FRAN­CO­IS- PAUL JOUR­NE

GE­NIO RE­LO­JE­RO, 58 AÑOS, MAR­SE­LLA

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por Ma­nuel Mar­tí­nez To­rres / Foto: Car­los Ál­va­rez Mon­te­ro

En­tre­vis­ta­mos al ge­nio re­lo­je­ro de Mar­se­lla so­bre su fi­lo­so­fía de tra­ba­jo y de vi­da.

AMO LA RE­LO­JE­RÍA por­que no sé ha­cer otra co­sa. Es una pa­sión.

NO ES LA RE­LO­JE­RÍA MO­DER­NA LA QUE ME IN­TERE­SA, siem­pre ha si­do la an­ti­gua. Hoy ha­ce­mos ré­pli­cas, mo­di­fi­ca­cio­nes, pe­ro to­do se in­ven­tó en el si­glo xix o an­tes. Me hu­bie­ra en­can­ta­do vi­vir en esa épo­ca, pe­ro qui­zás ha­bría si­do me­nos bueno que los gran­des re­lo­je­ros de en­ton­ces.

SI NO ME HU­BIE­RA INS­PI­RA­DO EN ESA ÉPO­CA, no po­dría ha­ber to­ma­do co­mo mo­de­lo al­go re­cien­te. De lo que se hi­zo en los se­ten­ta y ochen­ta del si­glo xx, real­men­te no hu­bo na­da de in­te­rés, na­da que hu­bie­ra po­di­do des­en­ca­de­nar en mí es­ta pa­sión.

EL TRA­BA­JO DE LOS RE­LO­JE­ROS IN­DE­PEN­DIEN­TES en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da sí po­dría des­per­tar la pa­sión de las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes. Yo tu­ve la for­tu­na de co­no­cer a gran­des re­lo­je­ros cuan­do tra­ba­ja­ba con mi tío, en mi ju­ven­tud, pe­ro si vi­ves en un lu­gar don­de no tie­nes la opor­tu­ni­dad de acer­car­te a es­te mun­do de la al­ta re­lo­je­ría, to­do se di­fi­cul­ta: hay que dar­le una opor­tu­ni­dad a los más jó­ve­nes.

SÍ HAY GEN­TE CON NUE­VAS IDEAS [en el sec­tor re­lo­je­ro] y de­be ha­ber una di­ver­si­dad de calidades en­tre las mar­cas in­de­pen­dien­tes. En to­da em­pre­sa hay tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les: la or­ga­ni­za­ción, la fa­bri­ca­ción y la crea­ción. Nor­mal­men­te hay un bi­no­mio en­tre los crea­do­res o di­se­ña­do­res y la par­te co­mer­cial. Son muy po­cos los re­lo­je­ros ca­pa­ces de ha­cer­se car­go de to­dos los as­pec­tos.

LAS PE­QUE­ÑAS MAR­CAS RELOJERAS IN­DE­PEN­DIEN­TES son si­nó­ni­mo de ex­clu­si­vi­dad, y eso es lo que bus­ca nues­tra clien­te­la. Hay que te­ner cui­da­do, por­que exis­ten em­pre­sas que quie­ren abar­car­lo to­do y ven­den tan­to re­lo­jes de tres­cien­tos mil dó­la­res co­mo de tres mil, que pue­de usar cual­quie­ra. Hay que di­fe­ren­ciar un re­loj ex­clu­si­vo de una mar­ca ex­clu­si­va.

EL PRO­BLE­MA DE LOS RE­LO­JE­ROS IN­DE­PEN­DIEN­TES es que no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra cum­plir con cier­to vo­lu­men de pro­duc­ción, y eso le de­ja un ma­yor cam­po de ac­ción a las mar­cas de los gran­des gru­pos. Los in­de­pen­dien­tes to­da­vía no pue­den sa­tis­fa­cer la de­man­da de la clien­te­la al cien por cien­to.

UNA CUES­TIÓN COM­PLI­CA­DA ES EL SER­VI­CIO POS­TE­RIOR A LA VEN­TA. Tie­nes que lle­gar a una ma­sa crí­ti­ca de pro­duc­ción y de ven­tas pa­ra lo­grar dar un buen ser­vi­cio. Cuan­do pro­du­ces úni­ca­men­te 500 re­lo­jes al año, co­mo no­so­tros, el maes­tro re­lo­je­ro que los fa­bri­ca tam­bién de­be ha­cer­se car­go de la ma­nu­ten­ción y las re­pa­ra­cio­nes, no al­guien ex­terno.

SI UN CLIEN­TE ME­XI­CANO COM­PRA UN RE­LOJ AQUÍ [en el Sa­lón In­ter­na­cio­nal Al­ta Re­lo­je­ría de la ciu­dad de Mé­xi­co], de­be po­der es­tar se­gu­ro de que en los 10 años si­guien­tes po­drá traer su re­loj con no­so­tros pa­ra dar­le man­te­ni­mien­to. A fu­tu­ro, es­te ser­vi­cio se­rá ca­da vez más im­por­tan­te.

