LA REALI­DAD DEL TENIS ME­XI­CANO EN­TRE­VIS­TA A FERNANDO SE­GAL

Flashtennis - - Contenido - En­tre­vis­ta a Fernando Se­gal, Se­gal di­rec­tor del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Tenis.

FERNANDO SE­GAL es el di­rec­tor na­cio­nal de tenis de la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Tenis des­de 2009. Ocu­pó el mis­mo car­go en Ar­gen­ti­na, país en dón­de a su equi­po de tra­ba­jo se le acre­di­ta el de­sa­rro­llo de la ge­ne­ra­ción de te­nis­tas que in­clu­ye a Da­vid Nal­ban­dian y Gui­ller­mo Coria, en­tre otros Top 100.

Con va­rias dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en el ám­bi­to del tenis, Fernando Se­gal ha si­do ase­sor de di­ver­sas aso­cia­cio­nes co­mo la de Aus­tra­lia, Bra­sil y Nue­va Ze­lan­da. Ha fun­gi­do co­mo po­nen­te y or­ga­ni­za­dor de con­gre­sos de la ITF, y es fun­da­dor y di­rec­tor del sis­te­ma de aca­de­mias de tenis IDTC. Au­tor de on­ce li­bros y ma­nua­les de tenis.

CON TU EX­PE­RIEN­CIA DI­RI­GIEN­DO EL TENIS EN NUES­TRO PAÍS,í ¿CUÁLÁ ES LA REALI­DAD DEL TENIS ME­XI­CANO?

FS: El tenis me­xi­cano ha te­ni­do una épo­ca muy im­por­tan­te den­tro de su his­to­ria que es par­te de su glo­rio­so pa­sa­do. Sin em­bar­go, la reali­dad es que hoy día pa­ra te­ner otro Ra­fael Osu­na o Raúl Ra­mí­rez hay que tra­ba­jar mu­cho con in­te­li­gen­cia y crea­ti­vi­dad y es­to nos co­rres­pon­de a to­dos y ca­da uno de los que es­ta­mos den­tro del ám­bi­to del tenis, a ca­da can­cha de tenis, a ca­da pro­fe­sor, a ca­da club, a ca­da di­ri­gen­te, a ca­da ni­ño y a ca­da pa­dre de familia. A ve­ces cuan­do se pien­sa en el tenis me­xi­cano, se pien­sa ex­clu­si­va­men­te en la Fe­de­ra­ción, pe­ro la reali­dad es que el tenis me­xi­cano so­mos to­dos. En los paí­ses que ha­cen reali­dad el tenis, co­mo Es­pa­ña y Fran­cia, ca­da quien asu­me su res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra desa­rro­llar­lo des­de ca­da ni­ño y ca­da can­cha.

¿CUÁN­TO TIEM­PO LLE­VA FOR­MAR UN TE­NIS­TA TOP 100?

FS: En la ac­tua­li­dad, la for­ma­ción de un Top 100 es un pro­ce­so de 15 años y es ca­da vez más di­fí­cil co­lo­car un te­nis­ta en­tre los pri­me­ros cien del mun­do. Lo que ha­ce al­gu­nos años te al­can­za­ba pa­ra ser Top 100, hoy ni em­pie­zas. En el pa­sa­do se ha­bla­ba de la ca­pa­ci­dad e in­ten­si­dad de tra­ba­jo de un Bjorn Borg, un Gui­ller­mo Vi­las, hoy día, eso no es su­fi­cien­te, y ca­da vez hay más ele­men­tos en esa ecua­ción.

De acuer­do con mi ex­pe­rien­cia, pa­ra for­mar un ju­ga­dor Top 100 ne­ce­si­tas tres co­sas: la pri­me­ra y fun­da­men­tal tie­ne que ver con una for­ma­ción muy com­ple­ta de nues­tros ju­ga­do­res me­no­res de 14 años pa­ra que lle­guen con una lis­ta es­pe­cí­fi­ca de re­cur­sos y he­rra­mien­tas que los ha­ga com­pe­ti­ti­vos a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Hay que to­mar en cuen­ta que el 85% de lo que un ju­ga­dor de­be te­ner pa­ra ser pro­fe­sio­nal, lo apren­de an­tes de los 14 años.

