PSI­CO­LÓ­GI­CO

EN­TRE­NA­MIEN­TO DE LOS JUE­CES DE SI­LLA

Flashtennis - - Contenido - POR: CLAU­DIA RI­VAS*

DE ACUER­DO A MI EX­PE­RIEN­CIA, ES­TOS SON LOS 9 FAC­TO­RES QUE IN­FLU­YEN EN EL AS­PEC­TO PSI­CO­LÓ­GI­CO Y EL DESEM­PE­ÑO DEL JUEZ DE SI­LLA:

UN ÁR­BI­TRO, UN RE­FE­REE, UN JUEZ DE SI­LLA o cual­quier otra per­so­na en el ám­bi­to de­por­ti­vo que car­gue so­bre sus hom­bros la res­pon­sa­bi­li­dad de ad­mi­nis­trar ese com­ple­jo va­lor lla­ma­do jus­ti­cia, en­fren­ta si­tua­cio­nes psi­co­ló­gi­cas com­pli­ca­das en don­de de­be to­mar de­ci­sio­nes en mi­li­se­gun­dos que in­flu­yen no só­lo en la per­cep­ción de su ca­pa­ci­dad y desem­pe­ño, sino que tam­bién pue­den cam­biar el rum­bo del par­ti­do, afec­tan­do a de­por­tis­tas, pa­tro­ci­na­do­res y afi­cio­na­dos.

Cuan­do tra­ta­mos el te­ma de psi­co­lo­gía del de­por­te, ge­ne­ral­men­te que­da so­bre­en­ten­di­do que ha­bla­mos de los atle­tas, pe­ro en es­ta oca­sión, nues­tro en­fo­que es el juez de si­lla.

1.

EX­PEC­TA­TI­VAS PRO­PIAS. Cuan­do las ex­pec­ta­ti­vas de desem­pe­ño son irrea­les re­sul­ta en es­trés adi­cio­nal so­bre sus hom­bros.

2.

MA­LAS AC­TUA­CIO­NES AN­TE­RIO­RES. Si el juez de si­lla ha te­ni­do una ra­cha de ma­las ac­tua­cio­nes se ge­ne­ra una pre­sión ex­tra pa­ra re­ver­tir la ten­den­cia ne­ga­ti­va y lo­grar un buen desem­pe­ño en ca­da par­ti­do sub­se­cuen­te.

3.

EVA­LUA­CIO­NES NE­GA­TI­VAS IN­JUS­TI­FI­CA­DAS. Son las si­tua­cio­nes en don­de los jue­ces de si­lla se han sen­ti­do juz­ga­dos de ma­ne­ra in­jus­ta por ju­ga­do­res/pú­bli­co/ pren­sa, ex­pe­rien­cia que los lle­va a “que­rer de­mos­trar” que son jus­tos y acer­ta­dos.

4.

ERRO­RES CO­ME­TI­DOS DU­RAN­TE EL PAR­TI­DO EN CUR­SO. Es­to se pre­sen­ta co­mo un blo­queo emo­cio­nal que re­sul­ta cuan­do el juez de si­lla co­me­te un error y per­ma­ne­ce “an­cla­do” en es­te, sin per­mi­tir­se desechar­lo y se­guir ade­lan­te.

5.

ES­TA­DOS EMO­CIO­NA­LES NE­GA­TI­VOS TAN­TO PER­SO­NA­LES CO­MO SO­CIA­LES. En­tre los pri­me­ros en­con­tra­mos el can­san­cio, de­pre­sión, do­lo­res y en­fer­me­dad. Den­tro de los so­cia­les, po­de­mos ci­tar: sen­tir­se po­co acep­ta­dos por co­le­gas, que­rer com­pla­cer a to­da cos­ta a sus su­pe­rio­res, a los te­nis­tas, al pú­bli­co o los me­dios.

6.

COM­POR­TA­MIEN­TO AGRE­SI­VO POR PAR­TE DE UN JU­GA­DOR. Un te­nis­ta que re­pe­ti­da­men­te cues­tio­na los pun­tos y que le da por dis­cu­tir, pue­de lle­gar a pre­sio­nar al juez de si­lla de tal ma­ne­ra que dis­tor­sio­ne su per­cep­ción y jui­cio, afec­tan­do más su to­ma de de­ci­sio­nes.

7.

UN MATCH ATRA­VE­SAN­DO POR UN MO­MEN­TO CLA­VE. Co­mo por ejem­plo, match point, set point, break point, muer­te sú­bi­ta, etc; lo cual ge­ne­ra ma­yor pre­sión en to­dos, in­clu­yen­do el juez de si­lla.

