EL MO­DE­LO EU­RO­PEO, ¿EN RIES­GO?

Los mo­vi­mien­tos neo­na­cio­na­lis­tas han ga­na­do adep­tos en Eu­ro­pa y po­nen en jue­go re­for­mas pen­dien­tes pa­ra su in­te­gra­ción.

Expansion (México) - - PULSO - POR: Ma­ría Lui­sa Agui­lar

En mar­zo pa­sa­do, Ita­lia re­tra­tó fiel­men­te lo que ocu­rre en la Unión Eu­ro­pea (UE). En tér­mi­nos po­lí­ti­co-elec­to­ra­les, se con­vir­tió en el úni­co país del blo­que don­de los mo­vi­mien­tos an­ti­es­ta­blish­ment de­rrum­ba­ron a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, in­clui­do el Par­ti­do De­mó­cra­ta, que os­ten­ta la pre­si­den­cia . La vic­to­ria del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas y la Li­ga Nor­te, cu­yo de­no­mi­na­dor co­mún es el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo, en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias abrió ries­gos so­bre el fu­tu­ro de la cons­truc­ción de Eu­ro­pa, de acuer­do con la pren­sa es­pe­cia­li­za­da. Pa­ra ex­per­tos, no es un te­ma me­nor por el pe­so de la ter­ce­ra eco­no­mía eu­ro­pea. De 2015 a la fe­cha, el con­ti­nen­te ha da­do un vi­ra­je al ul­tra­con­ser­va­du­ris­mo. El año pa­sa­do, Aus­tria for­mó un go­bierno de coa­li­ción en­tre el con­ser­va­dor Par­ti­do Po­pu­lar de Aus­tria y la or­ga­ni­za­ción de ex­tre­ma de­re­cha, Par­ti­do de la Li­ber­tad de Aus­tria. En Po­lo­nia, el con­ser­va­dor de de­re­cha, Ley y Jus­ti­cia, man­tu­vo el po­der, lo que au­men­tó la ten­sión con la UE en te­mas co­mo la pre­ser­va­ción del Es­ta­do de de­re­cho y la au­to­no­mía de po­de­res. En abril pa­sa­do, el par­ti­do Fi­desz, de cor­te ul­tra­con­ser­va­dor y de na­cio­na­lis­mos-ét­ni­cos, se im­pu­so en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de Hun­gría y jun­to con Ma­teusz Mo­ra­wiec­ki, nue­vo pri­mer mi­nis­tro de Po­lo­nia, con­for­ma­ron un blo­que opo­si­tor al asilo de re­fu­gia­dos o mi­gran­tes. El flo­re­ci­mien­to de los mo­vi­mien­tos neo­na­cio­na­lis­tas pue­de re­tra­sar los pla­nes de in­te­gra­ción. Lo que es­tá en jue­go es una se­rie de re­for­mas en el seno de la UE, co­mo la in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra, la for­ma­ción de me­ca­nis­mos de res­ca­te, la pro­yec­ción de pre­su­pues­tos co­mu­ni­ta­rios o la re­es­truc­tu­ra­ción de los mer­ca­dos la­bo­ra­les. Se­gún los ex­per­tos, la re­ce­sión mun­dial de 2008 abrió la puer­ta a mo­vi­mien­tos neo­na­cio­na­lis­tas en Eu­ro­pa, que cues­tio­nan la glo­ba­li­za­ción y sus im­pac­tos, co­mo las cri­sis eco­nó­mi­cas y el des­em­pleo. Ade­más, el na­cio­na­lis­mo ha si­do exa­cer­ba­do por el arri­bo de cien­tos de re­fu­gia­dos. “La in­te­gra­ción pro­duc­ti­va ha he­cho que se ha­yan sincronizado los ci­clos eco­nó­mi­cos con los ci­clos po­lí­ti­cos, dan­do pa­so a mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas”, se­ña­la En­ri­que Co­va­rru­bias, di­rec­tor de Es­tra­te­gias de Ac­tin­ver. Esos mo­vi­mien­tos com­pli­can la coope­ra­ción en­tre los paí­ses miem­bros de la UE de ca­ra a las elec­cio­nes de re­no­va­ción del Par­la­men­to Eu­ro­peo en ma­yo de 2019. “Pa­ra to­dos los paí­ses es­tá sien­do di­fí­cil for­mar go­bier­nos de ma­yo­ría, que sean es­ta­bles, y di­fi­cul­ta ha­cer las re­for­mas pen­dien­tes”, di­ce Lo­re­na Ruano, in­ves­ti­ga­do­ra del CIDE. Por pri­me­ra vez des­de 2004, en esas elec­cio­nes no par­ti­ci­pa­rá Reino Uni­do, por su sa­li­da del blo­que en mar­zo de 2019. “Po­dría pa­sar que los par­ti­dos an­ti­eu­ro­peos y eu­ro­es­cép­ti­cos ten­gan una pro­por­ción muy im­por­tan­te en la ma­yo­ría de los es­ca­ños. Aun­que no hay su­fi­cien­te cla­ri­dad, eso cambiaría los equi­li­brios”, in­di­ca Stép­han Sbe­rro, je­fe del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les del ITAM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.