En la se­gun­da eta­pa que va de los 14 a 18 años se su­man otras he­rra­mien­tas téc­ni­cas y tác­ti­cas pa­ra ha­cer la in­ser­ción exi­to­sa de ese ju­ga­dor a ni­vel in­ter­na­cio­nal. El ter­cer ele­men­to es la im­por­tan­cia que han ad­qui­ri­do a ni­vel mun­dial el tra­ba­jo fí­si­co y men­tal que mu­chas ve­ces es lo que ha­ce la di­fe­ren­cia en­tre un ju­ga­dor Top 10 y el No. 999 del ran­king. Pa­ra desa­rro­llar a nues­tros

ju­ga­do­res en esas tres eta­pas, en la Fe­de­ra­ción nos he­mos en­fo­ca­do a crear ma­nua­les y ma­te­ria­les pa­ra que los pro­fe­so­res se­pan qué de­be te­ner un ju­ga­dor a los 10 años, a los 12, a los 14, a los 18 pa­ra ser com­pe­ti­ti­vo a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

BA­SA­DO EN ESA LIS­TA DE RE­CUR­SOS Y HE­RRA­MIEN­TAS QUE MEN­CIO­NAS, ¿CUÁL ES TU DIAG­NÓS­TI­CO CON RES­PEC­TO AL TE­NIS­TA IN­FAN­TIL Y JU­VE­NIL ME­XI­CANO?

FS: En las gi­ras in­ter­na­cio­na­les a las que la FMT ha lle­va­do a nues­tros chi­cos, ve­mos que tie­nen can­ti­dad de ca­ren­cias téc­ni­cas, tác­ti­cas, fí­si­cas y men­ta­les que los po­nen en des­ven­ta­ja con res­pec­to al es­tán­dar in­ter­na­cio­nal. Pe­ro el pro­ble­ma no es a ni­vel de los ju­ga­do­res, o sea que ta­len­to so­bra, hay mu­cho ta­len­to en Mé­xi­co. Lo que te­ne­mos que me­jo­rar es el pro­ce­so de de­sa­rro­llo de nues­tros ju­ga­do­res y pa­ra es­to se ha de­fi­ni­do co­mo una de las prio­ri­da­des de la FMT ba­jo la pre­si­den­cia de Gas­tón Vi­lle­gas, apo­yar a los en­tre­na­do­res me­xi­ca­nos a ele­var su ni­vel pa­ra que es­tén ac­tua­li­za­dos y ten­gan los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra dar­les a los chi­cos las he­rra­mien­tas que re­quie­ren.

La Fe­de­ra­ción in­vier­te mu­chos re­cur­sos en el te­ma de ca­pa­ci­ta­ción, por ejem­plo, es­te año es­ta­mos ofre­cien­do a los en­tre­na­do­res y téc­ni­cos me­xi­ca­nos diez cur­sos in­ter­na­cio­na­les, una jor­na­da de cien­cias, he­mos pu­bli­ca­do dos nue­vos li­bros, te­ne­mos una pá­gi­na web es­pe­cia­li­za­da con de­ce­nas de con­te­ni­dos téc­ni­cos, he­mos he­cho un ma­nual de pre­pa­ra­ción fí­si­ca, de mi­ni tenis, de 24 cla­ses, de psi­co­lo­gía y de me­di­ci­na apli­ca­da al tenis. To­do es­te ma­te­rial es ya par­te del acervo de la Fe­de­ra­ción y he­mos re­co­pi­la­do una ba­se de da­tos de 2 mil 700 en­tre­na­do­res con los que es­ta­mos tra­ba­jan­do a tra­vés de un equi­po de ca­pa­ci­ta­ción es­pe­cia­li­za­do de la FMT.

