UN FUT­BOL FRÍO

Eurocopa 2012 - - Francia 1960 - ÉD­GAR RO­DRÍ­GUEZ

LLa pre­pon­de­ran­cia de equi­pos del blo­que co­mu­nis­ta, con tres fi­na­lis­tas de cua­tro equi­pos, pro­vo­có que es­ta edi­ción no fue­ra tan es­pec­ta­cu­lar co­mo se es­pe­ra­ba en el úni­co ce­tro de la URSS a Fi­nal de la pri­me­ra Eu­ro­co­pa fue fría, co­mo la gue­rra en­tre blo­ques po­lí­ti­cos. El Par­que de los Prín­ci­pes de Pa­rís alo­jó 17 mil 966 es­pec­ta­do­res, le­jos de los 100 mil que ocu­pa­ron el Es­ta­dio Cen­tral de Le­nin, en Mos­cú, en el pri­mer par­ti­do de la eli­mi­na­to­ria, en la cual, la Unión de Re­pú­bli­cas So­vié­ti­cas So­cia­lis­tas, ven­ció 31 a Hun­gría. Le­jos tam­bién de los 53 mil que ese mis­mo día, 10 de ju­lio de 1960, pre­sen­cia­ron en el Es­ta­dio San Mar­cos de Li­ma, el en­cuen­tro amis­to­so en­tre España y Pe­rú.

En las eli­mi­na­to­rias, los his­pa­nos eran fa­vo­ri­tos; sin em­bar­go, aban­do­na­ron el tor­neo en Cuar­tos de Fi­nal, pues Fran­cis­co Fran­co no qui­so que su se­lec­ción via­ja­ra a la URSS. El pe­rió­di­co so­vié­ti­co ‘Troud’ in­si­nuó que no fue ca­sua­li­dad que es­ta de­ci­sión se to­ma­ra el 20 de ma­yo de 1960, un día des­pués de que la URSS ga­na­ra 7-1 a Po­lo­nia.

“En una reunión con Fran­co se de­ci­dió su­pri­mir los en­cuen­tros, si los di­ri­gen­tes del fut­bol es­pa­ñol no da­ban una ga­ran­tía de vic­to­ria”, afir­mó el ro­ta­ti­vo del país de Eu­ro­pa del es­te.

Antes de la eta­pa de los ocho me­jo­res, España ya ha­bía he­cho ges­tio­nes an­te la Unión Eu­ro­pea de Fut­bol pa­ra hos­pe­dar la fase fi­nal de la pri­me­ra Eu­ro­co­pa de Na­cio­nes en su te­rri­to­rio en ca­so de cla­si­fi­car, sin em­bar­go, al re­ti­rar­se del tor­neo por pe­ti­ción de Fran­co per­dió con­se­cuen­te­men­te la se­de de aquel pri­mer cer­ta­men con­ti­nen­tal. El he­cho de que tres de los cua­tro equi­pos fi­na­lis­tas fue­ran del blo­que co­mu­nis­ta le res­tó co­ber­tu­ra al even­to or­ga­ni­za­do por los fran­ce­ses.

Ni las agencias es­pa­ño­las, ni las es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ban in­tere­sa­das en di­fun­dir am­plia­men­te los triun­fos de sus ri­va­les ideo­ló­gi­cos de aque­lla épo­ca.

Los lo­ca­les fran­ce­ses par­tían co­mo fa­vo­ri­tos, pe­ro las au­sen­cias de es­tre­llas co­mo los Ray­mond, Kael­bel y Kopa, ade­más de Ro­ger Pian­to­ni y Just Fon­tai­ne, todos des­ta­ca­dos mun­dia­lis­tas en Sue­cia 1958 don­de los ga­los fue­ron el ter­cer lu­gar, les res­tó ca­li­dad.

Per­die­ron en la pri­me­ra ron­da de la ci­ta ga­la, la de Se­mi­fi­na­les an­te Yu­gos­la­via y ter­mi­na­ron en el cuar­to pues­to, el úl­ti­mo del cer­ta­men que era en­tre cua­tro com­pe­ti­do­res, tras caer tam­bién con­tra Che­cos­lo­va­quia, due­lo del cual fue­ron des­pe­di­dos con abu­cheos por su pro­pia afi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.