FO­RO DE OPI­NIÓN: “LA IN­TER­NA­CIO­NA­LI­DAD DEL TE­NIS­TA”

Flashtennis - - Contenido - POR: JOSÉ AN­TO­NIO GAR­CÍA NÚ­ÑEZ. GE­REN­TE DE LA ASO­CIA­CIÓN DE TENIS DEL DIS­TRI­TO FE­DE­RAL

AL NA­CER TRAE­MOS en nues­tro ADN el ins­tin­to de com­pe­ten­cia, ese que nos im­pul­sa a so­bre­sa­lir y triun­far. Des­de com­pe­tir por ser el po­pu­lar de la es­cue­la o el que tie­ne me­jor pro­me­dio aca­dé­mi­co has­ta la que tie­ne el no­vio mas gua­po. En nues­tro país su­ce­de un fe­nó­meno pe­cu­liar. Mien­tras nues­tros te­nis­tas en eda­des tem­pra­nas tra­ba­jan pa­ra de­rro­tar en al­gún tor­neo na­cio­nal a sus com­pa­ñe­ros de clí­ni­ca o de es­ta­do, en otras na­cio­nes los ni­ños y jó­ve­nes te­nis­tas cre­cen so­ñan­do con po­der ven­cer a Fe­de­rer, Na­dal, Do­jo­ko­vic y con­trin­can­tes de otros paí­ses. Es­te fe­nó­meno se de­be en gran me­di­da a que nues­tra edu­ca­ción fa­mi­liar y es­co­lar si­gue sien­do “lo­ca­lis­ta”.

De­bi­do a cla­ros ras­gos de nues­tra cul­tu­ra, en­con­tra­mos des­de a pa­dres de familia que se opo­nen a que su hi­jo se aven­tu­re den­tro del tenis ju­ve­nil in­ter­na­cio­nal por­que po­dría po­ner en ries­go su fu­tu­ro aca­dé­mi­co has­ta en­tre­na­do­res que ven­den ideas erró­neas de los triun­fos re­gio­na­les co­mo el má­xi­mo lo­gro de sus alum­nos.

És­tos y otros fac­to­res im­pi­den que nues­tras me­jo­res semillas de tenis en un mo­men­to u otro pue­dan ger­mi­nar pro­ban­do el sa­bor de la reali­dad del tenis mun­dial. Es vi­tal pa­ra nues­tros te­nis­tas que du­ran­te las di­fe­ren­tes eta­pas de de­sa­rro­llo ten­gan la con­ti­nui­dad de com­pe­tir in­ter­na­cio­nal­men­te. Co­no­cer su en­torno fue­ra de ca­sa, en­fren­tar ad­ver­si­da­des so­los den­tro y fue­ra de la can­cha, crear amis­ta­des con ad­ver­sa­rios de otras cul­tu­ras, fí­si­cos, idio­mas y re­li­gio­nes. Es la ma­te­ria pri­ma con la que se for­ja el te­nis­ta de ta­lla mun­dial.

Por ello es fun­da­men­tal que si­ga­mos cam­bian­do nues­tra men­ta­li­dad y que nues­tros chi­cos du­ran­te eda­des de de­sa­rro­llo y de acuer­do a las ap­ti­tu­des de ca­da uno, ten­gan co­mo prio­ri­dad el com­pro­mi­so de com­pe­tir a ni­vel in­ter­na­cio­nal. És­ta es ta­rea de to­dos y ca­da uno de los que ama­mos es­te de­por­te, que la en­se­ñan­za de tenis en Mé­xi­co in­clu­ya por au­to­má­ti­co que nues­tros ju­ga­do­res ten­gan den­tro de su ADN la ac­ti­tud y el ham­bre de ga­nar in­ter­na­cio­nal­men­te.

Si su­ma­mos es­fuer­zos y lo­gra­mos cul­ti­var la im­por­tan­cia del tra­ba­jo en equi­po po­drán vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia y ten­dre­mos ma­yor opor­tu­ni­dad de que más ju­ga­do­res de nues­tro país pue­dan com­pe­tir por la ci­ma del tenis mun­dial. Es un tra­ba­jo con­ti­nuo con un ob­je­ti­vo cla­ro, tra­ba­jar dia­rio por una reali­dad, no un sue­ño. No exis­ten fór­mu­las má­gi­cas, úni­ca­men­te a tra­vés de la dis­ci­pli­na del tra­ba­jo com­pro­me­ti­do y el má­xi­mo sa­cri­fi­cio de ju­ga­do­res, en­tre­na­do­res, pa­dres de familia, se pue­den sor­tear los obs­tácu­los de un ca­mino tan si­nuo­so pe­ro que bien va­le la pe­na re­co­rrer.

Opi­na so­bre es­to en #Ftin­ter­na­cio­na­li­dad El au­tor fue cam­peón in­fan­til, ju­ve­nil y uni­ver­si­ta­rio. Li­cen­cia­do en Mar­ke­ting de la Uni­ver­si­dad de Ha­waii. Se ha desem­pe­ña­do en el área de ven­tas, pro­mo­ción y mar­ke­ting en em­pre­sas co­mo Voit y Mar­tí. Di­rec­tor del equi­po de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.