Buf­fon y yo, vi­das pa­ra­le­las

Esto - - NEWS - ITA­LIA, UN DU­RO GOL­PE @hu­go­san­che­z_9

Va­ya trau­ma que ha vi­vi­do el fut­bol mun­dial. El he­cho de que Ita­lia ha­ya que­da­do eli­mi­na­da pa­ra la próxima Co­pa del Mun­do, en Ru­sia, nos ha­ce tam­ba­lear, por­que no ve­re­mos a una de las se­lec­cio­nes más fre­cuen­tes en cuan­to a su par­ti­ci­pa­ción se re­fie­re en es­ta magna ci­ta in­ter­na­cio­nal.

Des­de Sue­cia 1958, jus­to el año en que na­cí, don­de se co­ro­nó cam­peón Bra­sil y Pe­lé ga­nó su pri­me­ra Co­pa del Mun­do; más ade­lan­te se­ría el re­fe­ren­te en mi tra­yec­to­ria co­mo fut­bo­lis­ta.

Ya son ca­si 60 años en que la es­cua­dra az­zu­rra con­ti­nua­men­te par­ti­ci­pa­ba, y su pre­sen­cia era ya una co­sa ha­bi­tual. ¿Cuál ha­brá si­do la reac­ción en Ita­lia del trau­ma que se­gu­ra­men­te que­da­rá pa­ra mu­chos de sus afi­cio­na­dos por no po­der es­tar pre­sen­tes en la fies­ta gran­de del fut­bol mun­dial?

A los que ama­mos y que­re­mos a es­te ma­ra­vi­llo­so de­por­te, nos da tris­te­za y de­silu­sión no po­der ver tan­to a ju­ga­do­res co­mo cuer­po téc­ni­co y, en sí, el nom­bre de Ita­lia en es­te cam­peo­na­to. Ade­más, las pér­di­das que se van a pro­vo­car en cuan­to a pres­ti­gio y eco­no­mía pa­ra es­te país fut­bo­le­ro, que siem­pre ha lle­ga­do a gran­des ins­tan­cias y que ha des­ta­ca­do en la ma­yo­ría de los cam­peo­na­tos del mun­do que se han ce­le­bra­do.

Echa­re­mos de me­nos a las gran­des fi­gu­ras que hay en Ita­lia. El cal­cio per­de­rá pres­ti­gio por es­te mo­ti­vo. No cal­cu­la­mos el da­ño que es­to pue­de re­pre­sen­tar, y es­toy se­gu­ro que es­to no es­ta­ba con­tem­pla­do pa­ra nin­gún es­pe­cia­lis­ta que afir­ma­ra que en los gru­pos pa­ra ce­le­brar es­ta jus­ta mun­dia­lis­ta no es­ta­ría el nom­bre de Ita­lia.

Los ita­lia­nos ten­drán que va­lo­rar cuá­les han si­do las ra­zo­nes por las que no es­tán pre­sen­tes en el pró­xi­mo Mun­dial, ya que es de un aná­li­sis pro­fun­do. Cuan­do ha­yan en­con­tra­do las cau­sas, de­be­rán to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes pa­ra rec­ti­fi­car el ca­mino al que nos te­nían acos­tum­bra­dos.

Pero ya des­de la úl­ti­ma ima­gen exi­to­sa de los ita­lia­nos, en 2006, cuan­do ven­cie­ron en la fi­nal a Fran­cia, con la ex­pul­sión por el fa­mo­so ca­be­za­zo de Zi­da­ne a Ma­te­raz­zi, se ha re­gis­tra­do un des­cen­so en cuan­to a ni­vel de jue­go y de con­vo­ca­to­rias que de los ita­lia­nos so­lía lla­mar la aten­ción. Aho­ra, el pro­ta­go­nis­mo mun­dial en el fut­bol lo tie­nen Es­pa­ña, Ale­ma­nia, Bra­sil, In­gla­te­rra, Fran­cia y Ar­gen­ti­na.

Ha si­do una pe­na tre­men­da la opor­tu­ni­dad que se le es­ca­pó a Buf­fon por no con­se­guir su me­ta de con­ver­tir­se en el úni­co ju­ga­dor en la his­to­ria en par­ti­ci­par en seis Mun­dia­les, co­sa que me da mu­cha en­vi­dia, por­que pen­san­do en otra des­gra­cia de hoy, sé lo que sig­ni­fi­ca ha­ber per­di­do es­ta gran­dio­sa opor­tu­ni­dad, ya que yo tam­bién tu­ve el chan­ce de ha­ber si­do el úni­co ju­ga­dor en es­tar en seis Co­pas del Mun­do si no hu­bie­ra si­do por nues­tros di­ri­gen­tes, que no me per­mi­tie­ron ju­gar, co­mo lo co­men­té en mi an­te­rior co­lum­na, cuan­do pu­de es­tar en el 78 en Ar­gen­ti­na, en Mé­xi­co 86, Es­ta­dos Uni­dos 94, y por no cla­si­fi­car­nos por ju­gar en una so­la se­de pa­ra los mun­dia­les de Es­pa­ña 82 y que por los “Ca­chi­ru­les” me per­dí Ita­lia 90, y por­que el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción no me de­jó re­ti­rar­me en el Mun­dial del 98 en Fran­cia, ju­gan­do por lo me­nos un mi­nu­to, que fue lo que so­li­ci­té co­mo re­co­no­ci­mien­to a mi tra­yec­to­ria, ya que fí­si­ca­men­te es­ta­ba en con­di­cio­nes, pero no me de­ja­ron es­tar pre­sen­te en esa jus­ta mun­dia­lis­ta. El hu­bie­ra no exis­te, pero Buf­fon y yo po­dría­mos ha­ber si­do los úni­cos ju­ga­do­res en la his­to­ria en ha­ber par­ti­ci­pa­do en seis jus­tas mundialistas.