LOS IN­DE­PEN­DIEN­TES NO PO­DE­MOS SER co­mo las mul­ti­na­cio­na­les, que tra­ba­jan to­do es­to [el ser­vi­cio post­ven­ta] con agen­cias ex­ter­nas que ges­tio­nan el cui­da­do de los re­lo­jes. No­so­tros te­ne­mos clien­tes in­clu­so en Nue­va Ca­le­do­nia, don­de no te­ne­mos dis­tri­bui­do­res mi­no­ris­tas, pe­ro crea­mos un ser­vi­cio con Fe­dex, en el que el clien­te en­tre­ga su re­loj a un re­pre­sen­tan­te que lo re­co­ge, lo lle­va a nues­tro ta­ller y se lo de­vuel­ve en per­so­na.

UN CLIEN­TE DE­BE SA­BER USAR Y CUI­DAR SU RE­LOJ. Si vi­ve cer­ca de una de nues­tras bou­ti­ques no ten­drá pro­ble­mas, pe­ro si es­tá más le­jos, sin na­die que lo ase­so­re, pue­de ser com­pli­ca­do, qui­zás in­clu­so da­ña­rá la pie­za o aca­ba­rá mo­les­to con la mar­ca. Por eso un re­loj de­be ser fá­cil de usar y el clien­te de­be en­ten­der su fun­cio­na­mien­to.

HA­CE UNOS 15 AÑOS HA­CÍA ÚNI­CA­MEN­TE UN RE­LOJ POR AÑO; to­do lo ha­cía yo, pe­ro te­nía el con­trol to­tal. Des­pués tu­ve que em­pe­zar a tra­ba­jar con pro­vee­do­res y, con el tiem­po, cuan­do pu­de te­ner mis pro­pias ins­ta­la­cio­nes, vol­ví a te­ner con­trol de to­do el pro­ce­so. Me to­mó unos 10 años te­ner esa fá­bri­ca, con­tro­lar el pro­ce­so de ma­nu­fac­tu­ra y te­ner una red de bou­ti­ques. Hoy, des­pués de al­can­zar esa me­ta, ya me pue­do con­cen­trar más en la

vi­sión a fu­tu­ro, en pen­sar en los si­guien­tes re­lo­jes.

AHO­RA SOY MÁS RE­FLE­XI­VO. Ha­ce 30 años tal vez ha­cía las co­sas más pre­ci­pi­ta­da­men­te, em­pu­ja­do por la pa­sión que sen­tía por mi ofi­cio y por la sed de acu­mu­lar lo­gros y ser más in­no­va­dor. Con la edad, la ex­pe­rien­cia y la ma­du­rez, uno ha­ce las co­sas con más se­re­ni­dad.

SIEM­PRE LE PON­GO ATEN­CIÓN AL PRO­BLE­MA DE LA ENER­GÍA, por­que la re­ser­va de mar­cha que se in­di­ca es de 120 ho­ras [en su ca­len­da­rio perpetuo], pe­ro en reali­dad es de 150: es me­jor que sea una sor­pre­sa pa­ra el due­ño ver que si­gue fun­cio­nan­do aun­que mar­que ce­ro.

LA PRI­ME­RA FUN­CIÓN DE CUAL­QUIER RE­LOJ ES, ob­via­men­te, dar la ho­ra, pe­ro ade­más de la pre­ci­sión tam­bién es­tá la ener­gía. No tie­ne ca­so ha­cer com­pli­ca­cio­nes ex­tre­mas o acu­mu­lar va­rias en un mis­mo mo­de­lo, si en­tor­pe­cen la mar­cha o ago­tan to­da la ener­gía del me­ca­nis­mo. Por ejem­plo, si tie­nes tour­bi­llon, cro­nó­gra­fo, ca­len­da­rio perpetuo y rat­tra­pan­te en la mis­ma pie­za, y las po­nes a fun­cio­nar al mis­mo tiem­po a me­dia­no­che, es im­po­si­ble que el re­loj mar­che bien.

EN LA ÉPO­CA en la que fa­bri­ca­ba un re­loj al año, hu­bo una vez dos clien­tes que qui­sie­ron el mis­mo re­loj. El pri­me­ro lo hi­ce con to­da la pa­sión, pe­ro el se­gun­do pe­di­do del mis­mo mo­de­lo tar­dé mu­cho más en ha­cer­lo. Lo ter­mi­né un año des­pués: ya ha­bía he­cho ese re­loj y no me in­tere­sa­ba re­pe­tir­lo.

Es uno de los re­lo­je­ros in­de­pen­dien­tes con ma­yor fa­ma y acep­ta­ción. Na­ció en Mar­se­lla pe­ro se mu­dó a Pa­rís pa­ra tra­ba­jar con uno de sus tíos, Mi­chel Jour­ne, en la res­tau­ra­ción de re­lo­jes an­ti­guos, al tiem­po que es­tu­dia­ba en la Es­cue­la de Re­lo­je­ría....

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.