Las mu­je­res rom­pen mi­tos al he­re­dar la di­rec­ción de em­pre­sas fa­mi­lia­res.

A las com­pa­ñías fa­mi­lia­res me­xi­ca­nas aún les cues­ta dar­le un pa­pel pro­ta­go­nis­ta a las mu­je­res.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Sa­mant­ha Ál­va­rez

AB­lan­ca Ji­mé­nez, lu­char pa­ra que su voz se es­cu­cha­ra en su pro­pia em­pre­sa le cos­tó su ma­tri­mo­nio. To­mar de­ci­sio­nes sin las­ti­mar a su fa­mi­lia fue una de sus gran­des di­fi­cul­ta­des, pe­ro hoy di­ri­ge un cor­po­ra­ti­vo mé­di­co en el Es­ta­do de Mé­xi­co y una es­cue­la de fut­bol, ade­más de ser in­ver­sio­nis­ta y res­pon­sa­ble de re­cur­sos hu­ma­nos en otros ne­go­cios fa­mi­lia­res. Ji­mé­nez for­ma par­te de un gru­po re­du­ci­do: el de mu­je­res que ocu­pan la di­rec­ción en una em­pre­sa fa­mi­liar en Mé­xi­co. La Uni­ver­si­dad de las Amé­ri­cas Pue­bla (UDLAP) reali­zó el año pa­sa­do un es­tu­dio so­bre com­pa­ñías fa­mi­lia­res en el país (que re­pre­sen­tan 90% del te­ji­do em­pre­sa­rial). Se­gún sus re­sul­ta­dos, só­lo 28% de

las mi­cro­em­pre­sas, 21% de las pe­que­ñas, 11% de las me­dia­nas y 8% de las gran­des es­tán di­ri­gi­das por mu­je­res. “Son po­cas. He­mos en­con­tra­do ca­sos en los que el due­ño es­tá dis­pues­to a es­pe­rar pa­ra que el hi­jo más chi­co di­ri­ja la em­pre­sa, aun­que ten­ga her­ma­nas que ya par­ti­ci­pen en el ne­go­cio”, ex­pli­ca Juan Ma­nuel San Mar­tín, di­rec­tor ge­ne­ral de Con­sul­to­res UDLAP y es­pe­cia­lis­ta en em­pre­sas fa­mi­lia­res. El es­tu­dio ‘Po­der de per­ma­nen­cia: ¿Có­mo lo­gran las em­pre­sas fa­mi­lia­res un éxi­to du­ra­de­ro?’, rea­li­za­do por la con­sul­to­ra EY y la Ken­ne­saw Sta­te Uni­ver­sity en 2015, arro­jó que, a ni­vel glo­bal, sie­te de ca­da 10 ne­go­cios fa­mi­lia­res con­si­de­ra­ban nom­brar a una mu­jer co­mo di­rec­to­ra ge­ne­ral. En Mé­xi­co, la ci­fra ba­ja­ba a tres de ca­da 10. “An­tes, el pa­pel de la mu­jer en la em­pre­sa fa­mi­liar era trans­mi­tir los va­lo­res de fa­mi­lia a los su­ce­so­res. Ha­ce po­co más de dos dé­ca­das he­mos vis­to que es­tán ocu­pan­do pues­tos en po­si­cio­nes pro­fe­sio­na­les. Y en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da es más no­to­ria su par­ti­ci­pa­ción en la di­rec­ción o en el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción”, se­ña­la Car­los Vi­lla­rreal, so­cio de Im­pues­tos Cor­po­ra­ti­vos de EY y con­sul­tor de em­pre­sas fa­mi­lia­res. Ma­ría del Car­men Ber­nal, so­cia fun­da­do­ra de Da­lia Em­po­wer, un cen­tro de for­ma­ción pa­ra po­ten­ciar el li­de­raz­go de la mu­jer, ad­vier­te que ellas tam­bién de­ben asu­mir par­te de su res­pon­sa­bi­li­dad: “Hay que ha­cer­les cons­cien­tes de que el po­der na­die lo otor­ga, lo traes con­ti­go. La mu­jer es quien de­be des­cu­brir esa ca­pa­ci­dad, ese ta­len­to y po­ten­cial, y al­zar la mano pa­ra so­li­ci­tar ese li­de­raz­go”, co­men­ta la tam­bién de­le­ga­da de Mé­xi­co pa­ra el Wo­men 20, un gru­po de­ri­va­do del G 20. Las ba­rre­ras cul­tu­ra­les se rom­pe­rán si a las hi­jas y los hi­jos se les in­vo­lu­cra de la mis­ma ma­ne­ra y des­de pe­que­ños en la em­pre­sa, agre­ga San Mar­tín. “Así se de­ja­rían de la­do los mi­tos de que las hi­jas en al­gún mo­men­to lo de­ja­rán pa­ra con­ver­tir­se en ma­dres”, di­ce. Pa­ra em­pa­re­jar las opor­tu­ni­da­des, Vi­lla­rreal re­cuer­da una má­xi­ma en la em­pre­sa fa­mi­liar: “Na­die pue­de to­mar un car­go si no cum­ple con la ex­pe­rien­cia y ca­pa­ci­da­des pa­ra to­mar­lo, sin im­por­tar su gé­ne­ro”. Ber­nal ase­gu­ra que los ses­gos mu­chas ve­ces son in­cons­cien­tes. “Así ha fun­cio­na­do la em­pre­sa fa­mi­liar y se cree que así de­be se­guir. Es­tas ideas el hom­bre las pro­mue­ve y la mu­jer las per­mi­te. Hay que rom­per con es­tos vi­cios”.

HAY DUE­ÑOS QUE ES­PE­RAN AL HI­JO MÁS CHI­CO PA­RA DI­RI­GIR LA EM­PRE­SA, AUN­QUE SUS HER­MA­NAS YA ES­TÉN EN EL NE­GO­CIO. Juan Ma­nuel San Mar­tín, di­rec­tor ge­ne­ral de con­sul­to­res UDLAP.

EMPODERAMIENTO. Blan­ca Ji­mé­nez de­ci­dió re­to­mar su fa­ce­ta la­bo­ral des­pués de te­ner hi­jos. El ca­mino fue di­fí­cil de re­co­rrer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.