Ro­yal Ca­nin quie­re desa­rro­llar la fórmula per­fec­ta pa­ra mas­co­tas.

Ro­yal Ca­nin bus­ca desa­rro­llar el mer­ca­do es­pe­cia­li­za­do pa­ra mas­co­tas en Mé­xi­co, pe­ro sa­be que ne­ce­si­ta­rá pa­cien­cia pa­ra lo­grar­lo.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Shei­la Sán­chez Fermín

Es ve­rano en Ai­mar­gues, en el sur de Fran­cia, y el in­ten­so ca­lor re­sul­ta di­fí­cil­men­te so­por­ta­ble. Por eso, un gru­po de pe­rros op­ta por dis­fru­tar de un cha­pu­zón en una al­ber­ca: mien­tras dos la­bra­do­res ne­gros sa­len de ahí, otros dos aga­rran im­pul­so des­de el jar­dín y se su­mer­gen, fe­li­ces, en el agua. Es un día más pa­ra es­tos ca­ni­nos. Si exis­tie­ra un pa­raí­so pa­ra pe­rros y gatos, es­te lu­gar de 24 hec­tá­reas, lo­ca­li­za­do jun­to a la fá­bri­ca ma­triz de Ro­yal Ca­nin, se­ría un buen can­di­da­to. En es­ta es­pe­cie de ‘cam­pus’ pa­ra mas­co­tas vi­ven 160 pe­rros y 190 gatos de di­ver­sas ra­zas, y allí cuen­tan con al­ber­ca, un jar­dín con jue­gos pa­ra en­tre­na­mien­to, dor­mi­to­rios

y en­tre­na­do­res que los cui­dan las 24 ho­ras, los sie­te días de la se­ma­na. Ade­más, tie­nen a su dis­po­si­ción un me­nú muy va­ria­do: con es­tos ani­ma­les, los es­pe­cia­lis­tas de la em­pre­sa prue­ban la di­ges­ti­bi­li­dad y el sa­bor de los ali­men­tos que pro­du­ce la com­pa­ñía fran­ce­sa, sub­si­dia­ria de la es­ta­dou­ni­den­se Mars. La em­pre­sa cuen­ta, in­clu­so, con vi­ñe­dos y olivares pa­ra ela­bo­rar su pro­pio vino y acei­te de oli­va, que em­plea co­mo ma­te­rias pri­mas. “Nues­tra es­tra­te­gia es con­ti­nuar es­tu­dian­do, cien­tí­fi­ca­men­te, a es­tas mas­co­tas pa­ra en­ten­der­las y me­jo­rar su sa­lud con so­lu­cio­nes nu­tri­cio­na­les”, ex­pli­ca Loïc Mou­tault, CEO glo­bal de Ro­yal Ca­nin, en la pri­me­ra vi­si­ta a la plan­ta que es­ta fir­ma ofre­ce a un me­dio me­xi­cano. Es­ta fá­bri­ca es el ‘la­bo­ra­to­rio’ del gru­po, que aho­ra bus­ca am­pliar su pre­sen­cia en Mé­xi­co, des­ta­ca el di­rec­ti­vo.

EX­PAN­SIÓN: ¿Cuál es su es­tra­te­gia de ne­go­cios de la em­pre­sa, a ni­vel glo­bal, pa­ra los pró­xi­mos años?

