EL AMOR EN LOS TIEM­POS DEL TENIS

Flashtennis - - Contenido - POR: ED­GAR G. ALLE­GRE Fo­tos: Leo­nard Zhu­kovsky / shut­ters­tock.com

STAN WAW­RIN­KA

En el 2009 Stan Waw­rin­ka con­tra­jo ma­tri­mo­nio con la ex mo­de­lo Il­ham Vui­lloud quien un año des­pués da­ría a luz a su hi­ja, Ale­xia. Sin em­bar­go, pa­ra el ini­cio del 2011, Waw­rin­ka to­ma­ría la drás­ti­ca de­ci­sión de que la úni­ca for­ma en que iba a po­der avan­zar su ca­rre­ra te­nís­ti­ca era se­pa­rar­se de su familia pues ne­ce­si­ta­ba con­cen­trar­se ex­clu­si­va­men­te en su tenis. Stan le ex­pli­có a su es­po­sa que de­bía ha­cer­lo, pues con­si­de­ra­ba que te­nía só­lo cin­co años pa­ra ha­cer im­pac­to en el mun­do del tenis. Tiem­po des­pués, la pa­re­ja se re­con­ci­lió y tras ga­nar el Abier­to Aus­tra­liano, el Mas­ters 1000 de Mon­te­car­lo, la Co­pa Da­vis y as­cen­der al TOP 5 en el 2014, Waw­rin­ka ya no en­cuen­tra mo­ti­vo pa­ra creer que el amor obs­ta­cu­li­za su buen ren­di­mien­to en la can­cha.

PA­RA AL­GU­NOS DE LOS TE­NIS­TAS del cir­cui­to pro­fe­sio­nal el amor ha pro­ba­do ser co­mo el mis­mo de­por­te, un jue­go en el que se pue­de ga­nar o tal vez has­ta lle­gar a per­der.

El amor pa­ra al­gu­nos de ellos es co­mo un obs­tácu­lo que se con­tra­po­ne a ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos en la can­cha, mien­tras que pa­ra otros es la fuer­za ins­pi­ra­do­ra que los mo­ti­va a dar lo me­jor de sí mis­mos y al­can­zar sus me­tas. Aquí te­ne­mos cua­tro di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas del amor en el tenis.

SE­RE­NA WI­LLIAMS

La menor de las her­ma­nas Wi­lliams es con­si­de­ra­da por va­rios ex­per­tos co­mo la me­jor te­nis­ta de la his­to­ria acu­mu­lan­do 33 tí­tu­los de Grand Slam en­tre sin­gles, do­bles y mix­tos, ade­más de cua­tro me­da­llas de oro olím­pi­cas. Se­re­na da la im­pre­sión de que con sus in­creí­bles do­nes na­tu­ra­les atlé­ti­cos po­dría rom­per to­dos los re­gis­tros en los li­bros de ré­cords, si no fue­ra por­que en va­rias eta­pas de su vi­da pro­fe­sio­nal pa­re­ce que de pron­to se abu­rre del tenis y se dis­trae con otros me­nes­te­res y ne­go­cios. Es en­ton­ces don­de a me­dia­dos del 2012, en­tra a es­ce­na Cu­pi­do en la per­so­na de su coach fran­cés Pa­trick Mou­ra­to­glou, quien no só­lo la en­tre­nó, sino que tam­bién se con­vir­tió en su enamo­ra­do y a tra­vés de la “ma­gia del amor” lo­gró man­te­ner­la en­fo­ca­da pa­ra que la ju­ga­do­ra es­ta­dou­ni­den­se re­gre­sa­ra a la ci­ma del ran­king.

EL AMOR CO­MO OBS­TÁCU­LO EL AMOR CO­MO FA­CI­LI­TA­DOR

EL AMOR CO­MO ES­TA­BI­LI­ZA­DOR EL AMOR CO­MO DIS­TRAC­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.