UN CA­BA­LLE­RO

Esquire Watch Book (México) - - OFICIOS RELOJEROS - Por: Ja­que­li­ne Pé­rez-gue­va­ra

MR:

Pa­ra ser ho­nes­to, no es que me en­fo­ca­ra ni lo bus­ca­ra. Siem­pre he apre­cia­do la es­té­ti­ca clá­si­ca de un re­loj por­que es la me­jor for­ma que tie­nes pa­ra per­so­na­li­zar aquel atuen­do que estás usan­do. Es ge­nial te­ner al­go que es to­tal­men­te es­pe­cial pa­ra ti y que no vas a ver en los de­más. Eso es exac­ta­men­te lo que me atrae.

¿Qué te tra­jo a es­ta re­la­ción con Cho­pard y có­mo es que el L.U.C re­fle­ja tu estilo? MR:

Así co­mo su esen­cia, L.U.C es sú­per ele­gan­te y her­mo­so con un di­se­ño sim­ple y clá­si­co. Lo veo en una for­ma si­mi­lar a co­mo veo la mú­si­ca. Cuan­do es­toy tra­ba­jan­do tra­to de sa­lir con al­go atem­po­ral, al­go que no se ate a cier­ta épo­ca, eso es jus­to lo que su­ce­de con el di­se­ño de los relojes, y de he­cho, en cual­quier ti­po de di­se­ño. Se bus­ca un ob­je­to de an­ta­ño y que al mis­mo tiem­po luz­ca co­mo si fue­ra mo­derno. He te­ni­do acer­ca­mien­to con al­gu­nas mar­cas a lo lar­go de los años pa­ra re­co­men­dar sus pie­zas, pe­ro si yo no las usa­ra y no tu­vie­ra la cer­te­za de que son bue­nas, no se­ría su em­ba­ja­dor. Se pue­de ver gen­te por to­dos la­dos anun­cian­do y pro­mo­cio­nan­do cual­quier co­sa, pe­ro mis hé­roes y la gen­te que yo res­pe­to, siem­pre con­ser­van su in­te­gri­dad. Pa­ra mí, L.U.C es her­mo­so y ele­gan­te, y yo uso es­tas pie­zas por elec­ción pro­pia.

L .U. C pue­de ser des­cri­to co­mo un estilo de ca­ba­lle­ros. ¿Có­mo in­ter­pre­tas el rol del ca­ba­lle­ro hoy en día? MR:

Es la for­ma en la que te pre­sen­tas a ti mis­mo y co­mo ac­túas con otras per­so­nas. Mi ma­dre siem­pre fue muy exi­gen­te y trataba que sus hi­jos tu­vie­ran bue­nos mo­da­les don­de quie­ra que fue­ran, un va­lor que has­ta aho­ra es de enor­me va­lor. Cre­ci­mos pa­ra te­ner res­pe­to en to­dos los sen­ti­dos por las otras per­so­nas ,y eso es lo que yo con­si­de­ro ser un ver­da­de­ro ca­ba­lle­ro.

He­mos vis­to que amas co­la­bo­rar con di­ver­sos ar­tis­tas. ¿Son per­so­nas con las que te gus­ta­ría se­guir co­la­bo­ran­do, in­clu­so en otros ám­bi­tos co­mo la mo­da? MR:

Hay mu­chas per­so­nas a las que ad­mi­ro enor­me­men­te, pe­ro si voy a tra­ba­jar con ellas, no pa­so mu­cho tiem­po pen­san­do: “Oja­lá re­ci­ba una lla­ma­da de él o ella des­pués”. Se­ría ex­tra­ño. He es­ta­do en la in­dus­tria de la mo­da y he he­cho al­gu­nas co­sas con Guc­ci. Pe­ro pa­sé 30 años es­tu­dian­do y apren­dien­do mú­si­ca que es un po­co com­pli­ca­do, su­pon­go que su­ce­de lo mis­mo con los di­se­ña­do­res o con los re­lo­je­ros en otro ám­bi­to. No ten­go na­da en contra de per­so­nas co­mo Kan­ye, que es­tán en­fo­ca­das tam­bién en mo­da y es­tu­dian eso, pe­ro pa­ra mí no es tan sen­ci­llo, siem­pre tra­to de ser lo me­jor po­si­ble en la mú­si­ca, an­tes de mi­rar ha­cia cual­quier otro la­do. Cuan­do pien­so en mis ído­los co­mo Quincy Jones o Geor­ge Mar­tin y to­do lo que lo­gra­ban, pien­so que aún ten­go mu­cho que ha­cer pa­ra lle­gar has­ta ese ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.