LAS RE­GLAS Y LOS REGLAZOS

Esto - - NEWS - Por Eduar­do Bri­zio ebri­zio@hot­mail.com

QUE DIOS NOS TO­ME CONFESADOS

El equi­po Tri­co­lor, “que tie­ne mu­cho co­ra­zón y en la can­cha lo de­mos­tra­rá”, re­gre­sa­rá in­vic­to de la mi­ni gi­ra por el Vie­jo Con­ti­nen­te, toda vez que lo­gró un hon­ro­so em­pa­te 3-3 con­tra Bél­gi­ca y de­rro­tó a Po­lo­nia, por la mí­ni­ma di­fe­ren­cia, 1-0.

En un país sin me­su­ra, ni pa­ra la crí­ti­ca ni pa­ra el elo­gio, el desem­pe­ño del equi­po ca­yó co­mo ani­llo al de­do pa­ra que los po­rris­tas de la Se­lec­ción echen las cam­pa­nas al vue­lo, lle­nen de elo­gios a los fut­bo­lis­tas, in­flen al equi­po y nos ha­gan so­ñar con ges­tas he­roi­cas de nues­tros de­por­tis­tas.

Del mis­mo mo­do, de­jó con un pal­mo de narices a los eter­nos sem­bra­do­res de ve­neno y a los de­trac­to­res del ti­mo­nel co­lom­biano Juan Car­los Oso­rio, quie­nes es­ta­ban es­pe­ran­do un tro­pe­zón pa­ra ha­cer le­ña del ár­bol caí­do, pero afor­tu­na­da­men­te no se les dio la oca­sión.

Pero co­mo di­jo el des­va­li­ja­dor de co­ches, “va­mos por par­tes”. Du­ran­te el pri­mer tiempo con­tra Bél­gi­ca, no nos pres­ta­ron la pe­lo­ta, co­rri­mos con suer­te; toda vez que, el pe­nal (bien se­ña­la­do por el sil­ban­te Ita­liano Pao­lo Maz­zo­le­ni) nos man­dó al des­can­so con el mar­ca­dor em­pa­ta­do.

Pa­ra la par­te com­ple­men­ta­ria, el jue­go se abrió, se vol­vió de ida y vuel­ta, bas­tan­te en­tre­te­ni­do y de la mano (me­jor di­cho del pie) de Ir­ving Lo­zano, Mé­xi­co me­jo­ró y se tra­jo un em­pa­te 3-3 que de­ja un buen sa­bor de bo­ca.

Otro ga­llo can­ta­ría en el par­ti­do con­tra Po­lo­nia, en vir­tud que se tra­tó de un en­cuen­tro de muy ba­jo ni­vel fut­bo­lís­ti­co. No le fal­ta la ra­zón a aque­llos que afir­man que “un in­ter­es­cua­dras se jue­ga con ma­yor in­ten­si­dad y ofre­ce me­jor es­pec­tácu­lo”.

Los po­la­cos prác­ti­ca­men­te no to­ca­ron a la puer­ta, so­la­men­te pue­do re­cor­dar una lle­ga­da por iz­quier­da que Co­ro­na man­dó a ti­ro de es­qui­na cus­to­dian­do el pri­mer pos­te. In­clu­so las lle­ga­das de los nues­tros fue­ron muy es­ca­sas, in­clu­yen­do el gol, que se ob­tu­vo con una ju­ga­da cir­cuns­tan­cial cul­mi­na­da con un es­tu­pen­do re­ma­te de Raúl Ji­mé­nez.

El “Chucky” in­gre­só en la par­te com­ple­men­ta­ría, pero no fue ni la som­bra del par­ti­do con­tra Bél­gi­ca, en es­ta oca­sión su ac­tua­ción re­sul­tó iné­di­ta. Al mi­nu­to 72 hi­zo su de­but con el equi­po de to­dos, el me­dio­cam­pis­ta del Ro­yal Ex­cel bel­ga, Omar Go­vea quien no des­en­to­nó. Y Si­guen los cues­tio­na­mien­tos sobre el desem­pe­ño de Die­go Re­yes en la con­ten­ción. El sil­ban­te aus­tria­co Oli­ver Bra­cha ni se des­pei­nó, no in­flu­yó en el re­sul­ta­do del en­cuen­tro, ter­mi­nó se­ña­lan­do 12 fal­tas de Po­lo­nia por 11 de Mé­xi­co. No hu­bo ne­ce­si­dad de sa­car las tar­je­tas.

La cues­tión de las le­sio­nes me­re­ce un ca­pí­tu­lo apar­te, en don­de se de­be me­di­tar y es­tu­diar qué es lo que es­tá ocu­rrien­do. El he­cho que de un jue­go al otro ha­ya cua­tro las­ti­ma­dos de­be mo­ver a la re­fle­xión. Así, por es­te año ter­mi­nó la ac­tua­ción del Tri­co­lor, el Mun­dial es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na, ya no hay tiempo pa­ra ex­pe­ri­men­tos. El 1 de di­ciem­bre, en Mos­cú, se rea­li­za­rá el sor­teo pa­ra sa­ber en qué gru­po que­da sem­bra­do Mé­xi­co… que Dios nos aga­rre confesados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.