TUDOR

El ex­per­ti­se de una ma­nu­fac­tu­ra con mas de ocho dé­ca­das de his­to­ria

Esquire Watch Book (México) - - PORTADA - Por Tri­fón Abad

Ca­si a pun­to de cum­plir 90 años de edad, Tudor se rein­ven­ta pa­ra traer­nos un nue­vo es­pé­ci­men ma­rino.

Los al­bo­res de Tudor se re­mon­tan a fe­bre­ro de 1926, cuan­do la ca­sa Veu­ve de Philippe Hüt­her re­gis­tra The Tudor pa­ra que Hans Wils­dorf ad­quie­ra los de­re­chos de uso ex­clu­si­vo. Na­ce así la his­to­ria de una firma que ini­ció su le­ga­do res­pal­da­da por Ro­lex, su her­ma­na ma­yor, ga­ran­te de la ca­li­dad téc­ni­ca y es­té­ti­ca de sus pie­zas. Si bien las vi­das de am­bas mar­cas han via­ja­do en el tiem­po es­tre­cha­men­te uni­das, es pre­ci­so sub­ra­yar que Tudor go­za al día de hoy de una ima­gen ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­ble y con iden­ti­dad pro­pia.

Tras una breve e in­tere­san­te aven­tu­ra por el mer­ca­do aus­tra­liano, en 1936 apa­re­cía en las es­fe­ras la ro­sa de la di­nas­tía Tudor y jus­to 10 años más tar­de Wils­dorf crea­ría Mon­tres TUDOR S.A. Ro­bus­tez, fia­bi­li­dad y pre­ci­sión fue­ron los ad­je­ti­vos vin­cu­la­dos al Oys­ter Prin­ce, pre­sen­ta­do en 1952 y que com­par­tía con Ro­lex tan­to la ad­mi­ra­da ca­ja Oys­ter hermética co­mo el me­ca­nis­mo ori­gi­nal de cuer­da au­to­má­ti­ca por ro­tor Per­pe­tual. Ese mis­mo año, 26 ejem­pla­res de es­ta re­fe­ren­cia au­xi­lia­ron téc­ni­ca­men­te a los par­ti­ci­pan­tes de la fa­mo­sa ex­pe­di­ción cien­tí­fi­ca bri­tá­ni­ca or­ga­ni­za­da por la Ro­yal Navy cu­yo des­tino eran las in­hós­pi­tas tie­rras de Groen­lan­dia. Su re­sis­ten­cia y fia­bi­li­dad que­da­ron am­plia­men­te de­mos­tra­das.

El Ad­vi­sor ve la luz en 1957. Se tra­ta del úni­co en su his­to­ria con fun­ción de alar­ma, tie­ne tres edi­cio­nes (7926, 1537 y 10050), dos de ellas con ca­ja Oys­ter y una ter­ce­ra crea­da pa­ra la oca­sión. En 2011 la firma re­edi­tó es­te ejem­plar con un diá­me­tro de 42 mi­lí­me­tros, ocho más que los ori­gi­na­les.

Pe­ro es en 1954 cuan­do la le­yen­da de Tudor se su­mer­ge en el ám­bi­to de los re­lo­jes de bu­ceo, con lo cual ini­cia una eta­pa en la que se de­fi­nen con cla­ri­dad dos pe­rio­dos. Du­ran­te el pri­me­ro, que al­can­za has­ta 1968, se pro­du­jo el Oys­ter Prin­ce Sub­ma­ri­ner, una pie­za resistente has­ta 200 me­tros y que en la década de los 70 lo por­ta­ron los sub­ma­ri­nis­tas de la Ma­ri­na Fran­ce­sa. La se­gun­da fa­se, de 1969 a 1999, fue tes­ti­go de más de 20 re­fe­ren­cias con acer­ta­das va­ria­cio­nes.