La reali­dad es que si que­re­mos me­jo­res ju­ga­do­res, te­ne­mos que em­pe­zar por apo­yar a nues­tros en­tre­na­do­res pa­ra que ellos mis­mos sean me­jo­res.

¿QUÉ PA­RA­DIG­MAS DE­TEC­TAS QUE HAN CAM­BIA­DO EN EL TENIS A NI­VEL MUN­DIAL?

FS: Es fun­da­men­tal en­ten­der que el tenis ha cam­bia­do más en la úl­ti­ma década, que en los 100 años pre­vios. Creo que lo más im­por­tan­te es la glo­ba­li­za­ción del tenis. Ha­ce al­gu­nas dé­ca­das, los paí­ses que sa­ca­ban ju­ga­do­res eran unos po­cos, hoy día en el Top 100 hay te­nis­tas de Ucrania, Chi­na, Ja­pón, Es­to­nia, Co­lom­bia, Ka­zajs­tán, etc. Otro as­pec­to de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del tenis es que las fe­de­ra­cio­nes es­tán con­tra­tan­do es­pe­cia­lis­tas de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des, por ejem­plo, Ca­na­dá, que es una re­vo­lu­ción en el tenis ac­tual, con­tra­tó ha­ce sie­te años a un fran­cés, Louis Bor­fi­ga, y con una in­ver­sión de ocho mi­llo­nes de dó­la­res en su tenis los re­sul­ta­dos son ob­vios.

Des­de el pun­to de vis­ta del tenis me­xi­cano, ba­jo la ges­tión del Lic. Vi­lle­gas, te­ne­mos el ob­je­ti­vo de crear un blo­que re­gio­nal nor­te­ame­ri­cano con las po­ten­cias de Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá que be­ne­fi­cie tan­to a nues­tros en­tre­na­do­res, co­mo a nues­tros ju­ga­do­res pa­ra que pue­dan en­tre­nar y apren­der en sus cen­tros. Con­si­de­ran­do la im­por­tan­cia de Eu­ro­pa en el tenis ac­tual, tam­bién he­mos avan­zan­do en con­ve­nios con Es­pa­ña, Fran­cia e Ita­lia que son paí­ses con sis­te­mas com­pro­ba­dos. Hay que ser muy in­te­li­gen­tes pa­ra su­mar a nues­tro ím­pe­tu me­xi­cano, a

EL DE­POR­TIS­TA ME­XI­CANO ES MUY CREATIVO Y TIE­NE UNA CA­PA­CI­DAD DE MA­NE­JO DE SI­TUA­CIO­NES MUY IN­TERE­SAN­TE, PE­RO HAY QUE FOR­TA­LE­CER­LOS EN LOS ES­TÁN­DA­RES IN­TER­NA­CIO­NA­LES, HA­CER­LOS JU­GA­DO­RES MUY DIS­CI­PLI­NA­DOS Y MUY OR­DE­NA­DOS.

nues­tro ta­len­to, a nues­tro or­gu­llo por per­te­ne­cer a nues­tro país, la tec­no­lo­gía de otros paí­ses pa­ra que va­ya­mos más rá­pi­do en es­te pro­ce­so por­que si al­go no tie­nen los chi­cos es tiem­po, si un ni­ño hoy tie­ne 11 años, ma­ña­na ya no los va a te­ner y si per­de­mos tiem­po, per­de­mos nues­tro ta­len­to.

SIEM­PRE HA­CES MU­CHO HIN­CA­PIÉ EN LA IM­POR­TAN­CIA DE LAS CIEN­CIAS E IN­VES­TI­GA­CIÓN, ¿QUÉ NOS PUE­DES DE­CIR AL RES­PEC­TO?

