Tri­bu­to a la avia­ción

Esquire Watch Book (México) - - PATEK PHILIPPE - Por Santiago Te­je­dor

Siem­pre in­no­van­do en el as­pec­to téc­ni­co, Pa­tek Philippe se to­ma un des­can­so pa­ra im­pre­sio­nar es­té­ti­ca­men­te con su ai­re re­tro de­di­ca­do a los pi­lo­tos.

Cuan­do un gran ar­tis­ta crea al­go que no se es­pe­ra­ba de él y que pue­de su­po­ner un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en su obra, las dis­cu­sio­nes en torno a di­cho cam­bio pue­den ex­ten­der­se años. En lo que nos ocu­pa, ese ar­tis­ta es Pa­tek Philippe y ese “al­go” es el Ca­la­tra­va Pi­lot Tra­vel Time pre­sen­ta­do en Ba­se­world 2015. Na­die es­pe­ra­ba de Pa­tek un re­loj así, y cuan­do lle­ga­ron las pri­me­ras in­for­ma­cio­nes to­do el mun­do pen­só que se tra­ta­ba de una bro­ma. “¿Un re­loj de avia­dor? ¿Pa­tek? Im­po­si­ble.” Pues es po­si­ble y muy real. ¿De dón­de vie­ne, en­ton­ces, es­te re­loj?

Quien ha­ya vi­si­ta­do el mu­seo de Pa­tek Philippe —to­do afi­cio­na­do a la re­lo­je­ría de­be­ría ha­cer­lo al me­nos una vez— sa­be que PP lo ha he­cho to­do en re­lo­je­ría, y des­de lue­go tam­bién va a en­con­trar re­lo­jes de pi­lo­to. Con­cre­ta­men­te re­lo­jes de án­gu­lo enor­mes —tam­bién lla­ma­dos si­de­ró­me­tros— que se usa­ban en na­ve­ga­ción pa­ra si­tuar la na­ve en fun­ción del ecua­dor y el meridiano del observador.

La re­fe­ren­cia 5524G-001 par­te de es­ta ba­se his­tó­ri­ca pa­ra crear un di­se­ño con­tem­po­rá­neo pe­ro sin re­nun­ciar al ai­re vin­ta­ge. Pa­ra em­pe­zar, el diá­me­tro de la ca­ja de oro blan­co es de unos có­mo­dos 42 mm de diá­me­tro. La fun­ción del re­loj es tam­bién ac­tual, un ras­go ca­da vez más apre­cia­do en la reali­dad glo­bal que vi­vi­mos: un do­ble hu­so ho­ra­rio mo­vi­do por el mis­mo ca­li­bre CH 324 S C FUS que ani­ma el Nau­ti­lus Tra­vel Time Chronograph y el Tra­vel Time Aqua­naut, el cual a su vez com­par­te la mis­ma con­fi­gu­ra­ción de la ca­rá­tu­la. El ex­ce­len­te mo­vi­mien­to de Pa­tek —vi­si­ble gra­cias a un cristal de za­fi­ro— in­clu­ye es­pi­ral Spi­ro­max y vo­lan­te Gy­ro­max he­cho de Si­lin­var, que es la ver­sión de si­li­cio crea­da por Pa­tek. Ade­más el se­llo de Pa­tek Philippe ga­ran­ti­za una pre­ci­sión de -3/+2 se­gun­dos al día.

La es­fe­ra no es, co­mo es cos­tum­bre en los re­lo­jes de pi­lo­to, ne­gra, sino de un azul pro­fun­do con una tex­tu­ra fi­na que cau­ti­va a pri­me­ra vis­ta. So­bre ella se asien­tan unos nu­me­ra­les ará­bi­gos gran­des per­fi­la­dos con oro blan­co y re­lle­nos de Su­per­lu­mi­no­va, sus­tan­cia que tam­bién im­preg­na las ma­ne­ci­llas de bas­tón sec­cio­na­das a dis­tin­ta al­tu­ra pa­ra fa­ci­li­tar la lec­tu­ra en la os­cu­ri­dad. La ma­ne­ci­lla de la ho­ra en ori­gen es­tá es­que­le­ta­da pa­ra ha­cer­la lo más dis­cre­ta po­si­ble. Cuan­do las dos ma­ne­ci­llas ho­ra­rias coin­ci­den, la de ori­gen que­da com­ple­ta­men­te es­con­di­da. Am­bos hu­sos ho­ra­rios tie­nen su pro­pia in­di­ca­ción de día y no­che me­dian­te dos ven­ta­nas: a las tres pa­ra la ho­ra en do­mi­ci­lio y a las nue­ve pa­ra la ho­ra lo­cal. A las seis en­con­tra­mos una subes­fe­ra con la fe­cha que por pri­me­ra vez in­di­ca las ci­fras de tres en tres, lo que fa­vo­re­ce lec­tu­ra sin so­bre­car­gar el dial. Los nu­me­ra­les son tam­bién re­tro aun­que dis­tin­tos a los ho­ra­rios, lo cual crea un re­fi­na­do con­tras­te.

El cam­bio de ho­ra en des­tino se rea­li­za me­dian­te dos pul­sa­do­res a las ocho (una ho­ra me­nos) y las 10 (una ho­ra más). Pa­ra evi­tar cam­bios inad­ver­ti­dos hay que gi­rar el pul­sa­dor un cuar­to de vuel­ta an­tes de pre­sio­nar­lo y re­gre­sar­lo a su po­si­ción ori­gi­nal tras la pul­sa­ción. Cuan­do se ha­ce avan­zar o re­tro­ce­der la ma­ne­ci­lla, un me­ca­nis­mo aís­la los pul­sa­do­res del ca­li­bre de for­ma que el mo­vi­mien­to no afec­te al desem­pe­ño del vo­lan­te, con­ser­van­do así la pre­ci­sión de mar­cha.

Es cla­ro que la firma de la estrella de Ca­la­tra­va se en­cuen­tra en la con­quis­ta de nue­vos pú­bli­cos sin com­ple­jos y que gus­tan de las co­sas ex­qui­si­tas, sin las ata­du­ras de los di­se­ños es­tric­ta­men­te clá­si­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.