L

Familia Saludable (México) - - Nutrete -

os res­fria­dos, la tos y el ca­ta­rro son pa­de­ci­mien­tos muy co­mu­nes du­ran­te la épo­ca in­ver­nal. Y es que ade­más del frío, “los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra y ma­los sis­te­mas de ca­le­fac­ción tien­den a de­bi­li­tar la res­pues­ta in­mu­ne de nues­tro or­ga­nis­mo, so­bre to­do de las vías res­pi­ra­to­rias. Ade­más, en es­ta épo­ca del año

Nues­tro es­cu­do

La de­fen­sa na­tu­ral del cuer­po con­tra in­fec­cio­nes de bac­te­rias y vi­rus es el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, el cual es­tá for­ma­do por una red de cé­lu­las, te­ji­dos y ór­ga­nos. Los gló­bu­los blan­cos (leu­co­ci­tos) que se en­cuen­tran en la mé­du­la ósea, ba­zo y sis­te­ma lin­fá­ti­co tam­bién son par­te de él y se en­car­gan de ata­car los gér­me­nes in­va­so­res. Si el sis­te­ma in­mu­ne fun­cio­na ade­cua­da­men­te, nos pro­te­ge de en­fer­me­da­des, pe­ro si es­tá de­pri­mi­do co­rre­mos el ries­go de en­fer­mar­nos.

Por otra par­te, el me­dio am­bien­te re­pre­sen­ta un con­ti­nuo desafío pa­ra nues­tras de­fen­sas: la con­ta­mi­na­ción, los quí­mi­cos tó­xi­cos, bac­te­rias, vi­rus y hongos aña­den es­trés al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Sin em­bar­go, una bue­na nu­tri­ción dis­mi­nu­ye el ries­go de que las de­fen­sas de nues­tro cuer­po se de­bi­li­ten.

De gran ayu­da

Aun­que no te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de afec­tar la ca­li­dad de la res­pues­ta in­mu­ne de nues­tro or­ga­nis­mo, sí po­de­mos brin­dar­le una nu­tri­ción ade­cua­da y pro­te­ger­lo de los agen­tes que pue­den ata­car­lo, co­mo los ra­yos del sol, cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, ele­men­tos con­ta­mi­nan­tes y fár­ma­cos; o bien, mi­ni­mi­zar su efec­to. Por eso es im­por­tan­te, “du­ran­te to­do el año, lle­var una die­ta equi­li­bra­da pa­ra man­te­ner­nos sa­lu­da­bles y que nues­tro or­ga­nis­mo es­té fuer­te pa­ra la tem­po­ra­da de in­vierno en la que so­mos más pro­pen­sos a en­fer­mar. Asi­mis­mo, en cuan­to co­mien­ce esa épo­ca del año re­for­zar nues­tras de­fen­sas con ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na A y vi­ta­mi­na C”, su­gie­re la es­pe­cia­lis­ta. El con­su­mo de zinc y otros mi­cro­nu­tri­men­tos co­mo hie­rro, se­le­nio y vi­ta­mi­na E (con ac­ción an­ti­oxi­dan­te) tam­bién son fun­da­men­ta­les y no de­be­mos ol­vi­dar con­su­mir pro­teí­nas, ya que la de­fi­cien­cia pro­tei­ca fa­vo­re­ce la pro­pen­sión a ad­qui­rir en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas. exis­ten pe­rio­dos de ma­yor con­ta­mi­na­ción, lo que con­lle­va tam­bién a una de­fi­cien­cia in­mu­ni­ta­ria”, afir­ma la nu­trió­lo­ga Karime Phe­res Sayún. To­do es­to nos ha­ce más pro­pen­sos a con­traer al­gún vi­rus o bac­te­ria que no so­la­men­te pue­den pro­vo­car­nos pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, tam­bién com­pli­ca­cio­nes gas­tro­in­tes­ti­na­les.

Lo que nos afec­ta

❆ Ex­po­ner­nos a tem­pe­ra­tu­ras muy ba­jas sin

es­tar bien abri­ga­dos. ❆ Cam­biar de ma­ne­ra brus­ca de am­bien­te. ❆ Man­te­ner­nos en un lu­gar ce­rra­do con

per­so­nas en­fer­mas. ❆ No la­var­nos las ma­nos cons­tan­te­men­te. ❆ No ali­men­tar­nos sa­na­men­te y te­ner de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­nas ha­ce que las de­fen­sas ba­jen y sea­mos más pro­pen­sos a en­fer­mar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.