FS: Bueno, el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Tenis que di­se­ñé cons­ta de cin­co ejes tras­cen­den­ta­les: al­to ren­di­mien­to, pro­mo­ción del tenis, me­jo­ra de sis­te­mas de com­pe­ten­cia, de cre­ci­mien­to y el de ca­pa­ci­ta­ción, del cual ya ha­bla­mos an­tes. Den­tro de to­das es­tas áreas, la im­por­tan­cia de las cien­cias e in­ves­ti­ga­ción es pri­mor­dial, so­bre­to­do en el pro­ce­so de diag­nós­ti­co y de di­se­ñar soluciones con­cre­tas pa­ra re­sol­ver cues­tio­nes es­pe­cí­fi­cas.

Pa­ra for­ta­le­cer a nues­tros ju­ga­do­res en el as­pec­to men­tal, he­mos he­cho un es­tu­dio del psi­que del ju­ga­dor me­xi­cano a fin de po­ten­ciar sus for­ta­le­zas y so­lu­cio­nar sus ca­ren­cias. El de­por­tis­ta me­xi­cano es muy creativo y tie­ne una ca­pa­ci­dad de ma­ne­jo de si­tua­cio­nes muy in­tere­san­te, pe­ro hay que for­ta­le­cer­los en los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, ha­cer­los ju­ga­do­res muy dis­ci­pli­na­dos y muy or­de­na­dos.

Tra­ba­jar con el sen­ti­mien­to de or­gu­llo de re­pre­sen­tar a su país. Vi­sua­li­za­ción, iden­ti­dad y per­te­nen­cia son tres ele­men­tos men­ta­les cla­ve. En el as­pec­to fí­si­co de­tec­ta­mos, por ejem­plo, que a nues­tros ju­ga­do­res les fal­ta fuer­za en las pier­nas, y de­fi­ni­mos un pro­gra­ma con­cre­to pa­ra so­lu­cio­nar­lo.

Otro ejem­plo, pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la cru­cial re­la­ción pa­dre-ju­ga­dor, ten­dre­mos es­te año en Mé­xi­co a Kent Carls­son, es­pe­cia­lis­ta en el te­ma. Ade­más nues­tros chi­cos via­jan en sus gi­ras con un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que es­tá muy aten­to a de­tec­tar y tra­tar de so­lu­cio­nar cual­quier de­ta­lle que se pre­sen­te.

UNA DE TUS FRA­SES FA­VO­RI­TAS ES: “EL TENIS ME­XI­CANO SO­MOS TO­DOS”. ¿NOS PUE­DES EX­PLI­CAR ES­TO?

FS: La FMT es un com­po­nen­te más den­tro del sis­te­ma de­por­ti­vo me­xi­cano y no só­lo co­la­bo­ra con las 32 aso­cia­cio­nes es­ta­ta­les de tenis que a su vez re­pre­sen­tan a los más de 750 clu­bes de­por­ti­vos, sino que tam­bién es­ta­mos apo­ya­dos por la CO­NA­DE y la SEP, in­clu­so es­ta­mos acer­cán­do­nos a las Cá­ma­ras de Se­na­do­res y Dipu­tados con el ob­je­to de me­jo­rar al de­por­te na­cio­nal en ge­ne­ral, no só­lo al tenis.

Es­to re­sul­ta en crear ma­yor si­ner­gia pa­ra que se su­men en­ti­da­des que a su vez sean más fuer­tes y más res­pon­si­vas. La Fe­de­ra­ción por sí so­la no tie­ne la ca­pa­ci­dad de obli­gar a na­die a ha­cer na­da, ni a los clu­bes a ele­var el ni­vel de sus pro­fe­so­res, ni a los pro­fe­so­res a ca­pa­ci­tar­se, ni a los pa­dres de familia a se­lec­cio­nar el pro­fe­sor ade­cua­do. Es­to es res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno.