8.

EL “PE­SO” DE LOS TE­NIS­TAS (FA­MA, RAN­KING, ETC.). El juez de si­lla tam­po­co es in­mu­ne a es­tos fac­to­res y tam­bién su­man al fac­tor pre­sión.

9.

PRO­TES­TAS DE EN­TRE­NA­DO­RES, PA­DRES Y PÚ­BLI­CO.

Con­si­de­ran­do to­dos los fac­to­res an­te­rio­res, el juez de si­lla ne­ce­si­ta su­pe­rar las con­di­cio­nes ad­ver­sas que se va­yan pre­sen­tan­do a lo largo del match, man­te­nien­do un óp­ti­mo es­ta­do fí­si­co y emo­cio­nal que le per­mi­ta te­ner un buen desem­pe­ño.

CON ES­TO EN MEN­TE, HAY 4 VA­RIA­BLES PSI­CO­LÓ­GI­CAS QUE LE BRIN­DAN AL JUEZ DE SI­LLA LAS HE­RRA­MIEN­TAS EMO­CIO­NA­LES PA­RA EN­FREN­TAR SU COM­PRO­MI­SO DE­POR­TI­VO CON ÉXI­TO:

A

EN­TRE­NA­MIEN­TO DEL CON­TROL EMO­CIO­NAL. La tem­plan­za es la cua­li­dad que lle­va­rá al juez de si­lla a te­ner un ade­cua­do ma­ne­jo emo­cio­nal y a to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das. B

DE­SA­RRO­LLO DE LA AU­TO­CON­FIAN­ZA Y AU­TO­EFI­CA­CIA. Par­tien­do de la ca­pa­ci­ta­ción con­ti­nua, el juez de si­lla ne­ce­si­ta es­tar con­ven­ci­do de que se en­cuen­tra bien pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar cual­quier ti­po de in­ci­den­te. Ne­ce­si­ta ade­más apun­ta­lar su au­to­efi­ca­cia con una bue­na do­sis de per­se­ve­ran­cia, au­to­dis­ci­pli­na y apertura al apren­di­za­je. Cuan­do un juez de si­lla se co­no­ce a sí mis­mo, su la­bor y la tras­cen­den­cia de sus de­ci­sio­nes, pue­de en­tre­nar de ma­ne­ra ade­cua­da los as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos que mul­ti­pli­ca­rán la efec­ti­vi­dad de su tra­ba­jo sin cos­to a su sa­lud fí­si­ca y men­tal (re­cor­de­mos que un ma­ne­jo inade­cua­do de es­trés li­te­ral­men­te en­fer­ma).

C

Un as­pec­to psi­co­ló­gi­co fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to de los jue­ces de si­lla es po­der man­te­ner el “ni­vel de con­cen­tra­ción” du­ran­te la du­ra­ción del match. Es­ta ha­bi­li­dad ne­ce­si­ta en­tre­na­mien­to cons­tan­te y es muy im­por­tan­te que du­ran­te el par­ti­do se­pan cuán­do de­ben des­can­sar sus fo­cos aten­cio­na­les y cuan­do “ac­ti­var­los”.

D

Sin to­le­ran­cia a la frus­tra­ción no se pue­de ha­cer na­da, ya que es­te sen­ti­mien­to tie­ne la ma­la cos­tum­bre de pre­sen­tar­se con­ti­nua­men­te en la vi­da y más en el mun­do del de­por­te, don­de es una cons­tan­te. El juez de si­lla ne­ce­si­ta sa­ber que es­tá en el “ojo del hu­ra­cán” y siem­pre se le es­tá eva­luan­do y cri­ti­can­do su desem­pe­ño, por lo que de­be evi­tar de­jar­se arras­trar por los mo­men­tos frus­tran­tes de su tra­ba­jo pa­ra en­fo­car­se en el pre­sen­te, o sea en el pun­to que se jue­ga en ese mo­men­to. Tam­bién es vi­tal que apren­da a nu­trir­se de sus acier­tos.

Al fin de cuen­tas, el re­to tan­to del juez de si­lla co­mo de to­dos no­so­tros es tras­cen­der pa­ra lle­gar a ser la me­jor ver­sión de uno mis­mo, lo cual es par­te in­te­gral de nues­tro or­gu­llo per­so­nal en cual­quier ac­ti­vi­dad hu­ma­na que em­pren­da­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.