El pri­mer cro­nó­gra­fo de la mar­ca se pre­sen­tó en 1970 y lo bau­ti­za­ron co­mo Oys­ter­da­te. Su evi­den­te de­por­ti­vi­dad su­pu­so un gi­ro es­té­ti­co en Tudor y la co­lec­ción al­can­zó has­ta cin­co lí­neas —la úl­ti­ma de ellas pro­du­ci­da en 1995— que evo­lu­cio­na­ron en el cui­da­do Prin­ce Da­te Chronograph, con ta­quí­me­tro en el bi­sel y tres con­ta­do­res.

El si­glo xxi ha si­do tes­ti­go de una es­tra­te­gia orien­ta­da a asen­tar la per­so­na­li­dad pro­pia de la mar­ca, con mo­de­los que com­bi­nan téc­ni­ca, re­sis­ten­cia y ele­gan­cia. Un ca­mino que que­da pa­ten­te con el lan­za­mien­to en 2015 de su pri­mer ca­li­bre de ma­nu­fac­tu­ra, el pa­so de­fi­ni­ti­vo que ad­ju­di­ca a Tudor su pro­pio em­pla­za­mien­to en la his­to­ria de la re­lo­je­ría.

DE MA­NU­FAC­TU­RA PRO­PIA

En 2015 Tudor ha abier­to un nue­vo ca­pí­tu­lo en la his­to­ria de la re­lo­je­ría. Du­ran­te la pa­sa­da edi­ción de Ba­sel­world se pre­sen­tó el pri­mer mo­vi­mien­to de ma­nu­fac­tu­ra de la firma. Tras ca­si nue­ve dé­ca­das de vi­da e his­to­ria, la mar­ca mos­tra­ba dos pie­zas, el North Flag y el Pe­la­gos. Se tra­ta de un mo­vi­mien­to de cuer­da au­to­má­ti­ca por ro­tor bi­di­rec­cio­nal en el que han tra­ba­ja­do cin­co años. El her­me­tis­mo en torno a es­ta crea­ción es pro­pio de las pie­zas de sub­ma­ri­nis­mo de la firma; du­ran­te to­da la fa­se de prue­bas y con­cep­ción fi­nal, no tras­cen­dió una lí­nea de tin­ta que es­tro­pea­ra la sor­pre­sa.

El an­he­lo Tudor por al­can­zar es­te gra­do de in­de­pen­den­cia res­pec­to a su ca­sa ma­dre que­da de ma­ni­fies­to en es­te po­ten­te ca­li­bre, ca­paz de ga­ran­ti­zar una re­ser­va de mar­cha de has­ta 70 ho­ras; mues­tra su evo­lu­ción a las nue­ve ho­ras. El TUDOR MT5612 os­ci­la a una fre­cuen­cia de 28.800 al­ter­nan­cias/ho­ra (4 Hz) y se re­gu­la por un vo­lan­te de iner­cia va­ria­ble con una es­pi­ral de si­li­cio an­ti­mag­né­ti­co. Su pre­ci­sión es­tá res­pal­da­da por el Con­trol Ofi­cial Sui­zo de Cro­nó­me­tros ( cosc), úni­co or­ga­nis­mo con de­re­cho a ga­ran­ti­zar la pre­ci­sión de un mo­vi­mien­to me­dian­te cer­ti­fi­ca­do.

El TUDOR MT5612 in­for­ma las ho­ras, mi­nu­tos y se­gun­dos des­de el eje cen­tral, aña­de ade­más las fun­cio­nes de fe­cha ins­tan­tá­nea con ajus­te rá­pi­do y el sis­te­ma de pa­ra­da del se­gun­de­ro. Un ca­li­bre sin flo­ri­tu­ras es­té­ti­cas, con el fin de con­te­ner su pre­cio y ac­ce­der con ga­ran­tía com­pe­ti­ti­va al mer­ca­do. Fia­ble, ro­bus­to y aco­gi­do por una ca­ja ple­na de de­ta­lles atrac­ti­vos. Pu­ro es­ti­lo de Tudor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.