LOÏC MOU­TAULT: El en­fo­que de Ro­yal Ca­nin no es pa­ra los due­ños de las mas­co­tas, es pa­ra los pro­fe­sio­na­les del cui­da­do de la mas­co­ta. Tra­ba­ja­mos con cria­do­res pa­ra que apo­yen el de­sa­rro­llo de una mas­co­ta con una bue­na sa­lud y les pro­vee­mos kits pa­ra te­ner una guía de có­mo cui­dar al pe­rro o al ga­to, có­mo pre­pa­rar tu mas­co­ta cuan­do lle­ga a tu ca­sa, có­mo cam­biar su nu­tri­ción cuan­do cre­ce. Es un pro­ce­so len­to, pe­ro es nues­tro en­fo­que en ca­da mer­ca­do del mun­do: cuan­do la eco­no­mía se desa­rro­lla, y las fa­mi­lias co­mien­zan a cui­dar a sus mas­co­tas, y les dan ca­da vez me­jor aten­ción, es cuan­do em­pie­zan a com­prar es­tos pro­duc­tos. Mé­xi­co se es­tá desa­rro­llan­do ya en es­ta di­rec­ción. Y re­cien­te­men­te, las re­des so­cia­les nos es­tán per­mi­tien­do pro­veer edu­ca­ción a due­ños de pe­rros en una es­ca­la mu­cho ma­yor. Por ejem­plo, si una per­so­na tie­ne una du­da so­bre su mas­co­ta, tra­ta­mos de es­tar ahí y ayu­dar­la. Ésa es la se­gun­da es­tra­te­gia: edu­car so­bre la im­por­tan­cia de la ca­li­dad nu­tri­cio­nal.

E: Re­cien­te­men­te, inau­gu­ra­ron una fá­bri­ca en Co­rea del Sur, ¿por qué eli­gie­ron ese país?

LM: El mer­ca­do es­tá cre­cien­do mu­cho en Asia y no te­nía­mos plan­tas ahí, só­lo una en Shang­hái, Chi­na, y es­tá­ba­mos im­por­tan­do pro­duc­tos de Fran­cia. La plan­ta de allí es pa­ra abas­te­cer a to­da Asia, Ja­pón, Aus­tra­lia, es una fá­bri­ca re­gio­nal. En Mé­xi­co, aún so­mos pe­que­ños, y, por el mo­men­to, se­gui­re­mos im­por­tan­do de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro cre­ce­re­mos e in­ver­ti­re­mos pa­ra desa­rro­llar el mer­ca­do. No in­me­dia­ta­men­te, pe­ro lo ha­re­mos. La si­guien­te gran ola, los pró­xi­mos gran­des mer­ca­dos, se­rán Tur­quía, Bra­sil, Mé­xi­co e In­dia.

E: ¿Por qué con­si­de­ra que el cre­ci­mien­to es len­to en Mé­xi­co, en com­pa­ra­ción con el de Asia o Eu­ro­pa?

LM: Una de las li­mi­ta­cio­nes es que no hay mu­chas tien­das es­pe­cia­li­za­das pa­ra mas­co­tas, y ne­ce­si­ta­mos pro­fe­sio­na­les que ven­dan nues­tros pro­duc­tos. Hay un buen net­wor­king de ve­te­ri­na­rias en Mé­xi­co, pe­ro ne­ce­si­ta­mos que ha­ya más tien­das es­pe­cia­li­za­das, con gen­te edu­ca­da, pa­ra am­pliar el mer­ca­do. Por­que la gen­te só­lo va al ve­te­ri­na­rio cuan­do tie­ne una en­fer­me­dad o un pro­ble­ma, o cuan­do no es­tá sa­lu­da­ble, pe­ro nues­tro en­fo­que es siem­pre te­ner pe­rros y gatos sa­lu­da­bles.

E: A lar­go pla­zo, ¿cuál es el ob­je­ti­vo que quie­ren al­can­zar?

En Ro­yal Ca­nin te­ne­mos un sue­ño, que lla­ma­mos in­di­vi­dua­li­za­ción de la nu­tri­ción, cree­mos que, al­gún día, po­dre­mos desa­rro­llar una fórmula es­pe­cí­fi­ca pa­ra pe­rros y gatos, vin­cu­lar una en­fer­me­dad con su ADN y ha­cer una fórmula úni­ca pa­ra ellos. Ése es el ti­po de fu­tu­ro que que­re­mos crear, y, glo­bal­men­te, pen­sa­mos que po­de­mos ha­cer­lo, por­que te­ne­mos el know-how y la tec­no­lo­gía.

UN OA­SIS. La plan­ta de Ro­yal Ca­nin en el sur de Fran­cia es el ‘la­bo­ra­to­rio’ del que sa­len mu­chos de sus pro­duc­tos.

PA­SIÓN. Loïc Mou­tault, CEO glo­bal de Ro­yal Ca­nin, di­ce que los em­plea­dos de­ben ser aman­tes de las mas­co­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.