El rol del la Fe­de­ra­ción es for­ta­le­cer y ele­var el ni­vel del ám­bi­to del tenis a to­dos los ni­ve­les, por ejem­plo, re­cien­te­men­te for­ma­mos un gru­po de pro­mo­to­res de tor­neos me­xi­ca­nos en el que reuni­mos gen­te con mu­cha ex­pe­rien­cia pa­ra crear es­tra­te­gias con­jun­tas que me­jo­ren los tor­neos en el país. Tra­ba­ja­mos con im­por­tan­tes ex ju­ga­do­res me­xi­ca­nos co­mo La­va­lle, Lo­zano, Ga­val­dón y Ste­vens e in­te­gra­mos a la Fe­de­ra­ción a cien­tí­fi­cos, gen­te for­ma­da en el ex­tran­je­ro y es­pe­cia­lis­tas de di­fe­ren­tes par­tes del país pa­ra ge­ne­rar una cul­tu­ra del éxi­to con per­so­nas po­si­ti­vas y con pro­pues­tas que ha­gan la di­fe­ren­cia con su co­no­ci­mien­to y ac­cio­nes.

El tenis me­xi­cano so­mos to­dos, to­dos po­ne­mos nues­tro gra­ni­to de are­na y to­das las ca­be­zas son im­por­tan­tes, pues no hay pro­gra­ma per­fec­to, hay pro­gra­ma per­fec­ti­ble re­sul­ta­do de un pro­ce­so de me­jo­ra con­ti­nua. En la ac­tua­li­dad, ya hay mu­chas aso­cia­cio­nes, clu­bes y gen­te que tra­ba­jan muy bien y la re­vo­lu­ción del tenis me­xi­cano ocu­rri­rá tar­de o tem­prano, pe­ro hay que ser rea­lis­tas y en­ten­der que no vas a so­lu­cio­nar lo que no se hi­zo en años pa­sa­dos sin el tra­ba­jo de to­dos.

LA REALI­DAD ES QUE SI QUE­RE­MOS ME­JO­RES JU­GA­DO­RES, TE­NE­MOS QUE EM­PE­ZAR POR APO­YAR A NUES­TROS EN­TRE­NA­DO­RES PA­RA QUE ELLOS MIS­MOS SEAN ME­JO­RES. EN LA AC­TUA­LI­DAD, LA FOR­MA­CIÓN DE UN TOP 100 ES UN PRO­CE­SO DE 15 AÑOS Y ES CA­DA VEZ MÁS DI­FÍ­CIL CO­LO­CAR UN TE­NIS­TA EN­TRE LOS PRI­ME­ROS 100 DEL MUN­DO.

¿CUÁL ES EL ROL DE LOS CLU­BES DE TENIS?

FS: Los clu­bes jue­gan un pa­pel pri­mor­dial en el tenis me­xi­cano, pues los chi­cos se tie­nen que for­mar bien a ese ni­vel. Hay en­tre­na­do­res co­mo la maes­tra Nancy Real­me del Club Fran­ce que ha desa­rro­lla­do mu­chos chi­cos con su pa­sión, co­no­ci­mien­to y en­tre­ga, y es un ejem­plo positivo de lo que se pue­de ha­cer en Mé­xi­co. Por otra par­te, te­ne­mos 750 clu­bes en el país y me­nos del 10% tie­nen un pre­pa­ra­dor fí­si­co es­pe­cia­li­za­do, me­nos un psi­có­lo­go o un nutriólogo.

Allí es don­de es res­pon­sa­bi­li­dad de los di­rec­ti­vos de asu­mir el com­pro­mi­so pa­ra desa­rro­llar ta­len­to en sus clu­bes. De es­ta for­ma se for­ma una ca­de­na vir­tuo­sa, la Fe­de­ra­ción di­se­ña pro­gra­mas, sis­te­mas y re­cur­sos que uti­li­zan las aso­cia­cio­nes es­ta­ta­les pa­ra apo­yar a que en los clu­bes se pro­fe­sio­na­li­ce el de­por­te, los pa­pás es­tán bien in­for­ma­dos so­bre el pro­ce­so de de­sa­rro­llo de sus hi­jos y de los 14 a los 18 años es­te ta­len­to se po­ten­cia en nues­tros cen­tros re­gio­na­les op­ti­mi­zan­do el pro­ce­so de for­ma­ción y de­sa­rro­llo.

