Cho­pard usa­rá oro éti­co pa­ra sus pie­zas de lu­jo.

Du­ran­te mu­chos años, la sus­ten­ta­bi­li­dad y el lu­jo pa­re­cían pa­la­bras an­tó­ni­mas. Aho­ra, Cho­pard po­ne el ejem­plo con su de­ci­sión de usar oro 100% éti­co en to­das sus co­lec­cio­nes de jo­ye­ría y re­lo­je­ría. ¿Có­mo lo con­si­guió?

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: DOMÉNICA DÍAZ L.U.C FULL STRI­KE En 2017, Cho­pard ga­nó el pre­mio más im­por­tan­te de la re­lo­je­ría sui­za con es­te mo­de­lo equi­pa­do con re­pe­ti­ción de mi­nu­tos. Aho­ra, lo lan­za en una edi­ción li­mi­ta­da de 20 pie­zas he­chas de oro gris éti­co de 18k. La ca­ja mi

Co­lin Firth es un en­tu­sias­ta de los guar­da­tiem­pos de Cho­pard. “En un mo­men­to en el que mu­chos de nues­tros lu­jos son vir­tua­les, un re­loj si­gue sien­do al­go tan­gi­ble”, ase­gu­ra el ac­tor bri­tá­ni­co. “Y la his­to­ria de un re­loj tie­ne mu­cho que ver con las ma­nos: hay ma­nos que tra­ba­jan la tie­rra en bus­ca de oro, que pa­sa a tra­vés de las ma­nos de los ar­te­sa­nos que fa­bri­can el re­loj. Y lue­go, és­te lle­ga a las ma­nos de la per­so­na que lo lle­va­rá pues­to”. Firth tam­bién es un ad­mi­ra­dor de la apues­ta de la ca­sa sui­za por al­can­zar la sus­ten­ta­bi­li­dad ab­so­lu­ta, un pro­ce­so en el que su es­po­sa Li­via ha te­ni­do mu­cho que ver. “El com­pro­mi­so (de Cho­pard) con el oro éti­co y el apo­yo continuo al oro ar­te­sa­nal su­pon­drá una di­fe­ren­cia au­tén­ti­ca en la vi­da de las per­so­nas que se en­cuen­tran al prin­ci­pio de la cadena de su­mi­nis­tro de es­te me­tal y que, a me­nu­do, son ol­vi­da­das”, afir­ma. El lu­jo y la sus­ten­ta­bi­li­dad son pa­la­bras que, du­ran­te mu­chos años, pa­re­cían an­tó­ni­mas y per­ma­ne­cie­ron en la­dos opues­tos del es­pec­tro del ca­pi­ta­lis­mo. El con­flic­to siem­pre ha gi­ra­do en torno a una pre­gun­ta: ¿có­mo pue­de la in­dus­tria del lu­jo ser sus­ten­ta­ble si se desa­rro­lla al­re­de­dor del con­su­mo? Cho­pard es­tá mar­can­do el ca­mino a se­guir al de­mos­trar que el lu­jo pue­de ser­lo si la pro­duc­ción lo­gra re­du­cir el im­pac­to tan­to en el en­torno co­mo en la so­cie­dad. En mar­zo de es­te año, la fir­ma jo­ye­ra y re­lo­je­ra anun­ció que usa­rá el lla­ma­do oro éti­co o Fair­mi­ned en to­das sus co­lec­cio­nes. Pa­ra re­ci­bir es­ta cer­ti­fi­ca­ción, el oro de­be ob­te­ner­se con prác­ti­cas res­pe­tuo­sas del me­dioam­bien­te y es­tán­da­res so­cia­les que con­tri­bu­yan a me­jo­rar la vi­da de los mi­ne­ros y a la im­ple­men­ta­ción de téc­ni­cas de

