Me­di­ta­ción ana­lí­ti­ca

Familia Saludable (México) - - Equilibrate -

En su li­bro Apren­dien­do de los La­mas, Kath­leen McDo­nald ex­pli­ca es­te ti­po de me­di­ta­ción: se tra­ta de una vi­sión profunda que co­mien­za por co­no­cer có­mo son las co­sas. Uti­li­zan­do tu pen­sa­mien­to pue­des iden­ti­fi­car aque­llo que te ha­ce in­fe­liz, lo que afec­ta o me­jo­ra tus ac­ti­tu­des y sen­ti­mien­tos, pa­ra po­co a po­co ir eli­mi­nan­do lo ne­ga­ti­vo y cul­ti­van­do lo que te pro­por­cio­na paz y fe­li­ci­dad.

Lo más im­por­tan­te de es­te ti­po de me­di­ta­ción es que te brin­da la ha­bi­li­dad de abrir tus ojos ha­cia la reali­dad, lle­gan­do a un pun­to en el que com­pren­des que to­do es par­te de la na­tu­ra­le­za, to­do tie­ne una cau­sa y una con­se­cuen­cia, un prin­ci­pio y un fi­nal. Com­pren­der el mo­men­to en el que te en­cuen­tras sig­ni­fi­ca, en gran par­te, re­co­no­cer que to­do lo que tie­nes y eres en el pre­sen­te, ocu­rrió en tu pa­sa­do. Ca­be des­ta­car que la me­di­ta­ción ana­lí­ti­ca no bus­ca que cul­pes a tus ac­cio­nes pa­sa­das o a otros fac­to­res ex­ter­nos de tus pro­ble­mas ac­tua­les, sino que los en­tien­das.

Mu­chos de los pro­ble­mas par­ten de la for­ma en que te per­ci­bes a ti mis­ma y a tu en­torno, es­to ocu­rre por­que a la ma­yo­ría de las per­so­nas les re­sul­ta más fá­cil ver las co­sas ne­ga­ti­vas y, con el paso del tiem­po, es­to de­ri­va en una frus­tra­ción.

Pe­ro tran­qui­la, el au­tor ase­gu­ra que pa­ra cam­biar­lo bas­ta con en­ten­der tus pro­ce­sos men­ta­les. Co­mien­za por crear una ba­se en la que se en­cuen­tre la co­rrec­ta vi­sión de tu pro­pia reali­dad, acep­ta tan­to tus vir­tu­des co­mo tus de­fec­tos y en­fó­ca­te en me­jo­rar tus ca­rac­te­rís­ti­cas bue­nas y trans­for­mar o eli­mi­nar las ma­las.

Bas­ta con ha­cer una re­vi­sión profunda y sin­ce­ra de quién eres pa­ra dar­te cuen­ta de que la ma­yo­ría de lo que con­si­de­ras di­fi­cul­ta­des, es me­nos com­pli­ca­do de lo que tú crees. En es­te sen­ti­do, la me­di­ta­ción se­rá la he­rra­mien­ta que te lle­va­rá a ese es­ta­do men­tal en el que se­rás ca­paz de cam­biar tu for­ma de pen­sar, to­man­do po­co a po­co con­cien­cia de có­mo eres y de lo mu­cho que tie­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.