HE­MOS ES­CU­CHA­DO QUE USAS MU­CHO LA PA­LA­BRA “DIS­PA­RA­DOR”. ¿CUÁ­LES SON LOS DIS­PA­RA­DO­RES QUE NE­CE­SI­TA EL TENIS ME­XI­CANO?

FS: Cuan­do tie­nes dis­pa­ra­do­res co­mo Gui­ller­mo Vi­las en Ar­gen­ti­na y Raúl Ra­mí­rez en Mé­xi­co, to­do mun­do se po­ne a ju­gar al tenis y se mul­ti­pli­can las po­si­bi­li­da­des de te­ner éxi­to en el al­to ren­di­mien­to. El fac­tor “Cam­peón” es im­por­tan­te, pe­ro tam­bién lo es el si­guien­te pa­so ló­gi­co que se­ría ge­ne­rar los sis­te­mas, me­to­do­lo­gías, es­tán­da­res y equi­po de tra­ba­jo pro­fe­sio­nal pa­ra ma­xi­mi­zar el au­ge que pro­vo­ca el cam­peón.

Por es­ta ra­zón, de­be ha­ber una Fe­de­ra­ción fuer­te y pro­fe­sio­nal en­ca­be­zan­do una es­truc­tu­ra de­por­ti­va que es­té pre­pa­ra­da pa­ra que cuan­do se ter­mi­ne la ca­rre­ra de ese cam­peón, ten­gas una nue­va ge­ne­ra­ción que to­me la es­ta­fe­ta. La reali­dad en Mé­xi­co es que no con­ta­mos con ese cam­peón, y es­te pro­ce­so lo es­ta­mos ha­cien­do en la FMT sin ju­ga­do­res Top 100, pe­ro ya nos alis­ta­mos pa­ra po­ten­ciar­lo cuan­do lle­gue. FS: Ac­tual­men­te te­ne­mos en Mé­xi­co más de 5 mil ju­ga­do­res com­pi­tien­do, y en al­to ren­di­mien­to vie­ne em­pu­jan­do fuer­te Mar­ce­la Za­ca­rías, ubi­ca­da en el No. 218 del mun­do, Ana Sofía en el 280 y los ju­ga­do­res in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les si­guen avan­zan­do en di­fe­ren­tes fren­tes. En el cor­to pla­zo, el tenis me­xi­cano, se­gui­rá los pa­sos de de­por­tes que son muy exi­to­sos en el país, co­mo el fút­bol, en el cual se ha ga­na­do la me­da­lla de oro olím­pi­ca y mun­dia­les. Tam­bién del taek­won­do, cla­va­dos, ra­quet­bol y más re­cien­te­men­te en ti­ro con ar­co, de­por­te en el que tra­je­ron a una en­tre­na­do­ra co­rea­na pa­ra co­se­char me­da­llas en un dis­ci­pli­na en la cual Mé­xi­co no era tra­di­cio­nal­men­te una po­ten­cia. To­do el éxi­to de­por­ti­vo es re­sul­ta­do de un tra­ba­jo sis­te­má­ti­co, de colaboración, in­ves­ti­ga­ción y de ele­var es­tán­da­res a ni­ve­les in­ter­na­cio­na­les.

Con la fo­to del equi­po fi­na­lis­ta me­xi­cano de Co­pa Da­vis 1962.

Con Darío Ló­pez del Club Fran­ce.

Es­cu­chan­do a pro­fe­sor de tenis.

Se­gal y su equi­po téc­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.