Co­no­ce a los speed­mas­ters

Esquire Watch Book (México) - - ADRENALINA -

Y des­pués, de pron­to, Mi­lle es­tá aquí, ca­mi­nan­do por el res­tau­ran­te del club en pantalones de mez­cli­lla apre­ta­dos y lis­to pa­ra pla­ti­car. Es­tá bron­cea­do, con mu­cha ener­gía y ca­si ab­sur­da­men­te gá­li­co, sa­lu­dan­do y bro­mean­do con ab­so­lu­ta­men­te to­das las per­so­nas que pa­san a su la­do, en­vian­do be­sos a sus ami­gos, es­tre­chan­do la mano a sus clien­tes y ne­gán­do­se a to­mar las co­sas se­ria­men­te. Así que, ¿qué hay de­trás de es­ta re­la­ción amo­ro­sa con los au­tos? ¿Por qué no los au­tos? Son­ríe. “¡Na­da es me­jor que los au­tos!”

¿Na­da? ¿Así que los pre­fie­res an­tes que a los relojes? Gui­ña un ojo de cons­pi­ra­ción. “¡Shhhh, na­die de­be sa­ber­lo! Y de to­das for­mas, ¡mis relojes son co­mo son, gra­cias a mi amor por los au­tos!”

Los anun­cios los lla­man “una má­qui­na de ca­rre­ras en la mu­ñe­ca”. Él in­sis­te en ser “an­ti-bling”, en que en ca­da alu­ci­nan­te fun­ción de sus mo­de­los (un de­ta­lle de ara­ña con dia­man­tes in­crus­ta­dos en el RM 19-01, o un “ojo mal­va­do” en el RM 26-02) sea de­fi­ni­ti­va­men­te fun­cio­nal.

Y su amor por el au­to­mo­vi­lis­mo es cla­ro. ¿Mi au­to fa­vo­ri­to pa­ra ma­ne­jar? El Mcla­ren M23 F1. ¿El au­to que qui­sie­ra pe­ro no ten­go? El Fe­rra­ri 312 B, de 1969. Es el me­jor di­se­ño ja­más crea­do, una obra de arte”.

¿Qué si­gue pa­ra la com­pa­ñía? “Hay mu­cho por de­lan­te. He­mos fir­ma­do 10 años con Mcla­ren. De un ma­tri­mo­nio así, só­lo se ob­tie­nen be­bés her­mo­sos”. Mues­tra su son­ri­sa de lo­bo una vez más. ¿Y el ca­rác­ter dis­tin­ti­vo de Mi­lle? “Ha­go lo que me gus­ta. Na­da más. Y eso es te­ner suer­te – me gano la vi­da ha­cien­do lo que me gus­ta. Ese es el ma­yor lu­jo. Es un ca­pri­cho”.

La ho­ra de la ca­rre­ra lle­ga y se va –y Mi­lle no se in­mu­ta. Es­tá pa­sán­do­la de­ma­sia­do bien du­ran­te la ce­na. Los to­do­te­rreno re­gre­san y se lle­van a los juer­guis­tas de vuel­ta al Ri­chard Mi­lle Loun­ge, el cual aho­ra ha si­do am­bien­ta­do co­mo dis­co­te­ca con una pis­ta de bai­le ilu­mi­na­da. Las an­fi­trio­nas aho­ra lle­van pues­tos jum­psuits con za­pa­tos de­por­ti­vos Adidas a jue­go. ¿Quién es el pri­me­ro en re­unir­se con ellos? Sí. Es Ri­chard Mi­lle. Ha­ce lo que le gus­ta y a la gen­te le gus­ta lo que ha­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.