SÓ­LO SO­MOS UN SOU­VE­NIR

Atri­buir a las re­des so­cia­les el im­pul­so de ma­ni­fes­tar, a los cua­tro vien­tos, los tes­ti­gos vi­sua­les que bus­can re­co­no­ci­mien­to al sen­ti­do de per­te­nen­cia, es erró­neo.

Expansion (México) - - A FONDO -

bser­vo con sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos una foto en el mu­seo del Lou­vre: una mul­ti­tud se con­gre­ga fren­te al ce­le­bé­rri­mo cua­dro de La Gio­con­da, de Leo­nar­do da Vin­ci. Es un ri­tual de mó­vi­les al­za­dos, in­clu­yen­do sel­fie sticks, pa­ra do­cu­men­tar la pre­sen­cia. La ima­gen la subió la es­cri­to­ra me­xi­ca­na Gabriela So­lís (@ellaes­pru­frock en Ins­ta­gram) y le po­ne un pie de foto pun­tual y pre­ci­so: “El fe­nó­meno de la gen­te in­ten­tan­do ver La Gio­con­da es ca­si una pie­za del mu­seo”. Tras­la­de­mos es­ta es­ce­na a otros mu­seos y pa­la­cios his­tó­ri­cos de fa­ma y re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal: la Ca­pi­lla Six­ti­na, el mu­seo Van Gogh, el mu­seo Pi­cas­so, la Ca­sa Azul de Frida Kah­lo, et­cé­te­ra. Pe­ro no lo de­je­mos ahí. El cuen­to es igual­men­te tras­la­da­ble a cier­tos mer­ca­dos y res­tau­ran­tes de mo­da, even­tos de­por­ti­vos y mu­si­ca­les, y de­más es­ce­na­rios de con­gre­ga­ción so­cial que ten­gan esa au­ra de ha­cer­nos ver ac­tua­li­za­dos, tren­dies, co­ol, hips, bohe­mios, co­no­ce­do­res y de­más ca­li­fi­ca­ti­vos que su­men pun­tos en la es­ca­la pú­bli­ca so­cial. Son ver­da­de­ros es­pec­tácu­los an­tro­po­ló­gi­cos. No nos re­fe­ri­mos, por su­pues­to, al ac­to de tomar fo­to­gra­fías y com­par­tir­las, que pue­de es­tar vin­cu­la­do a nues­tro afán po­de­ro­so de con­tar his­to­rias, com­par­tir el mun­do que nues­tros ojos ob­ser­van. Lo que go­bier­na,

Oen reali­dad, nues­tra ob­se­sión de me­ter­nos en una ha­bi­ta­ción con un tu­mul­to es la an­sie­dad de de­mos­trar que te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de go­zar to­do aque­llo que ha si­do con­sig­na­do por otros como re­le­van­te. Pi­sar el Lou­vre sin de­mos­trar que vi­mos La Gio­con­da, tran­si­tar por Flo­ren­cia sin ha­cer­le ver a los otros que es­tu­vi­mos jun­to al Da­vid, de Mi­guel Án­gel, en la Ga­le­ría de la Aca­de­mia, equi­va­le a ad­mi­tir que no es­ta­mos in­tere­sa­dos en lo que la convención so­cial ha acor­da­do es in­elu­di­ble. So­mos ani­ma­les so­cia­les, sí. De ahí que atri­buir a las re­des so­cia­les nues­tro im­pul­so de ma­ni­fes­tar, a los cua­tro vien­tos, los tes­ti­gos vi­sua­les que bus­can re­co­no­ci­mien­to a nues­tro sen­ti­do de per­te­nen­cia, es erró­neo. En reali­dad, lo que es­tas pla­ta­for­mas nos per­mi­ten es ex­pre­sar­lo en tiem­po real y a gran es­ca­la. Al via­jar, por ejem­plo, fe­nó­meno tan evi­den­te de ex­pre­sión so­cial, se vol­vió in­ne­ce­sa­rio re­co­pi­lar ha­llaz­gos y sou­ve­nirs, re­tor­nar a los cen­tros de re­ve­la­do y con­sig­nar la tra­ve­sía en ál­bu­mes fo­to­grá­fi­cos de gran for­ma­to. Ap­ple, Sam­sung, Facebook e Ins­ta­gram re­du­je­ron el pro­ce­so a uno so­lo: to­ma la foto y sú­be­la. Ac­to se­gui­do, los “me gus­ta” y los co­men­ta­rios se­rán el ter­mó­me­tro del re­co­no­ci­mien­to so­cial a lo que se ha com­par­ti­do, te­ma en que nues­tra sa­lud men­tal y emo­cio­nal con­tri­bu­ye, en ma­yor o me­nor me­di­da, a no frus­trar­nos si esa foto, esa fra­se o esa res­pues­ta no tie­nen el eco que nues­tro ego pre­ten­de lo­grar. No to­dos los miem­bros de nues­tras con­gre­ga­cio­nes de ami­gos y co­no­ci­dos tie­nen el tiem­po o el gus­to com­par­ti­do por nues­tra foto úni­ca e in­des­crip­ti­ble del sép­ti­mo trom­po de ta­cos al pas­tor, el quin­to puen­te pa­ri­sino o el cua­dra­gé­si­mo cuar­to atar­de­cer que postea­mos en las úl­ti­mas cua­tro horas, como pa­ra ce­le­brar nues­tro in­ge­nio y mo­do tan úni­co de ver las co­sas. So­bre to­do, cuan­do lo que ha­ce­mos con ma­yor per­sis­ten­cia es con­fir­mar que só­lo so­mos uno más de los mi­lla­res de miem­bros anó­ni­mos de un cuar­to de mu­seo don­de cuel­ga La Gio­con­da. So­mos el ros­tro más vi­si­ble, evi­den­te y tri­lla­do de un sou­ve­nir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.