El ex­vi­ce­pre­si­den­te de Ali­ba­ba da las es­tra­te­gias pa­ra triun­far en e-com­mer­ce.

El ex­vi­ce­pre­si­den­te de la com­pa­ñía chi­na Ali­ba­ba Por­ter Eris­man ofre­ce las claves pa­ra lo­grar­lo.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Erén­di­ra Re­yes

Por­ter Eris­man for­mó par­te de un pe­rio­do cla­ve pa­ra el gi­gan­te chino del co­mer­cio elec­tró­ni­co Ali­ba­ba: fue vi­ce­pre­si­den­te de la em­pre­sa en­tre el año 2000 y 2008, jus­to des­pués de que la se­de de la com­pa­ñía se mu­da­ra del de­par­ta­men­to de su fun­da­dor, Jack Ma, a unas ofi­ci­nas “de ver­dad”, y cua­tro años an­tes de que la em­pre­sa sa­lie­ra a la bol­sa de va­lo­res. Des­de que de­jó la com­pa­ñía, ha­ce 10 años, Eris­man se ha de­di­ca­do a ins­pi­rar a em­pren­de­do­res, a tra­vés de con­fe­ren­cias, y a es­cri­bir li­bros. Por el mo­men­to, tie­ne dos: Ali­ba­ba’s World (2015) y Six Bi­llion Shop­pers (2017). Ade­más, en 2012 di­ri­gió un do­cu­men­tal, Cro­co­di­le in the Yagt­ze, so­bre Jack Ma y su lu­cha con ebay por el mer­ca­do. El ex­di­rec­ti­vo, quien vi­si­tó Mé­xi­co pa­ra pro­mo­cio­nar el lan­za­mien­to de la edi­ción en es­pa­ñol de Ali­ba­ba’s World, ad­vier­te que Amé­ri­ca La­ti­na po­dría ver, en el me­diano pla­zo, el na­ci­mien­to de un par­ti­ci­pan­te po­ten­te en la in­dus­tria del co­mer­cio elec­tró­ni­co. Y Mé­xi­co po­dría alum­brar ese nue­vo com­pe­ti­dor. Eso sí, re­co­mien­da a los em­pren­de­do­res na­cio­na­les no te­ner mie­do a ofre­cer ba­ta­lla a las gran­des em­pre­sas con las que com­pi­ten. “Más bien, mo­ti­va­ría a los em­pren­de­do­res a ser crea­ti­vos”, apun­ta. EX­PAN­SIÓN: ¿Qué lec­cio­nes apren­dió al for­mar par­te del equi­po di­rec­ti­vo de Ali­ba­ba? POR­TER ERIS­MAN: Me uní a la em­pre­sa cuan­do se mu­dó del de­par­ta­men­to de Jack Ma, en el año 2000, a unas ofi­ci­nas de ver­dad. Yo ha­bía re­gre­sa­do a Chi­na a tra­ba­jar en te­le­vi­sión y lo­gré en­trar a la com­pa­ñía. Ahí pu­de ver el cam­bio que su­fre cual­quier em­pre­sa que quie­re em­pren­der, có­mo subió y fra­ca­só, có­mo tu­vo que cam­biar sus es­tra­te­gias. Ade­más, Chi­na era com­ple­ta­men­te dis­tin­ta a lo que es hoy. La gen­te no te­nía tar­je­tas de cré­di­to y no con­fia­ba en ese ti­po de co­mer­cio, les gus­ta­ba ver los pro­duc­tos que iban a ad­qui­rir. Lo que hi­ci­mos en Ali­ba­ba fue en­fo­car­nos en el per­fil del com­pra­dor chino, en ver las de­fi­cien­cias de la in­fra­es­truc­tu­ra y vi­mos que po­día­mos te­ner un sis­te­ma de pa­gos dis­tin­to. E: ¿Qué pue­den apren­der los em­pren­de­do­res me­xi­ca­nos de es­ta ex­pe­rien­cia? PE: Que el te­ma de pa­gos ter­mi­na sien­do fun­da­men­tal y, en Mé­xi­co, ha­ce fal­ta in­fra­es­truc­tu­ra. Mé­xi­co lo que pue­de ver es jus­to el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos y ana­li­zar si desea se­guir ese ca­mino o mi­grar a otro ti­po de pa­gos, co­mo su­ce­dió en Chi­na. Al fi­nal, la adop­ción en el uso de smartp­ho­nes es no­to­ria. Ade­más, no le ten­dría te­mor a gran­des em­pre­sas de co­mer­cio elec­tró­ni­co, más bien, mo­ti­va­ría a los em­pren­de­do­res a ser crea­ti­vos. E: ¿Qué re­co­mien­da a los em­pren­de­do­res me­xi­ca­nos que quie­ran en­trar en es­te sec­tor? PE: Ali­ba­ba creó una re­vo­lu­ción en Chi­na y, con es­te an­te­ce­den­te, es po­si­ble de­cir que, en mu­chos mer­ca­dos, es po­si­ble te­ner em­pre­sas de e-com­mer­ce exi­to­sas. En mu­chas de ellas se ne­ce­si­ta­rá es­tar la­do a la­do de re­tai­lers, sa­ber crear acuer­dos con ellos y no te­ner mie­do a in­ver­tir tiem­po y es­fuer­zo en ideas no­ve­do­sas. A tí­tu­lo per­so­nal, con­si­de­ro que Amé­ri­ca La­ti­na po­drá te­ner un gi­gan­te del co­mer­cio elec­tró­ni­co. Y Mé­xi­co des­ta­ca por tres ra­zo­nes: tie­ne un mo­de­lo de ne­go­cios que le ayu­da, hay gran uso de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y pue­de au­men­tar su in­fra­es­truc­tu­ra. E: ¿Por qué de­ci­dió es­cri­bir un li­bro al­re­de­dor de es­ta ex­pe­rien­cia en Ali­ba­ba? PE: Por­que em­pe­cé mi ca­rre­ra co­mo pro­fe­sor y par­te de mi per­so­na­li­dad siem­pre ha si­do ins­pi­rar y orien­tar a em­pren­de­do­res. Es­tu­ve ocho años en Ali­ba­ba y pu­de ver có­mo se creó el mo­de­lo de una de las em­pre­sas más exi­to­sas de la úl­ti­ma dé­ca­da. Co­no­cí y tra­ba­jé de cer­ca con Ma, a quien ad­mi­ro por su te­na­ci­dad y su em­pe­ño por tra­ba­jar siem­pre en equi­po. E: ¿Có­mo cam­bió Ali­ba­ba el co­mer­cio elec­tró­ni­co y có­mo ve el sec­tor en el fu­tu­ro? PE: Jack Ma es un vi­sio­na­rio, se acer­có al re­tail chino y vio có­mo

