da es­pe­cial­men­te por Phi­lip­pe Ape­loig. Úni­ca­men­te des­plie­ga la información de ho­ras y mi­nu­tos cen­tra­les, y cuen­ta con un pe­que­ño se­gun­de­ro a las 6 h. La ca­ja de 39.5 mm de diá­me­tro es­tá he­cha en oro ro­sa o en ace­ro, con co­rrea en piel de ali­gá­tor.

Slim d’her­mès Ca­len­da­rio Perpetuo

Ca­ja de 39.5 mm en oro ro­sa. Es­fe­ra con lu­na de ná­car so­bre cie­lo de aven­tu­ri­na. Ca­li­bre H1950 de cuer­da au­to­má­ti­ca con mó­du­lo Agen­hor; mues­tra ho­ras, mi­nu­tos, ca­len­da­rio perpetuo, fa­ses lu­na­res, se­gun­do hu­so ho­ra­rio e in­di­ca­dor día/ no­che. Co­rrea en piel de ali­gá­tor.

DE ES­TRENO

Es­te es el nue­vo Ca­li­bre Ma­nu­fac­tu­ra Her­mès H1950 de la lí­nea Slim, con 30 mm de diá­me­tro y 2.6 mm de gro­sor, cuer­da au­to­má­ti­ca y 42 ho­ras de re­ser­va de mar­cha. La­te a 21,600 al­ter­nan­cias por ho­ra, es­tá equi­pa­do con un mi­cro­rro­tor y de­co­ra­do con un pa­trón H en fi­li­gra­na.

EN EL BOL­SI­LLO

El nue­vo ca­li­bre H1950 tam­bién es usa­do por la mar­ca en es­te re­loj de bol­si­llo Slim d’her­mès Poc­ket So H. El mo­ti­vo So H, que pue­de ver­se en la ta­pa, fue crea­do en 1971 pa­ra una cor­ba­ta de la fir­ma. Es una edi­ción de seis ejem­pla­res con ca­ja de 45 mm en oro gris o en oro ro­sa con en­gas­te o sin en­gas­te, con la es­fe­ra he­cha en dis­tin­tos ma­te­ria­les en ca­da ca­so (aven­tu­ri­na, ónix, pie­dra ojo de buey o pie­dra ojo de hal­cón) y con cor­dón y es­tu­che en piel de ali­gá­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.