Lá­gri­mas des­de el co­ra­zón

Esto - - NEWS - POR JOR­GE SAN­DO­VAL G. CORRESPONSAL

Ro­ma, Ita­lia.- Cla­mo­ro­so. Ita­lia se que­dó fue­ra del Mun­dial de Ru­sia 2018. En el par­ti­do de vuel­ta de la re­pes­ca eu­ro­pea, dispu­tado en Mi­lán, con­tra Sue­cia, la es­cua­dra Az­zu­rra, cua­tro ve­ces cam­peo­na del mun­do y con una bri­llan­tí­si­ma tra­di­ción fut­bo­lis­ta, ca­yó ines­pe­ra­da­men­te.

Dra­má­ti­cas fue­ron las lá­gri­mas del mí­ti­co por­te­ro ita­liano Gi­gi Buf­fon fren­te a los mi­cró­fo­nos de la te­le­vi­sión ita­lia­na, des­pués del sil­ba­ta­zo fi­nal del que fue su úl­ti­mo par­ti­do con el se­lec­cio­na­do ita­liano.

Buf­fon per­dió así la opor­tu­ni­dad de dispu­tar su sex­to Mun­dial, lo que ha­bría si­do una nue­va mar­ca, por en­ci­ma del mí­ti­co por­te­ro me­xi­cano An­to­nio Car­ba­jal y del ale­mán Lot­har Matt­häus.

La­gri­mas que ilus­tra­ron el dra­ma de los az­zu­rri y del se­lec­cio­na­dor Giam­pie­ro Ven­tu­ra. La ines­pe­ra­da tra­ge­dia ita­lia­na ha­bía si­do con­su­ma­da an­te ca­si 70 mil es­pec­ta­do­res que en nin­gún mo­men­to se can­sa­ron de im­pul­sar, inutil­men­te, a sus ben­ja­mi­nes, que die­ron to­do en la can­cha, pero sin po­der ani­dar el ba­lón en las re­des ad­ver­sa­rias.

Ita­lia no fue ca­paz, tam­bién por ma­la suer­te y por al­gu­nas de­ci­sio­nes ar­bi­tra­les equi­vo­ca­das en el área sue­ca, de re­mon­tar el au­to­gol que el vier­nes, en el par­ti­do de ida, le dio la vic­to­ria a los sue­cos, que ter­mi­na­ron por im­po­ner, sobre to­do, su ma­yor pe­so atlé­ti­co y su as­tu­cia pa­ra anu­lar las em­bes­ti­das del con­jun­to az­zu­rro. De na­da sir­vie­ron el do­mi­nio to­tal y las oca­sio­nes crea­das por Ita­lia. Pero se sa­be que en el fut­bol lo úni­co que cuen­ta es el re­sul­ta­do y la suer­te.

Só­lo en una oca­sión, en vis­ta del Mun­dial de 1958, pre­ci­sa­men­te en Sue­cia, el equi­po ita­liano no se cla­si­fi­có al tor­neo más im­por­tan­te del ba­lom­pie. Ita­lia estará au­sen­te en Ru­sia, eli­mi­na­do por un equi­po téc­ni­ca­men­te in­fe­rior.

Lo más pro­ba­ble es que, co­mo siem­pre su­ce­de en es­tos ca­sos, quien pa­ga­rá los pla­tos ro­tos se­rá Ven­tu­ra, quien pu­do ha­ber­se equi­vo­car­se en los mó­du­los tác­ti­cos, pero la ver­da­de­ra verdad, es que es­ta eli­mi­na­ción re­fle­ja el ni­vel ac­tual del fut­bol ita­liano, huér­fano de cam­peo­nes co­mo en el pa­sa­do, en par­ti­cu­lar en el as­pec­to ofen­si­vo.

Tal vez, es­ta eli­mi­na­ción pue­de ser una es­pe­cie de can­to del cis­ne del ba­lom­pie az­zu­rro, el fin de un bri­llan­te ci­clo, que obli­ga­ra a los di­ri­gen­tes a rea­li­zar una re­vo­lu­ción y va­lo­ri­zar más el sec­tor ju­ve­nil.

El ex ca­pi­tán de Es­pa­ña pu­bli­có un emo­ti­vo men­sa­je pa­ra Buf­fon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.