SIN MIE­DO

Expansion (México) - - LA VOZ DE -

La ame­na­za siem­pre es­tu­vo ahí, y era real. No to­do eran tác­ti­cas de ne­go­cia­ción pa­ra cau­sar pá­ni­co en el opo­nen­te. Hoy sa­be­mos que Gary Cohn, ex con­se­je­ro eco­nó­mi­co del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, le qui­tó los pa­pe­les de la me­sa más de una vez pa­ra evi­tar que su fir­ma irre­fle­xi­va oca­sio­na­ra una ca­tás­tro­fe. Y en­tre esos pa­pe­les, en la pri­ma­ve­ra de 2017, es­tu­vo la can­ce­la­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN). Lo cuen­ta el pe­rio­dis­ta Bob Wood­ward en su li­bro Fear (Mie­do), un re­tra­to so­brio del caos en que vi­ve la Ca­sa Blan­ca ba­jo el man­da­to de Trump, a quien re­tra­ta co­mo un lí­der “emo­cio­nal­men­te al­te­ra­do, vo­lu­ble e im­pre­de­ci­ble”. Por en­ci­ma de in­tere­ses con­tra­pues­tos, de ri­va­li­da­des po­lí­ti­cas, de la ten­ta­ción de ges­tos gran­di­lo­cuen­tes en un pro­ce­so elec­to­ral, más allá del te­rror y, al­gu­nas ve­ces, del or­gu­llo pa­trio mal en­ten­di­do, Mé­xi­co lo­gró man­te­ner lo que fue el pilar del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co en las úl­ti­mas dé­ca­das. Al fren­te del equi­po ne­go­cia­dor es­tu­vo Ildefonso Guajardo. Su es­ti­lo al­ta­ne­ro e iró­ni­co es­con­de un es­tra­te­ga dis­ci­pli­na­do e ima­gi­na­ti­vo, y un co­mu­ni­ca­dor efi­caz, ca­paz de sos­te­ner con una son­ri­sa des­de­ño­sa, que Mé­xi­co po­día sa­lir­se sin mu­chos cos­tos del TLCAN, si se vul­ne­ra­ban sus in­tere­ses. Ahí es­ta­ban, de­cía, las re­glas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, y una plé­to­ra de acuer­dos fir­ma­dos en po­cos me­ses con Eu­ro­pa, Asia y Su­da­mé­ri­ca, pa­ra res­pal­dar y dar ve­ro­si­mi­li­tud a lo que pue­de sos­pe­char­se que era un bluff des­co­mu­nal. Una so­la mues­tra de lo que fue una ne­go­cia­ción pla­nea­da has­ta el de­ta­lle con uno de los equi­pos me­jor pre­pa­ra­dos del mun­do. Des­de el len­gua­je (“mo­der­ni­za­ción, no re­ne­go­cia­ción”), la de­tec­ción de vul­ne­ra­bi­li­da­des del otro la­do, co­mo la eco­no­mía agrí­co­la, que es la ba­se elec­to­ral de Trump, has­ta la pro­pues­ta de ron­das con co­mu­ni­ca­ción no con­fron­ta­cio­nal, que en­via­ban un men­sa­je de avan­ce y me­tían a Es­ta­dos Uni­dos en un pro­ce­so del que era ca­da vez más cos­to­so sa­lir­se. En los tra­mos fi­na­les del tra­yec­to, pen­dien­te de Ca­na­dá y de el fu­tu­ro de los aran­ce­les al alu­mi­nio y al ace­ro, Guajardo es­tá sa­tis­fe­cho de lo­grar los ob­je­ti­vos a los que se com­pro­me­tió an­te el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, el 17 de sep­tiem­bre de 2017. A su la­do con­tó con un des­plie­gue de re­cur­sos de in­for­ma­ción, tiem­po y mo­vi­li­za­ción, apor­ta­dos por un gru­po de em­pre­sa­rios com­pro­me­ti­dos, li­de­ra­dos por Moi­sés Ka­lach, so­cio del gi­gan­te tex­til Kal­tex. A par­tir de una ma­triz de in­tere­ses y un Cuar­to de in­te­li­gen­cia que acu­mu­ló co­no­ci­mien­to, Ka­lach, im­pul­só una es­tra­te­gia de mo­vi­li­za­ción en Es­ta­dos Uni­dos de quie­nes te­nían al­go que per­der con la clausura del Tra­ta­do, a la vez que pre­sen­ta­ba una úni­ca voz de un sec­tor pri­va­do con in­tere­ses muy di­sí­mi­les ba­jo el pa­ra­guas del Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial, li­de­ra­do por Juan Pablo Cas­ta­ñón, y el con­se­jo per­ma­nen­te de ex ne­go­cia­do­res des­de el sec­tor pri­va­do, co­mo Juan Gallardo, y pú­bli­co, co­mo Her­mi­nio Blan­co y Jai­me Za­blu­dovsky. La de­ci­sión fue que se de­fen­de­ría a to­dos los sec­to­res con fir­me­za. La ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca al más al­to ni­vel que­dó en ma­nos del can­ci­ller Luis Vi­de­ga­ray, quien su­po apro­ve­char su amis­tad con el yerno de Trump, Ja­red Kusch­ner, en los mo­men­tos más crí­ti­cos, pa­ra lo­grar un ac­ce­so que fue cla­ve en mo­men­tos di­fí­ci­les, pe­ro quien tam­bién su­po trans­mi­tir la com­ple­ji­dad de la re­la­ción bi­la­te­ral con sus ele­men­tos de se­gu­ri­dad y mi­gra­ción. No fue me­nor el pa­pel de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo can­di­da­to y pre­si­den­te elec­to. De­fen­dió la re­le­van­cia del acuer­do pa­ra la eco­no­mía de nues­tro país y re­nun­ció a con­ver­tir­lo en una cau­sa de con­tro­ver­sia elec­to­ral. Sus re­pre­sen­tan­tes, en los úl­ti­mos pa­sos, su­pie­ron en­ten­der has­ta dón­de po­dían y no po­dían pre­sio­nar. Ha­brá mu­cho tiem­po pa­ra ana­li­zar el re­sul­ta­do fi­nal (Ca­na­dá se en­con­tra­ba en los pa­sos fi­na­les pa­ra ra­ti­fi­car el acuer­do tri­par­ti­to al cie­rre de es­ta edi­ción), y en eva­luar en qué me­di­da de­be­rán adap­tar­se los sec­to­res au­to­mo­triz y ae­ro­es­pa­cial. Mé­xi­co sal­vó uno de los ma­yo­res ries­gos eco­nó­mi­cos a los que se ha en­fren­ta­do en dé­ca­das, y lo con­vir­tió en una pla­ta­for­ma pa­ra cre­ci­mien­to fu­tu­ro a ba­se de uni­dad, ima­gi­na­ción y sen­ti­do de Es­ta­do. To­da una lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.