TIPS DE LOS TOP PRO

Flashtennis - - Contenido - PRO­YEC­CIÓN A ME­DIANO PLA­ZO

LAS ALIAN­ZAS ES­TRA­TÉ­GI­CAS

Pa­ra prin­ci­pios de la década de los 90´ los di­rec­ti­vos de la ITF y ATP es­ta­ban con­ven­ci­dos de que La­ti­noa­mé­ri­ca re­que­ría un tor­neo de cla­se mun­dial, pe­ro aho­ra el pro­ble­ma era eco­nó­mi­co, pues en ese mo­men­to los de­re­chos pa­ra los tor­neos se subas­ta­ban a ni­vel in­ter­na­cio­nal y eso sig­ni­fi­ca­ba que ge­ne­ral­men­te que­da­ban en ma­nos de em­pre­sa­rios ja­po­ne­ses o ale­ma­nes que eran los que ofre­cían más di­ne­ro y op­ta­ban por lle­var­se el tor­neo a al­gu­na par­te del mun­do co­mo Sin­ga­pur.

Una fi­gu­ra cla­ve pa­ra su­pe­rar es­te obs­tácu­lo fue el fran­cés Pie­rre Dar­món, vi­ce­pre­si­den­te de la ATP, quien guar­da­ba un ca­ri­ño es­pe­cial ha­cía Mé­xi­co por es­tar ca­sa­do con Ro­sa María “Pa­ja­ri­ta” Re­yes, ga­na­do­ra del do­bles en Ro­land Ga­rros en 1958.

A prin­ci­pios de 1992, Dar­món se en­te­ró de que se ven­de­rían los de­re­chos de un tor­neo de ar­ci­lla que se ju­ga­ba en Bra­sil e in­me­dia­ta­men­te pen­só que és­te era el tor­neo que Mé­xi­co ha­bía es­ta­do es­pe­ran­do y que me­re­cía.

Pie­rre fue cla­ve en apo­yar la ini­cia­ti­va me­xi­ca­na pa­ra que es­te tor­neo, cu­yos de­re­chos es­ta­ban dis­po­ni­bles, no se subas­ta­ra fue­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca. Otro fac­tor que co­la­bo­ró fue el he­cho de que los de­más paí­ses de la re­gión co­mo Ar­gen­ti­na y Uru­guay ma­ni­fes­ta­ron su apo­yo pa­ra que Mé­xi­co re­ci­bie­ra la asig­na­ción del tor­neo.

IN­VER­SO­RES Y SPON­SOR CLA­VE

Pa­ra con­cre­tar la com­pra ha­bía que cu­brir un pa­go to­tal de 600 mil dó­la­res. Afor­tu­na­da­men­te, va­rios em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos vi­sio­na­rios vie­ron po­ten­cial en el proyecto. Pe­ro con la fe­cha lí­mi­te en­ci­ma pa­ra ha­cer la trans­fe­ren­cia de los fon­dos a Nue­va York, Je­sús To­pe­te ex­pli­ca que fal­ta­ban apro­xi­ma­da­men­te un cuar­to de mi­llón de dó­la­res. Fue en­ton­ces cuan­do sa­lió al res­ca­te un gru­po de en­tu­sias­tas hom­bres de ne­go­cio en­ca­be­za­dos por Car­los Gó­mez y Gó­mez me­dian­te los cua­les se con­cre­tó la com­pra.

El pri­mer pa­tro­ci­na­dor prin­ci­pal que tu­vo el even­to fue el Ban­co Me­xi­cano, cu­yo pa­tro­ci­nio del Abier­to ali­nea­ba per­fec­ta­men­te con su es­tra­te­gia co­mer­cial.

DE LA IDEA AL PRO­DUC­TO

La pri­me­ra edi­ción del Abier­to Me­xi­cano se reali­zó en fe­bre­ro de 1993 en el Club Ale­mán de la Ciu­dad de Mé­xi­co, apro­ve­chan­do la in­fra­es­truc­tu­ra y or­ga­ni­za­ción que se uti­li­zó pa­ra la se­rie Co­pa Da­vis con­tra Ca­na­dá que se dis­pu­tó unas se­ma­nas an­tes.

Ló­gi­ca­men­te, el pri­mer Abier­to re­gis­tró al­gu­nas de­fi­cien­cias co­mo el he­cho de que Mé­xi­co no con­ta­ba con jue­ces acre­di­ta­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, pe­ro in­me­dia­ta­men­te se pro­ce­dió a so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que se de­tec­ta­ron. Otros pa­tro­ci­na­do­res que se in­cor­po­ra­ron fue­ron Vi­sa, Herdez y Na­tio­nal Rent a Car, en­tre otros.

PEN­SAN­DO EN GRAN­DE

Nom­bres im­por­tan­tes ha­bían he­cho reali­dad el Abier­to Me­xi­cano, pe­ro quien lo de­to­nó al si­guien­te ni­vel fue el im­pul­sor del de­por­te y em­pre­sa­rio de los me­dios, Ale­jan­dro Bu­ri­llo Az­cá­rra­ga, quien de­tec­tó el po­ten­cial del even­to y lo ad­qui­rió en 1998, des­pués de que el tor­neo en­fren­ta­ra se­rios pro­ble­mas fi­nan­cie­ros. Bu­ri­llo y su equi­po mar­ca­rían una nue­va era del Abier­to que lo lle­va­ría a con­so­li­dar­se co­mo el me­jor tor­neo de La­ti­noa­mé­ri­ca, só­li­da­men­te pa­tro­ci­na­do por Tel­cel.

