Llé­va­lo a la prác­ti­ca

Familia Saludable (México) - - Equilibrate -

Aho­ra que sa­bes la im­por­tan­cia que tie­ne la me­di­ta­ción ana­lí­ti­ca, he­mos pre­pa­ra­do pa­ra ti los pa­sos pa­ra ha­cer­la, ba­sa­dos en los ejer­ci­cios que Kath­leen McDo­nald su­gie­re. Sién­ta­te có­mo­da­men­te con la es­pal­da rec­ta y per­mi­te que tu cuer­po se re­la­je. Cuan­do tu men­te es­té cal­ma­da, ge­ne­ra un pen­sa­mien­to mo­ti­va­cio­nal so­bre la me­di­ta­ción que vas a rea­li­zar, es de­cir, pien­sa en lo mu­cho que te ayu­da­rá y en to­do lo bueno que trae­rá a tu vi­da. Pien­sa y con­cén­tra­te en tus cua­li­da­des po­si­ti­vas; re­cuér­da­te que pue­des desa­rro­llar­las pa­ra traer be­ne­fi­cios a tu vi­da y a la de los de­más. Ima­gi­na có­mo se­ría ser al­guien más, otro ser vi­vo, por ejem­plo, un ani­mal; es­to te ayu­da­rá a re­co­no­cer lo afor­tu­na­da que eres por el sim­ple he­cho de ser hu­ma­na. Tam­bién pue­des pen­sar en có­mo se­ría tu vi­da si tu­vie­ras al­gu­na en­fer­me­dad o al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, así co­men­za­rás a va­lo­rar las con­di­cio­nes que tie­nes en es­te mo­men­to. Cen­tra tu aten­ción en las ha­bi­li­da­des y ven­ta­jas que tie­nes co­mo per­so­na, tus opor­tu­ni­da­des, los se­res que­ri­dos que te ro­dean y en­ton­ces, cuan­do te des cuen­ta de lo pre­cio­sa que es tu vi­da, de­ci­de cuál es la me­jor for­ma de apro­ve­char to­das esas bon­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.