Te­ra­pia Cup­ping.

Re­lá­ja­te, cú­ra­te, re­cár­ga­te de ener­gía. Es­ta es una te­ra­pia que te ayu­da­rá a sen­tir­te re­no­va­da.

Familia Saludable (México) - - CONTENIDO - POR JES­SI­CA LÓPEZ CERVANTES ASE­SO­RÍA SO­NIA LERMAN, PSI­CÓ­LO­GA Y MÁS­TER EN MASOTERAPIA

Re­co­bra tu ener­gía.

En las an­ti­guas prác­ti­cas cha­má­ni­cas, las ven­to­sas se apli­ca­ban con el fin de suc­cio­nar el es­pí­ri­tu cau­san­te de la en­fer­me­dad del cuer­po. Ac­tual­men­te, más o me­nos se apli­can con el mis­mo sen­ti­do, es de­cir, no hay es­pí­ri­tu, pe­ro sí un ma­les­tar, so­bre to­do mus­cu­lar. De he­cho, jus­to por es­to es que mu­chos de­por­tis­tas las han usa­do co­mo te­ra­pia de reha­bi­li­ta­ción; el más des­ta­ca­do es el ti­bu­rón de Bal­ti­mo­re, Mi­chael Phelps, quien en los jue­gos olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro se de­jó ver con apa­ra­to­sos he­ma­to­mas en su es­pal­da y hom­bros. Cues­tión que pu­so en bo­ca de to­dos la te­ra­pia Cup­ping, a pe­sar de que lle­va más de 3 mil años de exis­ten­cia.

¿En qué con­sis­tía tal te­ra­pia? ¿Pa­rá qué ser­vía? ¿Por qué de­ja­ba ta­les mar­cas? Fue­ron al­gu­nas de la pre­gun­tas que el ca­so Phelps nos de­jó. Por eso, hoy re­cu­rri­mos a la es­pe­cia­lis­ta So­nia Lerman, fun­da­do­ra y te­ra­peu­ta de Cen­tro Ma­ple, pa­ra que nos ayu­de a di­lu­ci­dar las du­das y a co­no­cer bien a bien qué es el Cup­ping o me­di­ci­na del pro­fe­ta, co­mo la co­no­cen los ára­bes.

El ca­lor de las ven­to­sas te pro­por­cio­na una sen­sa­ción de con­fort y re­la­ja­ción; equi­li­bra tus emo­cio­nes ha­cién­do­te sen­tir ali­via­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.