ASÍ SUE­NA LA PER­FEC­CIÓN

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por Joa­quín Pé­rez

El Zeit­werk de A. Lan­ge & Söhne es un fa­vo­ri­to en­tre los re­lo­jes con re­pe­ti­cio­nes de mi­nu­tos.

La co­se­cha de re­lo­jes con re­pe­ti­cio­nes de mi­nu­tos ha si­do ge­ne­ro­sa en 2015. Uno de los me­jo­res es el nue­vo Zeit­werk de A. Lan­ge & Söhne.

Pa­ra cual­quier ma­nu­fac­tu­ra de al­ta re­lo­je­ría do­mi­nar el ar­te de la re­pe­ti­ción de mi­nu­tos es co­mo te­ner en las ma­nos la pie­dra fi­lo­so­fal. Eso ex­pli­ca por qué no son mu­chas las fir­mas ca­pa­ces de desa­rro­llar la ma­dre de to­das las com­pli­ca­cio­nes, y una de ellas es la sa­jo­na A. Lan­ge & Söhne.

Cier­to: en es­tos días de gad­gets tec­no­ló­gi­cos que nos per­mi­ten con­sul­tar el tiem­po en ca­si cual­quier mo­men­to y cir­cuns­tan­cia, ser due­ño de un re­loj que nos se­ña­la las ho­ras y los mi­nu­tos a tra­vés de un gong (o de mu­chos) pa­re­ce una ne­ce­dad. En­tre la Su­per­lu­mi­no­va y lo di­gi­tal, ¿pa­ra qué nos ha­ce fal­ta? La pre­gun­ta es vá­li­da y no exis­te una res­pues­ta que sa­tis­fa­ga a los más prag­má­ti­cos. El de­seo de po­seer un me­ca­nis­mo así en­tra en el te­rreno de la pa­sión por lo ar­te­sa­nal y la creatividad.

En otros tiem­pos sí que te­nía un sen­ti­do prác­ti­co. Los pri­me­ros re­lo­jes de los cam­pa­na­rios de las igle­sias re­gu­la­ban la vi­da de la gen­te con sus no­tas mu­si­ca­les. Más tar­de, en 1676, el re­ve­ren­do in­glés Ed­ward Bar­low in­ven­tó el sis­te­ma de leva y ca­ra­col, con el que tan­tos ca­ri­llo­nes ho­ga­re­ños cal­dean el am­bien­te. En 1892, Louis Brandt & Fre­res (Brandt fue el fun­da­dor de Ome­ga) y la ma­nu­fac­tu­ra Au­de­mars Pi­guet idea­ron el pri­mer re­pe­ti­ción de mi­nu­tos de pul­se­ra.

Años an­tes, el gran Abraham Louis Bre­guet ya ha­bía desa­rro­lla­do una in­no­va­ción fun­da­men­tal: dos alam­bres de ace­ro tem­pla­do si­tua­dos en el in­te­rior de la ca­ja que eje­cu­tan el ca­rac­te­rís­ti­co gong. Al­go que aún hoy es la ba­se de cual­quier re­pe­ti­ción de mi­nu­tos, pues per­mi­tió re­du­cir el gro­sor del re­loj —de bol­si­llo en la épo­ca de Bre­guet— y me­jo­rar la acús­ti­ca. En pleno si­glo xxi es­te ti­po de guar­da­tiem­pos es un ejer­ci­cio de es­ti­lo, pe­ro su pres­ti­gio es bru­tal.

Y es­to, el pres­ti­gio, es al­go que lle­va en la san­gre el Zeit­werk Mi­nu­te Re­pea­ter de A. Lan­ge & Söhne pre­sen­ta­do en el úl­ti­mo Sa­lón In­ter­na­cio­nal de la Al­ta Re­lo­je­ría de Ginebra ( sihh), de enero pa­sa­do, y que fue la estrella de su ca­tá­lo­go. “El Zeit­werk Mi­nu­te Re­pea­ter es nues­tra gran no­ve­dad, un re­loj sor­pren­den­te por có­mo in­ter­pre­ta y re­nue­va de ma­ne­ra mo­der­na es­ta com­pli­ca­ción”, di­jo Wil­hem Sch­mid, ceo de la mar­ca. “Ha­ce unos años lan­za­mos una so­ne­ría, pe­ro és­ta su­pera las ex­pec­ta­ti­vas. Sin du­da mu­chos afi­cio­na­dos es­ta­ban es­pe­ran­do al­go así, tan in­no­va­dor”.

El re­loj pre­vio al que se re­fie­re Sch­mid es el Zeit­werk Stri­king Time de 2011, y de he­cho el Zeit­werk de 2015 man­tie­ne la ca­ja de 44.2 mi­lí­me­tros en pla­tino 950. Sin em­bar­go, la prin­ci­pal di­fe­ren­cia es­tri­ba en que el Mi­nu­te Re­pea­ter gol­pea las ho­ras, los mi­nu­tos y, en lu­gar de ha­cer lo pro­pio con los cuar­tos (lo ha­bi­tual), lo lle­va a ca­bo en los in­ter­va­los de diez mi­nu­tos. Ade­más, la re­pe­ti­ción pue­de ac­ti­var­se a de­man­da me­dian­te un pul­sa­dor lo­ca­li­za­do a las 10 h.

