¿Cuán­do de­jar las re­des so­cia­les?

A ve­ces, es ne­ce­sa­rio “dar­se unas va­ca­cio­nes” de la tec­no­lo­gía.

Familia Saludable (México) - - CONTENIDO - POR AL­MA RA­MÍ­REZ • FO­TOS ISTOCK

Al­gu­nos es­tu­dios com­prue­ban que in­ter­net y en es­pe­cí­fi­co, las re­des so­cia­les au­men­tan la de­pre­sión y an­sie­dad. Una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, en Es­ta­dos Uni­dos, afir­ma que es­te ti­po de pá­gi­nas dis­mi­nu­yen la sen­sa­ción de ple­ni­tud y fe­li­ci­dad; de igual for­ma, la Uni­ver­si­dad de Stan­ford dio a co­no­cer en un es­tu­dio que tam­bién au­men­tan la sen­sa­ción de so­le­dad e in­sa­tis­fac­ción,

aun­que so­lo ac­tua­li­ces tu per­fil de vez en cuan­do. Lo an­te­rior se de­be a que la ma­yo­ría de las per­so­nas uti­li­za sus re­des so­cia­les pa­ra pu­bli­car es­ta­dos y fo­to­gra­fías en las que mues­tran lo me­jor de sí mis­mas, con un to­que de fri­vo­li­dad; por eso, es ha­bi­tual ob­ser­var, por ejem­plo, so­la­men­te los mo­men­tos agra­da­bles de las va­ca­cio­nes, en lu­gar de los de­ta­lles en­go­rro­sos co­mo la rea­li­za­ción del

pre­su­pues­to o los ho­ra­rios com­pli­ca­dos.

“Las re­des so­cia­les se con­vir­tie­ron en mi peor enemi­go lue­go de que ter­mi­né con mi pa­re­ja des­pués de cin­co años de re­la­ción. Era co­mo si to­do el mun­do es­tu­vie­ra en mi con­tra: cuan­do ini­cia­ba se­sión, mi mu­ro se lle­na­da con fo­tos de mis ami­gas di­vir­tién­do­se de lo lin­do con sus no­vios o es­po­sos, o mos­tra­ban lo ma­ra­vi­llo­sa que era su vi­da (via­jes, com­pras, vi­si­tas a lu­ga­res de mo­da). En cam­bio yo, sen­tía que na­da iba bien, no te­nía na­da so­bre­sa­lien­te que pu­bli­car, es­ta­ba in­mer­sa en una pro­fun­da tris­te­za que sin du­da au­men­ta­ba mien­tras na­ve­ga­ba en es­tas pá­gi­nas”, re­la­ta Re­gi­na, de 30 años.

¿VI­DA SIN RE­DES SO­CIA­LES?

“Tu­ve que acu­dir a terapia; una de las pri­me­ras re­co­men­da­cio­nes del psi­có­lo­go fue que de­ja­ra por un tiem­po to­das mis re­des so­cia­les, que las blo­quea­ra de for­ma in­de­fi­ni­da pa­ra que no tu­vie­ra la ten­ta­ción de en­trar, es más, me di­jo que co­mo pri­mer pa­so de­bía eli­mi­nar de mi lis­ta de ami­gos a mi ex. Lo hi­ce, me en­fo­qué en la ‘vi­da real’ y to­do cam­bió, em­pe­cé a sa­lir más, a co­no­cer a otras per­so­nas y a dis­fru­tar de ac­ti­vi­da­des que an­tes no rea­li­za­ba”, con­ti­núa Re­gi­na.

Los es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan que las ex­pa­re­jas no for­men par­te de los “ami­gos”, in­clu­so hay un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Oa­kland que ase­gu­ra que se­guir en con­tac­to con tu ex­no­vio, aun­que sea de for­ma amis­to­sa, po­dría ser un signo de nar­ci­sis­mo, o tal vez peor, de psi­co­pa­tía. Por tal mo­ti­vo, de­bes ser muy cui­da­do­sa con tus ami­gos vir­tua­les, así co­mo de la in­for­ma­ción que pu­bli­cas, ya que es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, ade­más de re­ve­lar sig­nos cla­ros de tu per­so­na­li­dad, se pue­den con­ver­tir en blanco de hac­kers que pu­die­ran ha­cer un uso inapro­pia­do de tus da­tos.

