EN­TRE­NA TU MEN­TE. AU­TO­ES­TI­MA VS AU­TO­CON­FIAN­ZA

Flashtennis - - Contenido -

ELI­ZA­BETH MORA RO­SAS, pre­si­den­ta de la So­cie­dad Me­xi­ca­na de Psi­co­lo­gía del De­por­te, res­pon­de nues­tras pre­gun­tas so­bre la au­to­es­ti­ma, la au­to­con­fian­za y la ra­zón por la cual son fac­to­res cla­ve en la prác­ti­ca de cual­quier de­por­te.

¿CUÁL ES DI­FE­REN­CIA EN­TRE AU­TO­ES­TI­MA Y LA AU­TO­CON­FIAN­ZA?

La au­to­es­ti­ma se re­fie­re a có­mo nos per­ci­bi­mos y va­lo­ra­mos a no­so­tros mis­mos in­trín­se­ca­men­te y se re­fle­ja en el gra­do en el que nos que­re­mos y cui­da­mos en di­fe­ren­tes ám­bi­tos co­mo la ali­men­ta­ción, la sa­lud, el des­can­so, las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, etc. Un de­por­tis­ta con au­to­es­ti­ma cui­da su ali­men­ta­ción, sus le­sio­nes, su en­tre­na­mien­to y su des­can­so pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos que se ha tra­za­do. Por otro la­do, la au­to­con­fian­za tie­ne que ver con el con­jun­to de ha­bi­li­da­des que de­sa­rro­lla­mos y el ni­vel al cual las de­sa­rro­lla­mos has­ta con­ver­tir­nos en ex­per­tos. La gran di­fe­ren­cia es que una se re­fie­re al ver­bo ser y la otra al ver­bo ha­cer. La au­to­es­ti­ma tie­ne que ver con quien creo que soy, o sea có­mo me per­ci­bo, y la au­to­con­fian­za con lo que creo que pue­do ha­cer, o sea qué ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des ten­go. La se­gun­da es con­tex­tual, o sea que mi au­to­con­fian­za de­pen­de de la si­tua­ción en la que me en­cuen­tro; por ejem­plo, un te­nis­ta no ten­drá tan­ta au­to­con­fian­za en la can­cha de fút­bol, co­mo en la de tenis.

¿QUÉ RE­LA­CIÓN HAY EN­TRE LOS DOS CON­CEP­TOS?

Am­bos van de la mano, por ejem­plo, con el en­tre­na­mien­to el de­por­tis­ta va desa­rro­llan­do sus ha­bi­li­da­des atlé­ti­cas y es­to in­cre­men­ta su ni­vel de au­to­con­fian­za, pe­ro tam­bién va cam­bian­do su ni­vel de au­to­es­ti­ma al pun­to que no só­lo pue­de de­cir que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer un re­vés o un smash, sino que su au­to­es­ti­ma le di­ce que es un buen te­nis­ta. En mu­chas oca­sio­nes nues­tra au­to­es­ti­ma se va for­man­do por los lo­gros al­can­za­dos, de igual ma­ne­ra pue­de ver­se mer­ma­da cuan­do nues­tras me­tas no las he­mos al­can­za­do tal y co­mo las ha­bía­mos pla­nea­do. Es así co­mo la au­to­con­fian­za se re­la­cio­na con la au­to­es­ti­ma y vi­ce­ver­sa. Am­bas van tra­ba­jan­do de ma­ne­ra pa­ra­le­la y en mo­men­tos se yux­ta­po­nen y en­tre­la­zan.

Eli­za­beth Mora Ro­sas tie­ne una maes­tría en Psi­co­lo­gía de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y del De­por­te, Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. Es pre­si­den­ta de la So­cie­dad Me­xi­ca­na de Psi­co­lo­gía del De­por­te A.C., Ter­cer dan e ins­truc­to­ra de Soo Bahk Do Moo Duk Kwan; ade­más, es miem­bro de la So­cie­dad de Ge­ron­to Ge­ria­tría de Ja­lis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.