SO­LU­CIO­NES NUE­VAS

El con­cep­to del Zeit­werk Mi­nu­te Re­pea­ter, se­gún Sch­mid, es que “uno es­cu­cha lo que ve”. Es­to quie­re de­cir que los in­di­ca­do­res di­gi­ta­les de las ho­ras y los mi­nu­tos —ca­rac­te­rís­ti­cos de es­te mo­de­lo— só­lo se ac­tua­li­zan has­ta que la se­cuen­cia de la re­pe­ti­ción ha de­ja­do de so­nar. No obs­tan­te, si el tiem­po avan­za mien­tras el re­loj to­da­vía es­tá so­nan­do, la re­pe­ti­ción in­di­ca­rá la ho­ra y los mi­nu­tos nue­vos.

La ba­se de su fun­cio­na­mien­to es fá­cil de ver, aun­que muy di­fí­cil de rea­li­zar. En la par­te in­fe­rior de la ca­ja se vis­lum­bran, a la al­tu­ra de las 6 h, dos mar­ti­llos que ac­túan co­mo los tra­di­cio­na­les gongs in­ven­ta­dos por Bre­guet. El de la iz­quier­da se ocu­pa de los to­nos gra­ves, es de­cir, de las ho­ras; el de la de­re­cha se en­car­ga de los tim­bres agu­dos pa­ra se­ña­lar los mi­nu­tos. Am­bos se in­ter­ca­lan pa­ra ofre­cer la ban­da so­no­ra de los diez mi­nu­tos. Un ejem­plo pa­ra en­ten­der su ma­ne­ra de ser. Son las 6:18 de una tar­de apa­ci­ble: el Zeit­werk emi­te seis to­nos gra­ves (ho­ras); lue­go un do­ble so­ni­que­te gra­ve y agu­do pa­ra el in­ter­va­lo de los diez mi­nu­tos, y fi­na­li­za con ocho to­que agu­dos (mi­nu­tos).

Pa­ra que el mo­vi­mien­to cuen­te con la ener­gía ne­ce­sa­ria, lo ha­bi­tual en es­te ti­po de com­pli­ca­cio­nes es dis­po­ner de dos barriletes, uno pa­ra ali­men­tar la so­ne­ría y el otro pa­ra el res­to de las fun­cio­nes. Pe­ro el Zeit­werk tie­ne uno so­lo, qui­zá pa­ra man­te­ner un gro­sor de 14.1 mm y no con­ver­tir la pie­za en un pe­so muer­to en la mu­ñe­ca. Los dos barriletes pro­vo­can que el me­ca­nis­mo en­gor­de, aun­que ase­gu­ran que la ener­gía flu­ya de for­ma más cons­tan­te. Pa­ra so­lu­cio­nar es­te di­le­ma, el ca­li­bre L043.5 tie­ne un dis­po­si­ti­vo que re­ajus­ta la ten­sión y pro­vo­ca que la ener­gía re­par­ti­da sea cons­tan­te. Ade­más, cuan­do la au­to­no­mía es­tá por de­ba­jo de las 12 ho­ras —al­go que se se­ña­la en el pun­to ro­jo del in­di­ca­dor de re­ser­va de mar­cha si­tua­do a las 12 h—, no se pue­de ac­ti­var la re­pe­ti­ción de mi­nu­tos al no ha­ber ener­gía su­fi­cien­te.

Otro de los ras­gos dis­tin­ti­vos del Zeit­werk es la es­fe­ra, con una per­so­na­li­dad abru­ma­do­ra. En A. Lan­ge & Söhne le lla­man puen­te del tiem­po a la pe­cu­liar dis­po­si­ción de la pie­za de al­pa­ca ne­gra ro­di­ni­za­da que, so­bre la es­fe­ra, al­ber­ga dos ven­ta­nas di­gi­ta­les y un con­ta­dor de 60 se­gun­dos. A la al­tu­ra de las 10 h es­tá el pul­sa­dor que ac­ti­va a de­man­da la re­pe­ti­ción de mi­nu­tos, y a las 2 h la co­ro­na, con lo que con­si­gue una si­me­tría per­fec­ta. Es un ca­li­bre per­ge­ña­do de ca­bo a ra­bo en la ma­nu­fac­tu­ra de la mar­ca con las 771 pie­zas que el Zeit­werk Mi­nu­te Re­pea­ter me­re­ce y ne­ce­si­ta. Ya so­lo que­da un pa­so pa­ra dis­fru­tar­lo: pa­gar por él 440,000 eu­ros.

A. LAN­GE &

SÖHNE

Zeit­werk Mi­nu­te Re­pea­ter

Ca­ja de 44.2 mm en pla­tino 950. Es­fe­ra en pla­ta ma­ci­za. Ca­li­bre L043.5 de cuer­da ma­nual, 2.5 Hz, 36 ho­ras de au­to­no­mía y 771 com­po­nen­tes. Ho­ras y mi­nu­tos di­gi­ta­les y sal­tan­tes, se­gun­dos e in­di­ca­dor de re­ser­va de mar­cha. Re­pe­ti­ción de mi­nu­tos de­ci­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.