NUE­VOS RE­TOS

en­cuen­tra la so­lu­ción a los pro­ble­mas que ro­dean la vi­da pro­fe­sio­nal. Si él no tie­ne la res­pues­ta, se­gu­ra­men­te na­die la ten­drá.

Expansion (México) - - IDEAS -

Es­ti­ma­do Sr. Q: Ha­ce al­gu­nos años co­no­cí a al­guien en el tra­ba­jo. Nos enamo­ra­mos, nos ca­sa­mos y has­ta tu­vi­mos un hi­jo. Se­gui­mos jun­tos, fe­li­ces y tra­ba­jan­do en el mis­mo lu­gar. Pe­ro eso po­dría cam­biar pron­to. Nues­tro je­fe me tie­ne mu­cha con­fian­za y me ad­vir­tió que mi pa­re­ja es­tá en la cuer­da flo­ja. Di­ce que ha des­cui­da­do sus obli­ga­cio­nes y no es­tá al­can­zan­do las me­tas. Yo lo veo tan mo­ti­va­do co­mo siem­pre y quie­ro ayu­dar­lo, pe­ro no sé có­mo. ¿De­bo ha­blar con nues­tro je­fe pa­ra pe­dir que le dé otra opor­tu­ni­dad? ES­PO­SA PREO­CU­PA­DA.

QUE­RI­DA ES­PO­SA PREO­CU­PA­DA:

Co­mo di­jo Ma­ria An­to­nie­ta: “Fui rei­na y me qui­ta­ron mi co­ro­na, fui es­po­sa y ma­ta­ron a mi ma­ri­do”. ¿Tú qué eres? Es im­por­tan­te que se­pa­res tus ro­les. Den­tro de la ofi­ci­na eres la com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo de un hom­bre que, fue­ra de ahí, es tu ma­ri­do. Te­mo de­cir­te que al pa­re­cer tu je­fe ya to­mó la de­ci­sión de des­pe­dir­lo y só­lo te es­tá avi­san­do por la con­fian­za que te tie­ne. Si, aun así, quie­ren pe­dir esa se­gun­da opor­tu­ni­dad, lo me­jor es que lo ha­ga tu es­po­so por sí mis­mo, con una plá­ti­ca di­rec­ta. Cuan­do un em­plea­do ve pe­li­grar su tra­ba­jo, no hay es­po­sa que pue­da res­ca­tar­lo. De to­dos mo­dos, apro­ve­chen el tiem­po que les es­tá dan­do su je­fe. Al fi­nal, la gui­llo­ti­na que ame­na­za a tu ma­ri­do es só­lo me­ta­fó­ri­ca y, al con­tra­rio que Luis XVI, se­gui­rá con­ser­van­do la ca­be­za pa­ra lla­mar a sus con­tac­tos y ha­llar otro em­pleo pron­to. JA­CO­BINO. Es­ti­ma­do Sr. Q: Es­toy en me­dio de un pro­ce­so de re­clu­ta­mien­to pa­ra mi em­pre­sa y en­con­tré a una can­di­da­ta con un per­fil in­creí­ble. Tie­ne la ac­ti­tud, el li­de­raz­go y to­do lo que quie­ro pa­ra lle­nar la va­can­te. To­do, me­nos la ex­pe­rien­cia. Ella ha tra­ba­ja­do en in­dus­trias que no tie­nen nin­gu­na re­la­ción con la mía en pues­tos muy dis­tin­tos al que ofrez­co. Ni si­quie­ra sé có­mo se ani­mó a pos­tu­lar­se, aun­que al mis­mo tiem­po ese arro­jo es una de las co­sas que me atraen. Co­mo ves, no sé qué la­do de la ba­lan­za me con­vie­ne más. Que­dar­me con su ac­ti­tud o de­jar ir su inex­pe­rien­cia. ¿Qué ha­go? DU­DO­SA.

QUE­RI­DA DU­DO­SA:

Cuan­do ten­gas du­das, vuel­ve al ini­cio. An­tes de preo­cu­par­te por las for­ta­le­zas y las ca­ren­cias de la can­di­da­ta, ana­li­za otra vez las ne­ce­si­da­des de tu va­can­te. ¿Quie­res un per­so­nal ope­ra­ti­vo, que re­suel­va de­ta­lles téc­ni­cos y apro­ve­che su ex­pe­rien­cia pa­ra ha­cer­lo en el me­nor tiem­po po­si­ble? Si es así, si­gue bus­can­do. Pe­ro si bus­cas un lí­der –al­go que mu­chos em­plea­do­res tar­dan años en en­con­trar– no la de­jes ir. Con­tra­tar ta­len­to de otras in­dus­trias pue­de dar va­lor agre­ga­do a una em­pre­sa. Al fi­nal, las nue­vas opi­nio­nes y ex­pe­rien­cias son la cla­ve de la innovación. AVENTURADO. Es­ti­ma­do Sr. Q: Soy di­rec­tor de una em­pre­sa pe­que­ña. Pa­ra eco­no­mi­zar gas­tos y ha­cer net­wor­king, ha­ce po­co nos mu­da­mos a una ofi­ci­na abier­ta, en don­de hay otras cua­tro com­pa­ñías del mis­mo ra­mo. Al prin­ci­pio pa­re­cía una aven­tu­ra in­tere­san­te, pe­ro aho­ra es­toy de­cep­cio­na­do. No quie­ro ser el je­fe an­ti­cua­do e in­fle­xi­ble, pe­ro sien­to que la pro­duc­ti­vi­dad ha ba­ja­do. La gen­te pla­ti­ca de­ma­sia­do, hay mu­cho rui­do, dis­trac­cio­nes to­do el tiem­po y las pau­sas pa­ra el ca­fé son in­ter­mi­na­bles. No qui­sie­ra te­ner que bus­car nue­vas ofi­ci­nas, ¿hay al­go que pue­da ha­cer? ARRE­PEN­TI­DO.

QUE­RI­DO ARRE­PEN­TI­DO:

John Mil­ton es­cri­bió que, a ve­ces, la so­le­dad es la me­jor com­pa­ñía. Pe­ro con un po­co de or­ga­ni­za­ción, pue­des te­ner lo me­jor de am­bos mundos. Las ofi­ci­nas abier­tas es­ti­mu­lan la co­la­bo­ra­ción y la crea­ti­vi­dad, pe­ro tam­bién au­men­tan las dis­trac­cio­nes. De he­cho, un es­tu­dio de Har­vard re­ve­ló que in­clu­so per­ju­di­can la pro­duc­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, son una ten­den­cia que lle­gó pa­ra que­dar­se. Pue­des adap­tar­te con cam­bios bá­si­cos, por ejem­plo, no mez­clar al área de ven­tas, co­mún­men­te rui­do­sa, con el área crea­ti­va. Tam­bién pue­den usar car­te­les de “no mo­les­tar” y co­piar las re­glas de otros es­pa­cios abier­tos de tra­ba­jo que exis­ten des­de ha­ce si­glos: las bi­blio­te­cas. No co­mer, no co­rrer y guar­dar si­len­cio. RES­PE­TUO­SO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.