El más per­fec­to de los desafíos

Esquire Watch Book (México) - - VACHERON CONSTANTIN - Por Tri­fon Abad

Va­che­ron Cons­tan­tin se em­bar­có en una aven­tu­ra pa­ra con­quis­tar el lu­gar más al­to en la re­lo­je­ría, y lo lo­gró: creó

el re­loj más com­pli­ca­do y co­di­cia­do del mun­do.

Quie­ro com­par­tir con us­te­des emo­cio­nes. Y lo que ve­rán hoy, des­pués de to­do, es una au­tén­ti­ca emo­ción. Una aven­tu­ra.” Con es­tas pa­la­bras ini­cia­ba Juan-car­los To­rres, ceo de Va­che­ron Cons­tan­tin, la pre­sen­ta­ción del Re­fe­ren­cia 57260. El pa­sa­do sep­tiem­bre se pro­nun­cia­ba en Gi­ne­bra an­te un ex­pec­tan­te y se­lec­to gru­po de pe­rio­dis­tas y ex­per­tos en alta re­lo­je­ría, con­gre­ga­dos pa­ra ates­ti­guar la crea­ción más su­bli­me en la his­to­ria de la in­dus­tria has­ta la fe­cha. Pa­la­bras ma­yo­res.

La ad­mi­ra­ción de los afor­tu­na­dos fue ge­ne­ra­li­za­da. El mo­de­lo Re­fe­ren­cia 57260 de Va­che­ron Cons­tan­tin es una ma­ra­vi­llo­sa pie­za de do­ble es­fe­ra com­pues­ta de 57 com­pli­ca­cio­nes, al­gu­nas de las cua­les se han desa­rro­lla­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra es­ta obra pa­ra co­lec­cio­nis­tas, ta­les co­mo el do­ble cro­nó­gra­fo ra­tra­pan­te o la in­di­ca­ción as­tro­nó­mi­ca con ca­len­da­rio he­breo per­pe­tuo. El pro­di­gio fue el en­car­go de un co­lec­cio­nis­ta, an­sio­so de po­seer el re­loj más com­pli­ca­do del mun­do. Ocho años ha te­ni­do que es­pe­rar ese clien­te, pe­ro el pro­duc­to es in­con­tes­ta­ble. Su de­sa­rro­llo, co­no­ci­do in­ter­na­men­te co­mo Proyecto Tí­vo­li, ha da­do co­mo re­sul­ta­do una proeza inigua­la­ble que pe­sa 960 gra­mos y en la que han tra­ba­ja­do in­ten­sa­men­te tres maes­tros re­lo­je­ros. Se tra­ta de un or­de­na­do e hip­nó­ti­co cú­mu­lo de has­ta 2800 com­po­nen­tes con el que Va­che­ron as­cien­de di­rec­ta­men­te a la ci­ma del Olim­po re­lo­je­ro, des­de don­de ob­ser­va con jus­ti­fi­ca­da su­fi­cien­cia el Ca­li­bre 89 de Pa­tek Philippe y sus 33 com­pli­ca­cio­nes.

El mo­de­lo Re­fe­ren­cia 57260 sir­ve, por un la­do, pa­ra con­me­mo­rar los 260 años de his­to­ria inin­te­rrum­pi­da de la firma gi­ne­bri­na, y por otro, pa­ra con­so­li­dar su tra­di­ción de sa­tis­fa­cer los pe­di­dos per­so­na­les más exi­gen­tes. Inevi­ta­ble­men­te, las re­mi­nis­cen­cias de es­ta obra maes­tra elu­den a otros en­car­gos gra­ba­dos con le­tras do­ra­das en la cro­no­lo­gía de Va­che­ron Cons­tan­tin. Sin es­pa­cio su­fi­cien­te aquí pa­ra ex­po­ner la am­plia his­to­ria y la téc­ni­ca pro­di­gio­sa de ca­da pie­za, so­bre­vo­la­mos cua­tro mo­men­tos mí­ti­cos pa­ra la sui­za, cua­tro fe­chas coin­ci­den­tes con sen­das re­fe­ren­cias que tu­vie­ron co­mo des­tino fi­nal los bol­si­llos de al­gu­nos de los co­lec­cio­nis­tas más am­bi­cio­sos del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.