TO­DO

Esquire Watch Book (México) - - OFICIOS RELOJEROS -

ES COM­PLI­CA­DO HOY POR HOY, DE­FI­NIR CUÁ­LES SON LAS CUA­LI­DA­DES PRIN­CI­PA­LES DE UN CA­BA­LLE­RO. SIN EM­BAR­GO, SI SE TU­VIE­RA QUE HA­CER UNA LIS­TA QUE ENGLOBE VA­RIAS DE ÉS­TAS (CO­MO COR­DIA­LI­DAD, RES­PE­TO, GA­LLAR­DÍA O IN­CLU­SO UNA DIS­TIN­GUI­DA FOR­MA DE VES­TIR) MARK RON­SON SE­RÍA LA PER­SO­NA PER­FEC­TA PA­RA ENCARNARLAS TO­DAS. SI A TO­DO ES­TO, SU­MA­MOS QUE ES­TE PER­SO­NA­JE ELIJE CO­MO FA­VO­RI­TAS A LAS EM­BLE­MÁ­TI­CAS PIE­ZAS L.U.C DE CHO­PARD; LA COM­BI­NA­CIÓN ES ÚNI­CA. EL CAN­TAN­TE BRI­TÁ­NI­CO CON­SA­GRÓ SU VI­DA A LA MÚ­SI­CA Y CON­TAN­DO CON ESAS AP­TI­TU­DES ATEM­PO­RA­LES DE UN CA­BA­LLE­RO, EN CUAL­QUIER LU­GAR DON­DE PI­SA,IRRA­DIA ENER­GÍA Y ELE­GAN­CIA, CON SU RE­LOJ, EN SUS IN­TER­PRE­TA­CIO­NES, EN SU ESTILO DE VI­DA Y EN SU FOR­MA DE VES­TIR.

¿Có­mo lo­gras man­te­ner un estilo úni­co? MARK RON­SON:

Creo que en reali­dad to­dos so­mos pro­duc­to de nues­tras in­fluen­cias. En ca­da pa­so de nues­tras vi­das, pres­ta­mos atención a las co­sas que ama­mos, a los an­he­los y a la gen­te que ad­mi­ra­mos. Siem­pre se to­ma ese con­jun­to de co­sas que son im­por­tan­tes pa­ra ca­da uno y se com­bi­nan de una for­ma que re­sul­ta ori­gi­nal y úni­ca. Un ejem­plo cla­ro es que en mi mú­si­ca, yo to­mo ins­pi­ra­ción de Prin­ce, de Led Zep­pe­lin, The Me­teors y los Beas­tie Boys, tra­to de com­bi­nar lo me­jor po­si­ble sus dis­tin­tos gé­ne­ros y lo­grar un estilo que re­sul­te to­tal­men­te mío. Lo mis­mo pa­sa con la mo­da. Mi estilo es clá­si­co, –nun­ca se­rá co­mo el de Da­vid Bo­wie, con atuen­dos in­creí­bles que nun­ca se ha­yan vis­to an­tes– to­mo ins­pi­ra­ción de los mú­si­cos de jazz de los años 50 y de las es­tre­llas fran­ce­sas de cine de los años 60 co­mo Alain De­lon, y los com­bino con un po­co del estilo de Paul We­ller y The Jam. No im­por­ta cua­les sean las in­fluen­cias, siem­pre se com­bi­nan y se bus­ca crear un estilo úni­co.

Estás usan­do el nuevo re­loj L.U.C GMT. Tú que via­jas mu­cho, ¿có­mo lo sien­tes, es un buen com­pa­ñe­ro? ¿Qué ven­ta­jas ofre­ce pa­ra tu rit­mo de vi­da? MR:

Un GMT o un tem­po­ri­za­dor mun­dial siem­pre es de gran ayu­da. Siem­pre es­toy ha­cien­do los cálcu­los en mi ca­be­za cuan­do via­jo a tra­vés de zo­nas ho­ra­rias dis­tin­tas –y siem­pre me equi­vo­co. Los úl­ti­mos seis me­ses he es­ta­do via­jan­do mu­cho de Lon­dres a Los Ángeles y siem­pre tra­to de ave­ri­guar a qué ho­ra pue­do lla­mar a ca­sa. Es di­fí­cil lle­var el con­teo men­tal e in­me­dia­to en las di­fe­ren­tes zo­nas ho­ra­rias.

¿Có­mo fue que te in­tere­sas­te en el de­sa­rro­llo de los relojes de pulsera?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.