VA­CA­CIO­NES DE TENIS: BARCELONA

Flashtennis - - Contenido - POR: DA­VID LÓ­PEZ CORRALO

BARCELONA es la ciu­dad don­de se ubi­ca la se­de de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Tenis y es con­si­de­ra­da la cu­na del tenis es­pa­ñol por la pro­lon­ga­da his­to­ria que la li­ga al de­por­te de la ra­que­ta. La ciu­dad ca­ta­la­na vi­ve su se­ma­na gran­de de tenis a fi­na­les de abril con la dispu­ta del ATP 500 del Con­de de Go­dó, que es­te año ha ce­le­bra­do su 61 edi­ción.

El tor­neo se jue­ga en las ins­ta­la­cio­nes del Real Club de Tenis Barcelona, en el ba­rrio de Pe­dral­bes. Ha con­se­gui­do un gran pres­ti­gio en­tre los afi­cio­na­dos y ju­ga­do­res y, año tras año, es una de las re­fe­ren­cias del cir­cui­to de la ATP en el ca­len­da­rio de ar­ci­lla, una ci­ta in­elu­di­ble pa­ra Ra­fael Na­dal, quien lo ha ga­na­do en ocho oca­sio­nes.

Pe­ro Barcelona y su ac­ti­vi­dad te­nís­ti­ca no so­lo se ba­sa en el Con­de de Go­dó. La Ciu­dad Con­dal es la ur­be te­nís­ti­ca por ex­ce­len­cia de Es­pa­ña y allí se en­cuen­tra el CAR (Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to), don­de las jó­ve­nes pro­me­sas es­pa­ño­las van a for­mar­se co­mo te­nis­tas.

Tam­bién has­ta ha­ce po­co años al­ber­gó un tor­neo fe­me­nino, que fi­nal­men­te des­apa­re­ció, en el Club Vall d´he­bron, ins­ta­la­cio­nes don­de se han dispu­tado va­rias eli­mi­na­to­rias de la Co­pa Fe­de­ra­ción.

Los afi­cio­na­dos del tenis es­pa­ñol tam­bién re­cuer­dan a Barcelona por­que fue en el Pa­lau Sant Jor­di don­de Es­pa­ña lo­gró su pri­me­ra Co­pa Da­vis, en el año 2000, y ya nue­ve años des­pués lo­gró su cuar­ta ‘En­sa­la­de­ra’.

Barcelona es una de las ciu­da­des es­pa­ño­las que cuen­ta con ma­yor nú­me­ro y re­co­no­ci­dos clu­bes de tenis, ade­más de los ya men­cio­na­dos, nos po­de­mos en­con­trar el

Club Vall Parc, La Sa­lut, Bar­cino o es­cue­las de tenis co­mo la di­ri­gi­da por Emi­lio Sánchez Vi­ca­rio o Eli­tia, don­de en la ac­tua­li­dad en­tre­na la pri­me­ra ra­que­ta fe­me­ni­na es­pa­ño­la del mo­men­to, Car­la Suá­rez, y la his­pano-ve­ne­zo­la­na, Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za.

Ade­más, y gra­cias a su gran tra­di­ción te­nís­ti­ca, po­see con in­con­ta­bles can­chas pú­bli­cas, así co­mo la se­de de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Tenis. Y es que Barcelona res­pi­ra tenis por los cua­tro cos­ta­dos.

LA BARCELONA DE GAU­DÍ

Pe­ro en Barcelona, ade­más de dis­fru­tar de tenis y de sus bue­nas ins­ta­la­cio­nes pa­ra su prác­ti­ca, es de obli­ga­do cum­pli­mien­to vi­si­tar y con­tem­plar las obras de Gau­dí. Un re­co­rri­do por el gran le­ga­do del ar­tis­ta ca­ta­lán, La Fin­ca Güell, la puer­ta de la Fin­ca Mi­ra­lles, Be­lles­guard, el Co­le­gio Te­re­siano, la Ca­sa Vincens, la Ca­sa Mi­lá, la Ca­sa Batlló, la Ca­sa Cal­vet, el Pa­lau Güell o la Crip­ta de la Co­lo­nia Güell.

Sin du­da, no pue­de fal­tar en la vi­si­ta la Sa­gra­da Familia y el Par­que Güell. La Sa­gra­da Familia fue el ma­yor proyecto de su vi­da y su más ama­do y fi­nan­cia­do sue­ño. Gau­dí se mu­rió an­tes de ter­mi­nar­la y es uno de los mo­nu­men­tos más vi­si­ta­dos, pe­se a que aún si­gue en obras.

