EL DE­TEC­TI­VE DE LOS AU­TOS

La fir­ma OCRA, crea­da por las ase­gu­ra­do­ras, tra­ba­ja pa­ra re­cu­pe­rar vehícu­los ro­ba­dos, que en 2017 su­frie­ron un año ré­cord.

Expansion (México) - - NEGOCIO - POR: Adrián Es­ta­ñol

fi­na­les de 1998, en Fran­cia, un con­duc­tor lle­gó a una plan­ta de Volks­wa­gen pa­ra arre­glar su Se­dán des­ca­po­ta­ble, el au­to pre­di­lec­to de los co­lec­cio­nis­tas. Pe­ro cuan­do la fá­bri­ca ale­ma­na bus­có en Mé­xi­co, de don­de pro­ve­nía el vehícu­lo, a la Ofi­ci­na Coor­di­na­do­ra de Ries­gos Ase­gu­ra­dos (OCRA), des­cu­brió que te­nía re­por­te de ro­bo. Así na­ció un ca­so con ra­mi­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. OCRA, que tra­ba­ja pa­ra las ase­gu­ra­do­ras en Mé­xi­co, en­vió a dos pe­ri­tos a Pa­rís pa­ra tra­ba­jar con la In­ter­pol. La in­ves­ti­ga­ción des­cu­brió que des­de el puer­to de Ve­ra­cruz ha­bían sa­li­do 116 au­tos ro­ba­dos con per­mi­so de ex­por­ta­ción rum­bo a Pa­rís. Los ven­de­do­res y com­pra­do­res en Fran­cia no te­nían idea del de­li­to, pues la do­cu­men­ta­ción es­ta­ba en regla. Fi­nal­men­te, la In­ter­pol de­tu­vo a la ban­da de de­lin­cuen­tes, com­pues­ta por me­xi­ca­nos, fran­ce­ses y cam­bo­ya­nos. És­te es el ca­so más fa­mo­so que ha en­fren­ta­do OCRA en su la­bor de re­cu­pe­ra­ción de vehícu­los ro­ba­dos, pe­ro es­tá lejos de ser el úni­co. Sui­za, Fin­lan­dia, y has­ta Ru­sia, son al­gu­nos de los paí­ses don­de el per­so­nal de es­ta em­pre­sa ha ini­cia­do in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra re­cu­pe­rar au­tos ase­gu­ra­dos, re­la­ta Mario Cross­well, director ge­ne­ral de OCRA, la em­pre­sa pri­va­da del sec­tor ase­gu­ra­dor en Mé­xi­co. Es­ta fir­ma na­ció en 1994 pa­ra coor­di­nar es­fuer­zos con las au­to­ri­da­des lo­ca­les y fe­de­ra­les, y lo­ca­li­zar, iden­ti­fi­car y re­cu­pe­rar vehícu­los ro­ba­dos. Su la­bor –que cuen­ta con la in­ver­sión de una vein­te­na de ase­gu­ra­do­ras– co­bra re­le­van­cia en un mo­men­to de ro­bos ré­cord de au­tos: en 2017, el de­li­to

Aa­fec­tó 90,187 vehícu­los ase­gu­ra­dos, lo que su­pu­so una pér­di­da eco­nó­mi­ca pa­ra las em­pre­sas de 14,430 mi­llo­nes de pe­sos, se­gún la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Ins­ti­tu­cio­nes de Seguros (AMIS). Ese año, OCRA lo­gró lo­ca­li­zar uno de ca­da dos vehícu­los ro­ba­dos. Las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas, que van des­de ta­ble­tas has­ta au­tos con an­te­nas pa­ra de­tec­tar pla­cas de vehícu­los, han per­mi­ti­do re­du­cir el im­pac­to de los si­nies­tros en las ase­gu­ra­do­ras, se­ña­la Cross­well. Su equi­po –a tra­vés de un fi­dei­co­mi­so pa­ra evi­tar que el di­ne­ro en­tre al sec­tor pú­bli­co– in­vier­te aho­ra en mo­der­ni­za­ción de de­pó­si­tos, tec­no­lo­gía y ca­pa­ci­ta­ción a las po­li­cías y mi­nis­te­rios pú­bli­cos pa­ra re­cu­pe­rar au­tos. Su ba­se vir­tual de da­tos de au­tos ro­ba­dos ya su­pera en efi­cien­cia al re­gis­tro pú­bli­co e, in­clu­so, la In­ter­pol la com­par­te con más de un cen­te­nar de paí­ses. “La la­bor de OCRA ha si­do efi­cien­te, pe­ro se­rá im­por­tan­te re­plan­tear­se es­tra­te­gias, en coor­di­na­ción con las au­to­ri­da­des, en­ca­mi­na­das a lo­grar una ma­yor efec­ti­vi­dad en la pre­ven­ción del ro­bo y me­jo­rar los tiem­pos de li­be­ra­ción de vehícu­los”, se­ña­lan Eva Bus­tos, sub­di­rec­to­ra de Con­trol de In­gre­sos de Quá­li­tas, y Jo­sé Al­ber­to Gon­zá­lez, su director de Ser­vi­cios de Si­nies­tros. Cross­well opi­na que el ré­cord de au­tos ro­ba­dos re­fle­ja la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca, pues no se le da se­gui­mien­to a ni­vel nacional. Se­gún di­ce, es ur­gen­te in­ves­ti­gar co­rra­lo­nes que co­mer­cia­li­zan au­to­par­tes ile­ga­les, per­se­guir fis­cal­men­te a es­tos ne­go­cios y co­lo­car cá­ma­ras y ar­cos que de­tec­ten las pla­cas de los vehícu­los ro­ba­dos. Mien­tras, agre­ga, su em­pre­sa se­gui­rá ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra re­cu­pe­rar es­tos au­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.