in­ter­ac­tua­ban los usua­rios. Aho­ra ve­mos en Chi­na un e-com­mer­ce fruc­tí­fe­ro, gra­cias al uso de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, el cre­ci­mien­to de car­te­ras di­gi­ta­les y una adop­ción por par­te de pro­vee­do­res y usua­rios. Pue­des vol­tear a Es­ta­dos Uni­dos y ver lo que ya su­ce­de en va­rias tien­das, don­de es via­ble en­trar sin una tar­je­ta de cré­di­to. Eso es par­te del cam­bio que hi­cie­ron Ali­ba­ba y Ama­zon. El fu­tu­ro lo po­de­mos ver en Chi­na, don­de su sis­te­ma de pa­gos, la in­fra­es­truc­tu­ra que hay e, in­clu­so, las áreas de al­ma­ce­na­je te di­cen có­mo se mo­ve­rá el co­mer­cio elec­tró­ni­co en otros paí­ses. Y so­bre to­do, In­dia y Amé­ri­ca La­ti­na ten­drán una trans­for­ma­ción en los pró­xi­mos años. E: ¿Có­mo se pue­de com­pe­tir en un sec­tor co­mo el e-com­mer­ce? PE: Los em­pren­de­do­res po­drían des­ani­mar­se al pen­sar en com­pe­tir con­tra Ama­zon e, in­clu­so, Ali­ba­ba, pe­ro aun en Es­ta­dos Uni­dos, don­de lle­van más de 20 años com­pran­do en lí­nea, hay mu­chí­si­mo por ha­cer. Se le pue­de pres­tar una aten­ción especial al mer­ca­do minorista, ade­más del re­tail y, so­bre, to­do sa­ber que la di­ver­si­fi­ca­ción es la cla­ve. E: ¿En qué se cen­tra Ali­ba­ba’s World, que se edi­ta en es­pa­ñol? PE: En las ex­pe­rien­cias que tu­vi­mos con ebay en Chi­na, el cre­ci­mien­to de la em­pre­sa, có­mo tu­vi­mos que en­fren­tar­nos a Goo­gle. Y có­mo apren­dí va­rias lec­cio­nes, pro­fe­sio­na­les y de vi­da. So­bre to­do, la idea es ins­pi­rar a em­pren­de­do­res pa­ra que vean que no tie­nen que es­tar en Si­li­con Va­lley pa­ra lo­grar ha­cer un ne­go­cio di­gi­tal. E: ¿Por qué es im­por­tan­te es­ta la­bor de ins­pi­ra­ción con los em­pren­de­do­res? PE: Por­que no só­lo se tra­ta de di­se­ñar un pro­yec­to de tra­ba­jo, tam­bién, de di­se­ñar una vi­da. Que­rer crear una em­pre­sa es ha­cer­se a la idea de que no só­lo se­rán ocho ho­ras de tra­ba­jo, hay que es­tar dis­pues­tos a tra­ba­jar y fra­ca­sar pa­ra vol­ver a es­for­zar­se y se­guir ha­cién­do­lo por ese sue­ño que tie­nen. Leí, ha­ce po­co, De­sig­ning Your Li­fe, un li­bro de Bill Bur­net y Da­ve Evans, que jus­to ha­bla so­bre el di­se­ño de vi­da, pro­yec­tos y ne­go­cios. Me ins­pi­ra­ron y, así co­mo esa lec­tu­ra im­pac­tó en mí, así me gus­ta­ría im­pac­tar en la vi­da de los em­pren­de­do­res.

ALI­BA­BA’S WORLD CÓ­MO UNA EM­PRE­SA CHI­NA ES­TÁ REVOLUCIONANDO EL MUN­DO EM­PRE­SA­RIAL. POR­TER ERIS­MAN Co­nec­ta, 2018 (edi­ción en es­pa­ñol).

Por­ter Eris­man asis­tió a un mo­men­to úni­co en la his­to­ria em­pre­sa­rial chi­na: el as­cen­so de Ali­ba­ba. EN EL MO­MEN­TO CO­RREC­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.