TRI­VIA

Flashtennis - - Contenido -

FOR­MA­CIÓN

Cris­ti­na to­mó una ra­que­ta por pri­me­ra vez a los ca­tor­ce años y apren­dió a ju­gar en el Cen­tro De­por­ti­vo Cha­pul­te­pec. Afor­tu­na­da­men­te los ho­ri­zon­tes se le abrie­ron con un cur­so de ar­bi­tra­je que to­mó en la pre­pa­ra­to­ria y de allí su te­na­ci­dad y per­sis­ten­cia la han ga­na­do el re­co­no­ci­mien­to del cual go­za hoy en día. “En reali­dad me gus­tan to­dos los de­por­tes, pe­ro cuan­do los veo por te­le­vi­sión en lo que más me fi­jo es en el ár­bi­tro, re­fe­ree o juez; por ejem­plo, cuan­do veo fut­bol o fut­bol ame­ri­cano, es­toy en­fo­ca­da en có­mo ha­cen sus fun­cio­nes, más que en la di­ná­mi­ca del jue­go”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta en ar­bi­tra­je.

“No ten­go un Grand Slam fa­vo­ri­to, ya que ca­da uno tie­ne su en­can­to. El Abier­to Aus­tra­liano me gus­ta por ‘na­cio­na­lis­ta’, los aus­tra­lia­nos apo­yan a los su­yos, los ser­bios les gri­tan a sus com­pa­trio­tas y así. Es un tor­neo en el que se ve un ni­vel de pa­trio­tis­mo si­mi­lar al de Co­pa Da­vis. El Ro­land Ga­rros me gus­ta por la ar­ci­lla, su­per­fi­cie en la que aprendí a ju­gar tenis. Lo que siem­pre ha­rá di­fe­ren­te a Wim­ble­don es la tra­di­ción y la his­to­ria. En cuan­to al US Open re­fle­ja la for­ma en que los es­ta­dou­ni­den­ses ha­cen to­do, en gran­de, con gran­des pan­ta­llas, gran­des bo­ci­nas, to­do un es­pec­tácu­lo.

En Mé­xi­co he par­ti­ci­pa­do en to­dos los Abier­tos Me­xi­ca­nos, con ex­cep­ción de el pri­me­ro y he si­do juez de si­lla en dos fi­na­les, si no mal re­cuer­do fue­ron la de 2004, (Pen­net­ta Vs. Be­ne­so­va), y la de 2008 (Pen­net­ta Vs. Cor­net). Le ten­go es­pe­cial ca­ri­ño al Abier­to de Mon­te­rrey, pues fue el pri­mer tor­neo que me dio la opor­tu­ni­dad de ser re­fe­ree”.

Na­da es fá­cil en es­ta vi­da, ni se re­ci­be gra­tui­ta­men­te en “cha­ro­la de pla­ta” y pa­ra Cris­ti­na hay dos atri­bu­tos que le han per­mi­ti­do con­cre­tar sus me­tas: el pri­me­ro es la dis­ci­pli­na, el se­guir ade­lan­te, pri­me­ro es­tu­dian­do pa­ra lo­grar sus cer­ti­fi­ca­cio­nes y des­pués con­sis­ten­te­men­te ha­cien­do un buen tra­ba­jo año tras año pa­ra po­der man­te­ner­se al ni­vel. El se­gun­do atri­bu­to es la in­te­li­gen­cia so­cial que ha ad­qui­ri­do con el pa­so del tiem­po y que le per­mi­te, me­dian­te su sen­ti­do de la em­pa­tía, “leer” a los ju­ga­do­res pa­ra sa­ber co­mo pre­fie­ren ser tra­ta­dos. Así, con al­gu­nos, su tra­to es muy for­mal y con otros asu­me una ac­ti­tud más re­la­ja­da.

PA­SIÓN SIN LÍ­MI­TES

En cuan­to a las pre­gun­tas más fre­cuen­tes que le ha­ce la gen­te en otras par­tes del mun­do so­bre Mé­xi­co, ella res­pon­de que lo que más les in­quie­ta es la cues­tión de si es se­gu­ro vi­vir en es­te país. Es­to re­ve­la lo ob­vio, no es nin­gún se­cre­to que Mé­xi­co no só­lo tie­ne un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad, sino que tam­bién de­be re­sol­ver el de ima­gen en el mun­do.

¿No es más di­fí­cil tu tra­ba­jo sien­do mu­jer?, le pre­gun­ta­mos a Cris­ti­na, y ella nos con­tes­ta: “Cuan­do lle­gué a Ma­rrue­cos y vie­ron que una mu­jer iba a ser su je­fa y les iba a dar ór­de­nes, no les agra­dó la idea. Pe­ro me los fui ga­nan­do po­co a po­co, y des­pués has­ta me lle­ga­ron a apre­ciar y cons­tan­te­men­te me pre­gun­ta­ban qué se me ofre­cía”.

To­da pro­fe­sión tie­ne su la­do positivo y ne­ga­ti­vo, y Cris­ti­na di­ce que lo que me­nos dis­fru­ta es el trá­mi­te de vi­sas y el re­tra­so de los vue­los. “De­bi­do a lo mu­cho que via­jo, de­bo pla­near muy bien los ho­ra­rios de los vue­los y a ve­ces se atra­san. Las vi­sas tam­bién son un mo­ti­vo de es­trés, ten­go que pla­near con mu­cha an­ti­ci­pa­ción tra­mi­tar­las pa­ra con­cluir el trá­mi­te a tiem­po y po­der pre­sen­tar­me pun­tual en los tor­neos”.

“Es­toy fe­liz con es­ta eta­pa de mi vi­da… des­de lue­go que quie­ro ca­sar­me y te­ner hi­jos, pe­ro ya ha­brá tiem­po pa­ra eso más ade­lan­te,

por aho­ra quie­ro se­guir dis­fru­tan­do de

to­do es­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.