Enemi­gos in­ter­nos.

In­ves­ti­ga qué sen­ti­mien­tos te es­tán en­fer­man­do y sa­na tu in­te­rior.

Familia Saludable (México) - - Contenido - POR ANA LAZ­CANO

Aun­que pue­de de­ber­se a una ma­la ali­men­ta­ción o cui­da­dos, las en­fer­me­da­des en gran par­te son oca­sio­na­das por si­tua­cio­nes ne­ga­ti­vas que se van acu­mu­lan­do a lo lar­go de la vi­da, por ejem­plo; pro­ble­mas en el ma­tri­mo­nio, el es­trés del tra­ba­jo, con­flic­tos en la fa­mi­lia, etc. Por ello es im­por­tan­te eli­mi­nar­los. Ade­más de adop­tar há­bi­tos sa­lu­da­bles, ne­ce­si­tas to­mar con­cien­cia de los blo­queos emo­cio­na­les que im­pi­den lle­var una vi­da ple­na y fe­liz. In­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en Uni­ver­si­da­des de Ca­na­dá han de­mos­tra­do que quie­nes tien­den a ser ne­ga­ti­vos pa­de­cen do­lo­res cor­po­ra­les y se en­fer­man con ma­yor fre­cuen­cia. Es­to se de­be a que los se­res hu­ma­nos ubi­can los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos en di­fe­ren­tes zo­nas del cuer­po, por ello nues­tras ac­ti­tu­des son de­ter­mi­na­das en el ni­vel de nues­tro bie­nes­tar tan­to fí­si­co co­mo emo­cio­nal.

Cuan­do el cuer­po te lla­ma

¿Te ha pa­sa­do que de re­pen­te co­mien­zas a sen­tir un do­lor en el es­tó­ma­go, acu­des al mé­di­co y a pe­sar de se­guir un tra­ta­mien­to el ma­les­tar no de­sa­pa­re­ce por com­ple­to? A es­te ti­po de pa­de­ci­mien­tos sin cu­ra apa­ren­te se les lla­ma en­fer­me­da­des psi­co­so­má­ti­cas, las cua­les se de­ri­van de la re­la­ción que exis­te en­tre el cuer­po y la men­te, re­fle­jan­do tan­tos las ac­ti­tu­des co­mo los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos que se sue­len re­pri­mir, y que in­flu­yen en el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo, y que so­lo se pue­den ali­viar a tra­vés de la sa­na­ción in­ter­na.

La me­di­ci­na ti­be­ta­na sos­tie­ne que las en­fer­me­da­des se manifiestan cuan­do el as­pec­to fí­si­co, emo­cio­nal o es­pi­ri­tual es­tán en des­equi­li­brio.

FOTO ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.