JA­VIER M. STAINES

Vi­vi­mos en un mun­do de da­tos. Las gran­des fir­mas tec­no­ló­gi­cas –las rei­nas ab­so­lu­tas del va­lor cor­po­ra­ti­vo glo­bal– tie­nen esa es­ca­la gra­cias a que en­con­tra­ron la ma­ne­ra de ren­ta­bi­li­zar da­tos.

Expansion (México) - - CONTENIDO - @ja­viers­tai­nes

Los cla­ros­cu­ros de los da­tos

LOS DA­TOS EN SÍ MIS­MOS NO TIE­NEN MA­YOR VA­LOR, SE RE­QUIE­RE UN ANÁ­LI­SIS PRO­FUN­DO DE SU CON­TEX­TO.

Por su­pues­to, los da­tos en sí mis­mos no tie­nen ma­yor va­lor. Se re­quie­re un aná­li­sis pro­fun­do de su con­tex­to y una mí­ni­ma sis­te­ma­ti­za­ción de los mis­mos pa­ra que ge­ne­ren va­lor y nos mues­tren in­di­ca­do­res y ten­den­cias. De otra ma­ne­ra, pue­den ser ses­ga­dos a mo­do, ha­cien­do cor­tes en los frag­men­tos de tiem­po pa­ra que in­di­quen al­go que que­re­mos trans­mi­tir, ge­ne­ran­do com­pa­ra­ti­vos que pin­ten la reali­dad de un co­lor u otro, o, por su­pues­to, uti­li­zan­do fuen­tes que no ten­gan la su­fi­cien­te for­ta­le­za me­to­do­ló­gi­ca o que, sim­ple­men­te, car­guen ses­gos ideo­ló­gi­cos. Bas­ta con re­pa­sar los tuits de Do­nald Trump pa­ra evi­den­ciar­lo: a quién ci­ta, qué in­ter­va­los de tiem­po usa, qué com­pa­ra­ti­vos ha­ce y qué da­tos des­me­nu­za pa­ra crear la reali­dad que le con­ven­ga pa­ra con­ven­cer a sus con­ciu­da­da­nos de sus ver­da­des. Los da­tos, pues, a los que tan­to va­lor otor­ga­mos, pue­den ser ver­da­des a me­dias, men­ti­ras ar­bi­tra­rias o ver­da­des con­tun­den­tes. To­me­mos, por ejem­plo, el gus­ta­do mun­do de los ran­kings mun­dia­les pa­ra ilus­trar es­tos pun­tos. Ju­gue­mos con ese pozo pro­fun­do de com­pa­ra­ti­vos de da­tos que es Hu­man Pro­gress. Por ejem­plo, en 1985, ape­nas en la puer­ta de la en­tra­da al cé­le­bre GATT (y lo que im­pli­ca­ba en tér­mi­nos de de­jar atrás el pro­tec­cio­nis­mo pa­ra su­bir­se, de lleno,a la aper­tu­ra comercial glo­bal), Mé­xi­co era el país nú­me­ro seis del mun­do en trans­por­te de pa­sa­je­ros aé­reos. En 2016, ca­yó al lu­gar 20. Pa­re­cie­ra, vis­to así, que dis­mi­nui­mos en el nú­me­ro de pa­sa­je­ros, aun­que en reali­dad en ese pe­rio­do se mul­ti­pli­có por tres el vo­lu­men. Sin em­bar­go, hu­bo más de una de­ce­na de paí­ses que cre­cie­ron con ma­yo­res bríos. Es de­cir, pa­ra real­men­te sa­car una con­clu­sión, ha­bría que es­car­bar con ma­yor pro­fun­di­dad pa­ra po­ner­le al­gún co­lor po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo. Otro da­to: en el Ín­di­ce Mun­dial de Do­na­ti­vos (por­cen­ta­je de gen­te do­nan­do a pro­yec­tos so­cia­les, fi­lan­tró­pi­cos y ca­ri­da­des), Mé­xi­co pa­só del lu­gar 77 (25% de la po­bla­ción do­na­ba a al­go) al si­tio 101 (18% de la po­bla­ción). ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Ha­bría que en­ten­der si hu­bo al­go que se de­jó de me­dir. O si los mo­vi­mien­tos en la pa­ri­dad cam­bia­ria se to­ma­ron en cuen­ta pa­ra ha­cer com­pa­ra­ti­vos de pe­ras con pe­ras. O si el ba­jo o nu­lo cre­ci­mien­to del po­der ad­qui­si­ti­vo in­ci­dió en que los me­xi­ca­nos dis­mi­nu­yé­ra­mos nues­tras con­tri­bu­cio­nes a cier­tas cau­sas fi­lan­tró­pi­cas. Hay otro ti­po de da­tos que de­jan me­nos es­pa­cio a las in­ter­pre­ta­cio­nes. En el Ín­di­ce de Mor­ta­li­dad In­fan­til, don­de es muy evi­den­te el pro­gre­so de Mé­xi­co, al dis­mi­nuir del lu­gar 67 (77 de ca­da 1,000) al 121 (11 de ca­da 1,000). To­do es cal­cu­la­ble y ca­si to­do es com­pa­ra­ble. Pe­ro lo que im­por­ta ha­cer no­tar es que hay siem­pre re­la­ti­vi­dad. Ana­li­zar da­tos exi­ge en­ten­der con­tex­tos y hur­gar en las po­si­bi­li­da­des de que los ran­gos y pa­rá­me­tros sean co­rrec­tos, co­mo ocu­rre, por ejem­plo, con las en­cues­tas. Sin to­mar es­to en cuen­ta, se­ría fá­cil in­cu­rrir en va­li­dar ase­ve­ra­cio­nes tan tram­po­sas co­mo las de Trump, quien ven­dió, una y otra vez, la per­ver­sa fan­ta­sía de que los in­do­cu­men­ta­dos me­xi­ca­nos eran quie­nes ha­bían ro­ba­do los em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros de los es­ta­dou­ni­den­ses, cuan­do en reali­dad fue la au­to­mo­ti­za­ción y ro­bo­ti­za­ción de los pro­ce­sos. El úni­co da­to co­rrec­to era la caí­da del nú­me­ro de em­pleos. Lo de­más, la in­ter­pre­ta­ción ma­ño­sa de los nú­me­ros.

JA­VIER VIER MARTÍNEZ STAINES Pe­rio­dis­ta rio­dis­ta y di­rec­tor fun­da­dor de Think­tank New Me­dia. Au­tor de dos li­bros y de­vo­to de la gas­tro­no­mía, stro­no­mía, los via­jes, el yo­ga, la música, el ci­ne, el whisky, el mez­cal y las bue­nas con­ver­sa­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.