El Par­que Güell es un fas­ci­nan­te es­ce­na­rio de jar­di­nes de pi­nos y pal­me­ras don­de so­bre­sa­len

Barcelona tam­bién des­ta­ca por ofre­cer una va­rie­dad tu­rís­ti­ca de mo­nu­men­tos, his­to­ria, pe­ro tam­bién sol y pla­ya, al ser una ciu­dad cos­te­ra, y de en­tre­te­ni­mien­to fa­mi­liar

for­mas geo­mé­tri­cas y tan ca­rac­te­rís­ti­cas de Gau­dí. Es uno de los lu­ga­res de ma­yor en­can­to de la ciu­dad.

Otros mo­nu­men­tos y lu­ga­res de es­pe­cial in­te­rés que no hay que pa­sar por al­to son el Pa­lau de la Mú­si­ca, el mi­ra­dor de Co­lón, el Li­ceo, la To­rre Ag­bar, la Ba­sí­li­ca San­ta María del Mar, El Pue­blo Es­pa­ñol, La Ca­te­dral o El Mer­ca­do de La Bo­que­ría.

PA­RA DIS­FRU­TAR EN FAMILIA

Barcelona tam­bién des­ta­ca por ofre­cer una va­rie­dad tu­rís­ti­ca de mo­nu­men­tos, his­to­ria, pe­ro tam­bién sol y pla­ya, al ser una ciu­dad cos­te­ra, y de en­tre­te­ni­mien­to fa­mi­liar, que pue­den vi­si­tar su aqua­rium, Zoo­ló­gi­co Las Ram­blas o el Ti­bi­da­bo. Es­te úl­ti­mo es la ci­ma más alta de la Sie­rra de Coll­se­ro­la. Con 512 me­tros de al­tu­ra, es uno de los me­jo­res mi­ra­do­res pa­ra con­tem­plar la ciu­dad. Ade­más, arri­ba de to­do al­ber­ga el par­que de atrac­cio­nes de la ur­be.

Y es de obli­ga­do cum­pli­mien­to vi­si­tar to­das las ins­ta­la­cio­nes don­de se ju­ga­ron los Jue­gos Olím­pi­cos de Barcelona 2002, pe­ro im­per­di­ble es la vi­si­ta al cam­po de fút­bol del Barcelona, el Nou Camp. Uno de los si­tios que no pue­den fal­tar en los aman­tes del fút­bol y más vi­si­ta­dos en to­da Es­pa­ña.

Por la no­che y pa­ra dis­fru­tar del efec­to del agua y las lu­ces, es re­co­men­da­ble ir a la Fuen­te Má­gi­ca. Es ele­men­to prin­ci­pal del con­jun­to de cas­ca­das y es­tan­ques del eje Ma­ria Cris­ti­na, que va des­de el Pa­la­cio Na­cio­nal has­ta la pla­za de Es­pan­ya en Mont­juïc. Una fuen­te que des­ta­ca por sus jue­gos de agua, so­ni­do y luz. De es­ta gran fuen­te bro­tan 2 mil 600 li­tros de agua por se­gun­do.

Barcelona tie­ne mil ra­zo­nes

pa­ra vi­si­tar­la, y una de ellas

es el tenis.

VA­RIA­DA GAS­TRO­NO­MÍA

La co­ci­na en Barcelona pre­sen­ta co­mo pla­tos más tí­pi­cos gui­sos co­mo la es­cu­de­lla i carn d’olla, po­ta­je con ver­du­ras, arroz, fi­deos y pa­ta­tas, ser­vi­do co­mo so­pa, el co­ci­do con ju­días blan­cas o el arroz a la ca­zue­la.

Pe­ro tam­bién es tí­pi­ca la zar­zue­la de pes­ca­dos o pos­tres co­mo la cre­ma ca­ta­la­na, el mel i ma­to, re­que­són con miel, y el pos­tre de mú­si­co, ela­bo­ra­do con pi­ño­nes y pa­sas.

En vi­nos des­ta­can los tin­tos de Pe­ra­la­da, Ale­lla, Ta­rra­go­na y Prio­rat o los blan­cos del Pe­ne­dés. Pe­ro so­bre to­do, son co­no­ci­dos sus es­pu­mo­sos y sus ca­vas.

Por la no­che y pa­ra dis­fru­tar del efec­to del agua y las lu­ces, es re­co­men­da­ble ir a la Fuen­te Má­gi­ca. Es ele­men­to prin­ci­pal del con­jun­to de cas­ca­das y

es­tan­ques del eje Ma­ria Cris­ti­na

Barcelona es­tá en­tre

las 10 ciu­da­des más

vi­si­ta­das en el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.