A con­ti­nua­ción te da­mos una lis­ta de aque­llos te­mas que es me­jor no pu­bli­car (o ha­cer­lo con cui­da­do) en tus re­des.

1

Tu re­la­ción amo­ro­sa. De se­gu­ro es­tás sú­per emo­cio­na­da por tu nue­vo amor y quie­res gri­tar­lo a los cua­tro vien­tos, pe­ro te acon­se­ja­mos que seas dis­cre­ta. Pue­des cam­biar el es­ta­tus de tu re­la­ción, pe­ro no sa­tu­res el mu­ro de los de­más con pu­bli­ca­cio­nes amo­ro­sas. Lo mis­mo su­ce­de si aca­bas de ter­mi­nar; co­mo ya lo men­cio­na­mos an­tes, usar las re­des so­cia­les co­mo pa­ño de lá­gri­mas so­lo de­mues­tra in­ma­du­rez.

2

Área la­bo­ral. No pu­bli­ques to­dos los da­tos de dón­de tra­ba­jas, qué pues­to tie­nes y has­ta a qué ho­ra sa­les de tra­ba­jar; es in­for­ma­ción que otros po­drían uti­li­zar pa­ra vi­gi­lar­te. Tam­po­co pu­bli­ques co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos so­bre tus je­fes o com­pa­ñe­ros; si tie­nes al­gún pro­ble­ma, lo me­jor es ha­blar­lo di­rec­ta­men­te con la per­so­na in­di­ca­da. Re­cuer­da que hay re­clu­ta­do­res que son­dean las re­des so­cia­les de quie­nes van a con­tra­tar, por tal mo­ti­vo tam­bién de­bes cui­dar las fo­to­gra­fías que subes, a fin de evi­tar aque­llas com­pro­me­te­do­ras.

3

Com­par­tir tus die­tas o ru­ti­nas de ejer­ci­cio. A me­nos que seas en­tre­na­do­ra o health coach, evi­ta fo­to­gra­fiar tu sa­na ali­men­ta­ción o tu ru­ti­na en el gim­na­sio. Si quie­res cam­biar tu es­ti­lo de vi­da por uno más sa­lu­da­ble, so­lo haz­lo. La gen­te cer­ca­na a ti de in­me­dia­to no­ta­rá el cam­bio y es a ellos a quie­nes real­men­te les im­por­ta­rá el gran es­fuer­zo que es­tás ha­cien­do por tu sa­lud.

4

Da­tos de se­gu­ri­dad. No es­tá de más de­cir­te que por na­da del mun­do de­bes com­par­tir tus con­tra­se­ñas, te­lé­fo­nos, nú­me­ros de cuen­tas ban­ca­rias, ni tu di­rec­ción. Uti­li­za la con­fi­gu­ra­ción de pri­va­ci­dad de tu red so­cial pa­ra que li­mi­tes tus pu­bli­ca­cio­nes so­lo a aque­llas per­so­nas que de ver­dad co­noz­cas y que con­si­de­res tus ami­gos reales.

5

Es­ti­lo de vi­da. Pue­de ser atrac­ti­vo pu­bli­car que tu amor te lle­vó a ce­nar a un lu­jo­so res­tau­ran­te, pe­ro no ha­gas check-in en to­dos y ca­da uno de los lu­ga­res que vi­si­tas, ni les ha­gas sa­ber a to­dos tus contactos que te irás de va­ca­cio­nes y que te la es­tás pa­san­do de ma­ra­vi­lla su­bien­do fo­tos de ca­da ac­ti­vi­dad que rea­li­zas, ade­más de que a muy po­ca gen­te le im­por­ta lo que ha­ces, crée­nos, hay quie­nes apro­ve­chan esa in­for­ma­ción pa­ra co­me­ter delitos.

Re­gi­na co­men­ta que al ca­bo de unos me­ses vol­vió a ac­ti­var su cuen­ta (ya que es un ex­ce­len­te me­dio de co­mu­ni­ca­ción, que sa­bién­do­lo usar, se le pue­de sa­car mu­cho pro­ve­cho), pe­ro lue­go de la ex­pe­rien­cia vi­vi­da to­mó cier­tas pre­cau­cio­nes, ade­más de que...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.