OLÍM­PI­CO RE­CUER­DO

HA­CE 50 AÑOS, QUETA BASILIO SUBIÓ AL PEBETERO DEL ES­TA­DIO OLÍM­PI­CO PA­RA PO­NER EN MAR­CHA UNOS JUEGOS MEMORABLES

Esto - - PORTADA - POR HÉC­TOR RE­YES

Ha­ce 50 años se cris­ta­li­zó una ex­cep­cio­nal aven­tu­ra ba­jo el sím­bo­lo de la Paz, no obs­tan­te los con­flic­tos so­cia­les en el mun­do, en­tre ellos el Mo­vi­mien­to Es­tu­dian­til del 2 de oc­tu­bre, a 10 días de la ce­re­mo­nia inau­gu­ral de los Juegos Olímpicos de México 1968 y an­te la re­ti­cen­cia del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal y de al­gu­nos de sus miem­bros dis­pues­tos a boi­co­tear­los, la ce­le­bra­ción se lle­vó a ca­bo y re­pre­sen­tó una ca­tar­sis que na­die ima­gi­nó a par­tir de la fies­ta ofre­ci­da por nues­tro país a la ju­ven­tud de los cin­co con­ti­nen­tes.

México, de acuer­do con el pro­to­co­lo, fue el úl­ti­mo con­tin­gen­te en des­fi­lar, mien­tras se es­cu­cha­ba la mar­cha de Za­ca­te­cas, en­tre las 112 de­le­ga­cio­nes par­ti­ci­pan­tes. El

El mun­do es uno so­lo y te­ne­mos la con­vic­ción de que en él pue­de rei­nar la Paz: Es­te es un día de triunfo pa­ra México" AVERY BRUNDAGE PRESIDENTE DEL COI

con­tin­gen­te de Che­cos­lo­va­quia fue una de -la más ova­cio­na­das, el pú­bli­co se pu­so de opie a su pa­so en el des­fi­le de las na­cio­nes -- ci­tan las re­se­ñas que el Presidente tams­bién aplau­dió en el pal­co de ho­nor -, to­das afue­ron vi­to­rea­das, “ese pú­bli­co bu­llen­te, avo­ci­fe­ran­te, que en mo­men­tos ca­la en el ade­li­rio”, des­cri­bió el periodista de la época -Car­los De­ne­gri en su cró­ni­ca de la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra. e Se le­yó en el ta­ble­ro elec­tró­ni­co: “Mé­xis­co ofre­ce y desea la amis­tad en­tre to­dos los epue­blos del mun­do”. El ar­qui­tec­to Ra­mí­rez lváz­quez, en su men­sa­je de bien­ve­ni­da, afir­mó co­no­ce­dor de las raí­ces de es­te fe­nó­meno so­cial: “Hoy los Juegos Olímpicos re­pre­sen­tan la úni­ca opor­tu­ni­dad que tie­ne la ju­ven­tud del mun­do de re­unir­se pa­ra una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca y ar­mo­nio­sa”.

En­tre los tes­ti­gos de ese men­sa­je es­tu­vie­ron pre­sen­tes el atle­ta Jes­se Owens y el boxeador Max Sch­me­ling, en una ce­le­bra­ción que se re­cuer­da co­mo muy me­xi­ca­na: Hos­pi­ta­la­ria, rui­do­sa, ale­gre y co­lo­ri­da, tan­to que es un re­fe­ren­te des­de en­ton­ces por su ca­li­dez hu­ma­na y di­ver­sas in­no­va­cio­nes que han si­do un ver­da­de­ro mo­de­lo, des­de en­ton­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.