RE­UBI­CAN­DO EL TOR­NEO A ACA­PUL­CO

Ochen­ta por cien­to de los tor­neos en el mun­do se jue­gan a ni­vel del mar y una cons­tan­te que­ja de los te­nis­tas que par­ti­ci­pa­ban en el Abier­to Me­xi­cano era que la al­ti­tud de la Ciu­dad de Mé­xi­co di­fi­cul­ta­ba mu­cho el con­trol de la pe­lo­ta. Los ju­ga­do­res in­clu­so ame­na­za­ban a los or­ga­ni­za­do­res de no ins­cri­bir­se al año si­guien­te. “La de­ci­sión de ba­jar­lo a ni­vel del mar, fue muy acer­ta­da”, ex­pli­ca Je­sús To­pe­te, so­bre la re­ubi­ca­ción del tor­neo a Aca­pul­co en 2001. Adi­cio­nal­men­te, me­dian­te la Au­to­pis­ta del Sol, Aca­pul­co se co­nec­tó de for­ma rá­pi­da y fá­cil con los afi­cio­na­dos al tenis de una de las me­tró­po­lis más po­bla­das del mun­do, la Ciu­dad de Mé­xi­co. De es­ta ma­ne­ra, se pue­de com­bi­nar el tor­neo con unas va­ca­cio­nes en la pla­ya, den­tro del be­llo es­ce­na­rio del Ho­tel Fair­mont Aca­pul­co Prin­cess, se­de del even­to.

RE­CO­NO­CI­MIEN­TOS E IN­TER­NA­CIO­NA­LI­ZA­CIÓN

El Abier­to Me­xi­cano ha ga­na­do va­rios re­co­no­ci­mien­tos de la ATP y la WTA, en­tre ellos el de ser nom­bra­do el tor­neo fa­vo­ri­to de los ju­ga­do­res y co­mo con­se­cuen­cia ha subido de ni­vel y hoy día es un tor­neo cla­si­fi­ca­do “ATP Open 500”, de los cua­les so­la­men­te hay on­ce en el mun­do. ESPN trans­mi­te la se­ñal del tor­neo en­tre 60 y 70 paí­ses. Ade­más con co­ber­tu­ra en In­ter­net por par­te de los or­ga­ni­za­do­res del tor­neo.

DE AR­CI­LLA LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NA A CAN­CHA DU­RA NOR­TE­AME­RI­CA­NA

Al igual que la de­ci­sión de tras­la­dar el Abier­to a Aca­pul­co, la de cam­biar la su­per­fi­cie de ar­ci­lla a can­cha du­ra a par­tir del 2014 es es­tra­té­gi­ca, así lo ex­pli­ca el di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes del Abier­to Me­xi­cano, Tano Cruz, “Pa­sa­mos de ser par­te de un cir­cui­to de ar­ci­lla la­ti­noa­me­ri­cano que ter­mi­na en Mé­xi­co tras re­co­rrer Chi­le, Ar­gen­ti­na y Bra­sil, a ser par­te de un cir­cui­to de can­cha du­ra que ini­cia en Mé­xi­co pa­ra con­ti­nuar con los dos gran­des Mas­ters 1000 de In­dian Wells y Mia­mi”.

En con­cre­to, es­to sig­ni­fi­ca­rá que el tor­neo atrae­rá a más te­nis­tas TOP 10 que lo veran co­mo un pre­li­mi­nar a esos dos gran­des tor­neos es­ta­dou­ni­den­ses y es­to a su vez re­sul­ta­rá en ma­yor co­ber­tu­ra en los me­dios, más bo­le­tos ven­di­dos, más spon­sors y en ge­ne­ral más di­ne­ro.

La tran­si­ción a can­cha rá­pi­da no só­lo tie­ne sen­ti­do des­de el pun­to de vis­ta de ne­go­cios, sino que tie­ne ló­gi­ca des­de la pers­pec­ti­va geo­grá­fi­ca, pues co­mo apun­tó en al­gu­na oca­sión Char­lie Pa­sa­rell, el ex di­rec­tor de In­dian Wells, “Aca­pul­co es­tá más cer­ca de In­dian Wells, que de Bue­nos Ai­res”.

Ca­be acla­rar que los Mas­ters 1000, de los cua­les só­lo hay nue­ve en el mun­do, son los de ma­yor je­rar­quía des­pués de los cua­tro Grand Slams.

La ta­rea no se­rá fá­cil ni rá­pi­da, pe­ro los obs­tácu­los que ya ha en­fren­ta­do y su­pe­ra­do no lo han ma­ta­do, sino for­ta­le­ci­do.

LO­CO­MO­TO­RA DEL TENIS ME­XI­CANO

“Mi gran ilu­sión, di­ce To­pe­te con res­pec­to a to­do es­te cre­ci­mien­to, es que el Abier­to Me­xi­cano se con­vier­ta en la gran lo­co­mo­to­ra que ja­le al tenis na­cio­nal, que es­té li­ga­do al de­sa­rro­llo te­nís­ti­co de Mé­xi­co y que nues­tros te­nis­tas pue­dan ga­nar­se al­gu­nos de los pun­tos que otor­ga el tor­neo”.

Efec­ti­va­men­te, des­de ha­ce va­rias edi­cio­nes se es­tán ha­cien­do los es­fuer­zos por vin­cu­lar al Abier­to con el de­sa­rro­llo del tenis me­xi­cano a tra­vés de even­tos co­mo el cur­so de coaches.

¿Ha­cia dón­de evo­lu­cio­na­rá el Abier­to en la pró­xi­ma década? La res­pues­ta no es di­fí­cil de in­tuir, el Abier­to Me­xi­cano de­be se­guir con­so­li­dán­do­se y avan­zan­do pa­ra con­cre­tar su si­guien­te ob­je­ti­vo que es el de con­ver­tir­se en un tor­neo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.