Ga­nó, gus­tó y go­leó

Esto - - NEWS - POR ALE­JAN­DRO AL­FA­RO FO­TOS: JOR­GE BA­RRE­RA

Se­ma­na a se­ma­na pa­re­ce que el fut­bol de Amé­ri­ca con­ven­ce más y se en­ca­mi­na a la for­ma que Mi­guel He­rre­ra desea de su equi­po, el cual ano­che fue su­ma­men­te su­pe­rior a Mo­re­lia y lo re­fle­jó con una con­tun­den­te go­lea­da de 4-1, que no de­jó du­das de lo que fue el par­ti­do en el Co­lo­so de San­ta Úr­su­la.

Ce­ci­lio Do­mín­guez se re­en­con­tró con el gol. Qué agra­da­ble.

Mat­heus Uri­be se des­pa­chó con do­ble­te y Ori­be Pe­ral­ta pu­so la puntilla pa­ra unos Mo­nar­cas que fue­ron am­plia­men­te su­pe­ra­dos por su ri­val, aun­que in­ten­ta­ron opo­ner re­sis­ten­cia al prin­ci­pio, con un tan­to de Se­púl­ve­da. La ro­ta­ción del ti­mo­nel ame­ri­ca­nis­ta en su plan­ti­lla que­dó de ma­ni­fies­to y de­jó bue­nos di­vi­den­dos jus­to en el ini­cio de un au­tén­ti­co fe­bre­ro loco, que ape­nas ini­cia y tie­ne co­mo si­guien­tes pa­ra­das el puer­to de Ve­ra­cruz y Cos­ta Ri­ca.

Con es­te re­sul­ta­do, las Águi­las dur­mie­ron en el li­de­ra­to, a la es­pe­ra de lo que ha­ga Pumas pa­ra sa­ber si se que­dan con la po­si­ción de pri­vi­le­gio en es­ta jor­na­da do­ble.

EL JUE­GO

El tra­jín que se apro­xi­ma pa­ra Amé­ri­ca en las pró­xi­mas se­ma­nas co­men­zó ano­che con el due­lo an­te Mo­re­lia, en don­de las Águi­las sa­lie­ron dis­pues­tas a su­mar de a tres con un jue­go con­vin­cen­te, mo­ti­vo por el cual el “Pio­jo” Mi­guel He­rre­ra man­dó a la can­cha des­de el ini­cio a Jé­rémy Mé­nez, en com­pa­ñía de Ce­ci­lio Do­mín­guez y Mat­heus Uri­be, pa­ra con­fec­cio­nar un me­dio cam­po su­ma­men­te ofen­si­vo, con Henry Mar­tín en la de­lan­te­ra co­mo pun­ta de lan­za.

En con­tra­par­te, Mo­nar­cas adop­tó la postura que usual­men­te tie­ne, la cual lo lle­va a no ti­rar­se atrás, sin im­por­tar que sea lo­cal o vi­si­tan­te. La com­bi­na­ción de es­tos fac­to­res da­ba pa­ra es­pe­rar una bue­na cuo­ta de goles en el es­ta­dio Az­te­ca.

Muy rá­pi­do en el jue­go, los azul­cre­mas se pon­drían al fren­te. Ce­ci­lio Do­mín­guez re­ci­bió un cen­tro pa­sa­do den­tro del área, ama­gó y de­fi­nió cruzado pa­ra de­jar sin po­si­bi­li­da­des a So­sa y abrir el mar­ca­dor con un tan­to que pa­ra él tu­vo un sa­bor es­pe­cial, ya que rom­pió un ayuno de seis me­ses sin mar­car. La vi­si­ta no se que­da­ría de bra­zos cru­za­dos, por lo que una vez asi­mi­la­do el gol­pe tem­pra­ne­ro, los mi­choa­ca­nos co­men­za­ron a tra­ba­jar su par­ti­do y pi­sar con más fre­cuen­cia el área ame­ri­ca­nis­ta. Pri­me­ro fue un ti­ro de es­qui­na en el que Se­púl­ve­da se ten­dió pa­ra re­ma­tar. Su ca­be­za­zo sa­lió con po­ten­cia, pe­ro directo a la ubi­ca­ción del ar­que­ro cre­ma.