Sien­to la ra­bia que le de­be de dar a Gian­lui­gi y que no se lo qui­ta­rá de la ca­be­za nunca en su vi­da, co­mo me pa­sa a mí, que nunca de­ja­ré de pen­sar en esa po­si­bi­li­dad. Lo mío fue por fal­ta de pro­fe­sio­na­lis­mo de los di­rec­ti­vos me­xi­ca­nos, y en Buf­fon fue por la fal­ta de ni­vel fut­bo­lís­ti­co que mos­tra­ron sus com­pa­ñe­ros en es­ta oca­sión. Ob­via­men­te son muy di­fe­ren­tes las ra­zo­nes, pero el do­lor de­fi­ni­ti­va­men­te no se qui­ta­rá nunca.

AUS­TRA­LIA VS. HON­DU­RAS

Otra se­rie de re­pe­cha­je in­tere­san­te es el par­ti­do de vuel­ta en el que Hon­du­ras in­ten­ta­rá co­lar­se en el cam­peo­na­to mun­dial, pero ya es con ma­yor di­fi­cul­tad, ya que el em­pa­te a ce­ro en ca­sa los man­tie­ne con­tra la pa­red, con to­das las des­ven­ta­jas que se le van a pre­sen­tar an­te un ri­val co­mo Aus­tra­lia, que es­tá con to­do a fa­vor pa­ra con­cre­tar su pre­sen­cia nue­va­men­te en es­te im­por­tan­te cer­ta­men.

Los hon­du­re­ños van a su­frir mu­cho por no ha­ber sa­ca­do ven­ta­ja en el par­ti­do de ida, en don­de no tu­vie­ron una bue­na ac­tua­ción. A ver si pa­ra la vuel­ta dan la sor­pre­sa, por­que en es­tos mo­men­tos los fa­vo­ri­to pa­ra asis­tir al pró­xi­mo Mun­dial son los aus­tra­lia­nos.

Se­rá un du­ro gol­pe pa­ra Hon­du­ras que­dar eli­mi­na­do y afec­ta­ría más por per­te­ne­cer al área de Conca­caf, ya que si no lo con­si­guen nos per­de­re­mos de un re­pre­sen­tan­te de nues­tra zo­na en es­ta ci­ta mun­dia­lis­ta.

PE­RÚ VS. NUE­VA ZE­LAN­DA

Otro jue­go atrac­ti­vo en la re­pes­ca y que con­cier­ne al con­ti­nen­te ame­ri­cano es el de la mo­ti­va­da se­lec­ción de Pe­rú, que bus­ca con­se­guir su ob­je­ti­vo de re­gre­sar a otra Co­pa del Mun­do, des­pués de Es­pa­ña 82, en don­de de­jó una ima­gen muy bue­na por el ni­vel de ca­li­dad y ta­len­to que te­nía en mu­chos de sus ju­ga­do­res.

Aho­ra tie­nen la gran opor­tu­ni­dad de mos­trar que han re­cu­pe­ra­do un gran ni­vel de jue­go que les pue­de per­mi­tir bri­llar en la próxima Co­pa del Mun­do, si es que con­si­guen en ca­sa, con to­do a fa­vor, al­can­zar el ob­je­ti­vo.

Por la mo­ti­va­ción y el ni­vel mos­tra­do es fa­vo­ri­to pa­ra lle­var­se ese lu­gar que fal­ta pa­ra com­ple­tar la lis­ta de­fi­ni­ti­va de los par­ti­ci­pan­tes en es­te es­pe­ra­do Mun­dial.

Nue­va Ze­lan­da no va a ser un ri­val fá­cil. Re­cuer­do que el úl­ti­mo re­pe­cha­je que tu­vie­ron fue pre­ci­sa­men­te con­tra Mé­xi­co, en el cual el re­sul­ta­do fue muy fa­vo­ra­ble y abul­ta­do pa­ra el Tri­co­lor, por glo­bal de 9-3. Con es­ta re­fe­ren­cia los pe­rua­nos pue­den apro­ve­char que en es­te jue­go de vuel­ta, en Li­ma, les pe­sa­rá a los neo­ze­lan­de­ses en el re­cuer­do la se­rie ju­ga­da con­tra Mé­xi­co.

Me gus­ta­ría, por el fut­bol ame­ri­cano, que tan­to Hon­du­ras co­mo Pe­rú es­tén pre­sen­tes pa­ra pe­lear por es­te pre­cia­do tro­feo que per­mi­ti­rá sa­ber cuál es el equi­po más po­ten­te que hay en el mun­do, y mien­tras más re­pre­sen­tan­tes de Amé­ri­ca, me ha­ría sen­tir más con­ten­to.

¡Que te lo di­go yo!

Buf­fon se que­dó a na­da de con­ver­tir­se en el úni­co fut­bo­lis­ta con seis Mun­dia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.