ex­trac­ción que pro­te­jan el eco­sis­te­ma don­de se en­cuen­tra. “Es un com­pro­mi­so atre­vi­do, pe­ro te­ne­mos que asu­mir­lo si que­re­mos mar­car una di­fe­ren­cia en las vi­das de las per­so­nas que ha­cen que nues­tro ne­go­cio sea po­si­ble”, se­gún Kar­lF­rie­drich Scheu­fe­le, co­pre­si­den­te de la mar­ca. La bús­que­da de la sus­ten­ta­bi­li­dad, sin em­bar­go, se re­mon­ta 30 años atrás, cuan­do Cho­pard em­pe­zó a desa­rro­llar un sis­te­ma de pro­duc­ción in­te­gra­do y ver­ti­cal que ga­ran­ti­za­ra el control de los pro­ce­sos y, por lo tan­to, del oro uti­li­za­do. La éti­ca ha es­ta­do en el cen­tro de su fi­lo­so­fía, pues, pa­ra Caroline Scheu­fe­le, co­pre­si­den­ta y di­rec­to­ra crea­ti­va, “el au­tén­ti­co lu­jo só­lo se da cuan­do co­no­ces ca­da uno de los es­la­bo­nes de tu cadena de su­mi­nis­tro”. Pa­ra ella, hay his­to­rias am­bien­ta­les y so­cia­les de­trás de ca­da una de las pie­zas que ela­bo­ran, y son his­to­rias que los clien­tes lle­van con or­gu­llo. En los úl­ti­mos años, Cho­pard ha po­si­cio­na­do la sus­ten­ta­bi­li­dad co­mo un va­lor agre­ga­do del lu­jo, al crear co­lec­cio­nes a par­tir de ma­te­ria­les pre­cio­sos éti­cos y sen­tan­do un es­tán­dar de res­pon­sa­bi­li­dad. Des­de 2010, la fir­ma es in­te­gran­te del Con­se­jo de Jo­ye­ría Res­pon­sa­ble, de­di­ca­do a pro­mo­ver las prác­ti­cas que res­pe­ten los de­re­chos hu­ma­nos a lo lar­go de la cadena de su­mi­nis­tro y co­mer-

cia­li­za­ción. Dos años des­pués, se con­vir­tió en miem­bro cer­ti­fi­ca­do y se afian­zó co­mo lí­der en es­te te­ma al in­ver­tir, di­rec­ta­men­te, en oro ar­te­sa­nal. En 2013, Cho­pard y Eco-age, la con­sul­to­ría de Li­via Firth, crea­ron el pro­yec­to “El via­je ha­cia el lu­jo sos­te­ni­ble” y for­ja­ron una re­la­ción fi­lan­tró­pi­ca con la Alian­za pa­ra la Mi­ne­ría Res­pon­sa­ble. Así, Cho­pard se con­vir­tió en la pri­me­ra mai­son de su ti­po en con­tri­buir a la ca­pa­ci­ta­ción de co­mu­ni­da­des mi­ne­ras en La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra lo­grar la cer­ti­fi­ca­ción Fair­mi­ned. “Co­nec­tar a los ciu­da­da­nos con una de las ini­cia­ti­vas más crí­ti­cas de es­ta épo­ca es esen­cial si desea­mos ver un ca­mino ha­cia un fu­tu­ro más sus­ten­ta­ble y jus­to”, di­ce Li­via. Una par­te im­por­tan­te de la es­tra­te­gia ha si­do su­mar a los em­ba­ja­do­res y ami­gos de la mar­ca. Julianne Moo­re, Char­li­ze The­ron o Arizona Mu­se, en­tre otras ce­le­bri­da­des, lu­cen las jo­yas de la co­lec­ción Green Car­pet en el Fes­ti­val de Ci­ne de Can­nes. La Pal­ma de Oro ha si­do fa­bri­ca­da con oro Fair­mi­ned por la ca­sa des­de 2014; y sus re­lo­jes L.U.C son los pri­me­ros del mun­do he­chos con oro éti­co. Por si fue­ra po­co, la fir­ma ya ofi­cia­li­zó su com­pro­mi­so con Los Ob­je­ti­vos Glo­ba­les de la ONU, que in­clu­yen la con­tri­bu­ción al tra­ba­jo de­cen­te, la re­duc­ción de las de­sigual­da­des, y la pro­duc­ción y el con­su­mo res­pon­sa­bles.

DE PRIN­CI­PIO A FIN. El oro éti­co o Fair­mi­ned de­be ob­te­ner­se con prác­ti­cas res­pe­tuo­sas del me­dioam­bien­te y es­tán­da­res que con­tri­bu­yan a me­jo­rar la vi­da de los mi­ne­ros.

CO­LA­BO­RA­DOR EN­TU­SIAS­TA. El ac­tor Co­lin Firth es uno de los ami­gos de Cho­pard que apo­ya, con gran convicción, el am­bi­cio­so pro­yec­to de sus­ten­ta­bi­li­dad de la fir­ma. Li­via Firth, su es­po­sa, tra­ba­ja con Kar­lF­rie­drich y Caroline Scheu­fe­le en la ini­cia­ti­va “El

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.