L

Familia Saludable (México) - - Equilibrate -

a me­di­ta­ción te per­mi­te lle­gar a una con­cien­cia men­tal en la cual el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es en­fo­car­te, ob­ser­var y ana­li­zar lo que te ro­dea de una ma­ne­ra in­tui­ti­va, que te po­si­bi­li­te ver más allá de lo evi­den­te.

De acuer­do con Kath­leen McDo­nald, me­di­tar sig­ni­fi­ca ser ho­nes­ta con­ti­go mis­ma, ver tu reali­dad y tra­ba­jar con tu en­torno pa­ra ser pro­ve­cho­sa. Es­ta prác­ti­ca te ayu­da a re­la­jar­te, pues al es­tar cen­tra­da en el pre­sen­te, apren­des a te­ner me­nos ex­pec­ta­ti­vas y con ello, me­nos de­cep­cio­nes, por lo tan­to, te man­tie­nes en un es­ta­do de equi­li­brio po­si­ti­vo y acep­tas tu vi­da tal y co­mo es.

Tu men­te se en­cuen­tra lle­na de ex­pe­rien­cias que van cam­bián­do­te con el paso del tiem­po. Es­te pro­ce­so no es al­go fí­si­co, pe­ro co­mo es­tá to­tal­men­te co­nec­ta­da con tu cuer­po, se re­fle­ja en tus ac­cio­nes y sen­ti­mien­tos, por ello es vi­tal que apren­das a com­pren­der­la y uti­li­zar­la pa­ra me­jo­rar tu per­cep­ción del mun­do, di­cha ha­bi­li­dad pue­des ob­te­ner­la a tra­vés de la me­di­ta­ción.

Agra­de­ce

Se­gu­ra­men­te mu­chas ve­ces te con­cen­tras más en el fu­tu­ro y de­jas a un la­do el pre­sen­te; si bien es cier­to ne­ce­si­tas sa­ber a dón­de quie­res lle­gar, lo más im­por­tan­te es co­no­cer el mo­men­to y lu­gar en el que te en­cuen­tras en es­te pre­ci­so ins­tan­te.

Se tra­ta de acep­tar que vi­ves en el aho­ra y que es­tá bien dis­fru­tar de lo que tie­nes, pue­des ha­cer mu­chas co­sas pen­san­do en lo que ven­drá pró­xi­ma­men­te y en lo que deseas, pe­ro tam­bién de­bes ser ca­paz de dar­te pe­que­ñas pau­sas pa­ra apre­ciar y en­fo­car­te en lo que te ha­ce fe­liz.

Lo más va­lio­so que tie­nes es tu esen­cia co­mo per­so­na, pues co­mo Ana Pau­la Do­mín­guez men­cio­na en su li­bro El Ma­pa de la Fe­li­ci­dad, los bie­nes ma­te­ria­les que tie­nes hoy pue­den des­apa­re­cer ma­ña­na, in­clu­so las per­so­nas que se en­cuen­tran a tu al­re­de­dor pue­den no es­tar des­pués; com­pren­der el des­ape­go, no afe­rrar­te a las co­sas y dis­fru­tar ca­da ins­tan­te sa­bien­do que va a ter­mi­nar pe­ro agra­de­cien­do lo que es aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.