Se­ría el mis­mo Án­gel el en­car­ga­do de po­ner el em­pa­te par­cial, tras apro­ve­char un ser­vi­cio po­ten­te de Car­los Guzmán que atra­ve­só el área ri­val pa­ra en­con­trar sin mar­ca a Se­púl­ve­da, quien úni­ca­men­te tu­vo que em­pu­jar, ya que el can­cer­be­ro lo­cal ya es­ta­ba ven­ci­do.

Des­pués de eso, Amé­ri­ca se ha­ría due­ño de las acciones y me­te­ría en su pro­pio cam­po a los Ca­na­rios por el res­to del pri­mer tiem­po. En ese lap­so, la ven­ta­ja vol­vió pa­ra los de Coa­pa, gra­cias a un do­ble­te de Mat­heus Uri­be, quien co­men­za­ría su show per­so­nal con un dis­pa­ro de me­dia dis­tan­cia a se­gun­do pos­te en el que el me­ta mo­nar­ca que­dó sin chan­ce de ha­cer al­go, a pe­sar del vue­lo y su es­ti­ra­da. Go­la­zo del co­lom­biano pa­ra el 2-1.

Las so­cie­da­des que los “Mi­llo­ne­tas” ge­ne­ra­ron en su ata­que ren­di­rían fru­tos nue­va­men­te cuan­do Mé­nez ce­dió la pe­lo­ta a Ce­ci­lio Do­mín­guez en los lin­de­ros del área, en don­de el guaraní bus­có pe­ne­trar en­tre la za­ga mo­re­lia­na, lo cual no con­si­guió, pe­ro en el re­bo­te apa­re­ció Uri­be pa­ra re­cor­tar a un de­fen­sa y de­fi­nir con cal­ma an­te el achi­que de Se­bas­tián So­sa, pa­ra am­pliar la ven­ta­ja ama­ri­lla, mis­ma con la que se irían al des­can­so.

A sa­bien­das de que te­nía más que ga­nar que per­der, Ro­ber­to Her­nán­dez mo­di­fi­có en el com­ple­men­to y sa­có a Guzmán pa­ra dar­le in­gre­so a San­so­res, un de­lan­te­ro por un de­fen­sa pa­ra tra­tar de res­ca­tar al­go de San­ta Úr­su­la. Den­tro del aje­drez tác­ti­co, Mi­guel He­rre­ra res­pon­dió al mo­vi­mien­to con la en­tra­da de Dar­win Quin­te­ro, mis­ma que no fue del to­do apro­ba­da por los afi­cio­na­dos que se hi­cie­ron pre­sen­tes en las gra­das, ya que tan pron­to pu­so un pie en el cam­po el “Cien­tí­fi­co del gol”, és­te fue so­no­ra­men­te abu­chea­do.

Den­tro de los cam­bios que el “Pio­jo” reali­zó, man­dó de gol­pe a Pe­ral­ta e Ibar­güen al te­rreno de jue­go, lo cual le da­ría re­sul­ta­dos ca­si de in­me­dia­to, ya que el ca­fe­ta­le­ro fue a pe­lear una pe­lo­ta en los lí­mi­tes de la can­cha por el cos­ta­do de­re­cho, ga­nó y se me­tió al área pa­ra dar­le un pa­se me­di­do a Ori­be, quien de ca­be­za pi­có pa­ra dar­le for­ma a la go­lea­da.

Con los tres pun­tos en la bol­sa, Amé­ri­ca so­bre­lle­vó el res­to de los mi­nu­tos, sin for­zar la mar­cha y con la cer­te­za de que dor­mi­rían en la ci­ma del Clau­su­ra 2018.

Mat­heus Uri­be y Ce­ci­lio Do­mín­guez hi­cie­ron de las su­yas pa­ra con­tri­buir a la go­lea­da de las Águi­las.

Ori­be Pe­ral­ta fue fe­li­ci­ta­do lue­go de re­en­con­trar­se con su jue­go.

Henry Mar­tin re­co­no­ció el es­fuer­zo de Do­mín­guez.

Ce­ci­lio le­van­tó el bra­zo, en se­ñal de éxi­to.

Uri­be agra­de­ció a la tri­bu­na, que lo apo­yó con to­do.

Las Águi­las hi­cie­ron tal­co al dé­bil con­jun­to mi­choa­cano.

El ar­ti­lle­ro Henry Mar­tin hi­zo ga­la de su ex­tra­or­di­na­rio jue­go.

Do­ble­te apor­tó Mat­heus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.