AGAS­SI, UNA VI­DA LLE­NA DE TENIS Y BE­NE­FI­CIEN­CIA

Flashtennis - - Contenido - POR: ED­GAR G. ALLE­GRE Y DA­VID LÓ­PEZ C.

PE­SE A RE­CO­NO­CER QUE “ODIA­BA EL TENIS”

por la pre­sión y car­ga emo­cio­nal que le ha­bía sig­ni­fi­ca­do, el es­ta­dou­ni­den­se An­dre Agas­si lle­gó al nú­me­ro uno del ran­king, lo­gró ocho tí­tu­los de Grand Slam y has­ta la me­da­lla de oro olím­pi­ca. Tras una vi­da y ca­rre­ra de­por­ti­va ca­rac­te­ri­za­da por la re­bel­día y los al­ti­ba­jos, la ale­ma­na Stef­fi Graf le pro­por­cio­nó la es­ta­bi­li­dad que ne­ce­si­ta­ba en su vi­da. Ca­sa­dos des­de ha­ce 14 años, son pa­dres de dos ado­les­cen­tes y hoy día tra­ba­jan con pa­sión por los más pe­que­ños y des­pro­vis­tos en sus Fun­da­cio­nes.

Los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les son gen­te con mu­cho ki­lo­me­tra­je por to­do lo que han via­ja­do al­re­de­dor del mun­do, pe­ro si hay al­guno con mu­chas his­to­rias y anéc­do­tas que re­la­tar, ese in­du­da­ble­men­te es el ex te­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se An­dre Agas­si.

AN­DRE ES CON­SI­DE­RA­DO UNO DE LOS ME­JO­RES JU­GA­DO­RES DE TO­DOS LOS TIEM­POS Y SU DE­VO­LU­CIÓN DE SER­VI­CIO, LA ME­JOR DE LA HIS­TO­RIA.

Agas­si na­ció en 1970 en “La Ciu­dad del Pe­ca­do”, Las Ve­gas, Ne­va­da. Hi­jo de pa­dre de na­cio­na­li­dad ira­ní, ca­sa­do con es­ta­dou­ni­den­se, quien com­pi­tió en dos Jue­gos Olím­pi­cos en la mo­da­li­dad de bo­xeo, per­dien­do en am­bas oca­sio­nes en la pri­me­ra ron­da y que lo­gró que su cuar­to hi­jo, An­dre, des­ta­ca­ra en el de­por­te a ni­vel pro­fe­sio­nal, una ob­se­sión que tu­vo con ca­da uno de ellos y que so­lo lo­gró con el úl­ti­mo.

A los dos años An­dre re­ci­bió co­mo re­ga­lo de su pa­dre su pri­me­ra ra­que­ta y ya en su ni­ñez, gol­pea­ba cer­ca de 3 mil pe­lo­tas al día. Cuan­do cum­plió 15 años, fue en­via­do a la Aca­de­mia de Nick Bo­lle­tie­ri en Flo­ri­da pa­ra po­ten­ciar su ta­len­to y se con­vir­tió en ju­ga­dor pro­fe­sio­nal dos años des­pués. En di­ciem­bre de 1988 , tras só­lo 43 tor­neos ju­ga­dos, pa­sa a los li­bros de ré­cords co­mo el ju­ga­dor más jo­ven en lle­gar al mi­llón de dó­la­res en premios.

Pa­ra 1988 ya se le con­si­de­ra­ba el cuar­to me­jor ju­ga­dor del mun­do y sin em­bar­go co­rría el año 1992 y aún no ha­bía ga­na­do al­gún Grand Slam. Su mo­men­to fi­nal­men­te lle­ga­ría en Wim­ble­don don­de par­tió sem­bra­do en una más que mo­des­ta dé­ci­mo se­gun­da po­si­ción y, ape­sar de es­to, lo­gró ba­tir a sus con­trin­can­tes, gran­des nom­bres ya mí­ti­cos co­mo John Mcen­roe, Boris Bec­ker y Go­ran Iva­ni­se­vic pa­ra lo­grar así su pri­mer tí­tu­lo de Grand Slam a sus 22 años. Lo­gró fir­mar gran­des re­sul­ta­dos, ga­nan­do los cua­tro Grand Slam, ade­más de la me­da­lla de oro en los Jue­gos Olím­pi­cos de Atlan­ta en 1996, sien­do el úni­co te­nis­ta, jun­to al es­pa­ñol

Ra­fael Na­dal, en ha­ber­lo lo­gra­do. Ade­más de to­do es­to, hay que su­mar la Co­pa Da­vis de 1992, don­de la es­cua­dra es­ta­dou­ni­den­se de­rro­tó a los sui­zos 3-1.

Pe­ro no to­do fue “miel so­bre ho­jue­las”, ya que en no­viem­bre de 1997, su­fre una gra­ve de­pre­sión que da co­mo re­sul­ta­do que res­ba­le has­ta el No. 141 del ran­king mun­dial. Tras re­sol­ver sus pro­ble­mas per­so­na­les, Agas­si vuel­ve a cen­trar­se en el tenis con un ri­gu­ro­so pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to que lo ca­ta­pul­ta de re­gre­so a la ci­ma del ran­king y a su­mar cin­co tor­neos de Grand Slam más.

El 24 de ju­nio de 2006, lue­go de 21 años de ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal, anun­cia su re­ti­ro, des­pués de so­por­tar tre­men­dos do­lo­res de es­pal­da du­ran­te los úl­ti­mos me­ses que re­que­rían de cor­ti­so­na pa­ra ali­viar­los. Su úl­ti­mo tor­neo fue el US Open, don­de ca­yó en la ter­ce­ra ron­da an­te el ale­mán Ben­ja­min Bec­ker.

PO­LÉ­MI­CA AU­TO­BIO­GRA­FÍA

Des­de su re­ti­ro, pa­re­ce­ría que Agas­si no ha de­ja­do de ser noticia, más aún con la pu­bli­ca­ción a fi­na­les de 2009 de una au­to­bio­gra­fía en la que ha que­ri­do sin­ce­rar­se y no omi­tir na­da de lo que vi­vió du­ran­te sus 21 años den­tro del tenis pro­fe­sio­nal.

En ella, Agas­si re­co­no­ce que en 1997 ha­bía to­ma­do dro­gas pa­ra tra­tar de ali­viar su de­pre­sión y que só­lo se li­bró de la san­ción gra­cias al en­ga­ño. “Yo he si­do un hom­bre que ha te­ni­do una se­gun­da opor­tu­ni­dad en la vi­da y en la pro­fe­sión. La mía ocu­rrió cuan­do el co­mi­té mé­di­co de­por­ti­vo se cre­yó mis men­ti­ras y asu­mió que ha­bía to­ma­do dro­gas por ac­ci­den­te. Así me li­bré del cas­ti­go de­por­ti­vo en un año ab­so­lu­ta­men­te desas­tro­so”.

En­tre las pá­gi­nas de su li­bro ha­bía otras con­fe­sio­nes, co­mo el afir­mar que en reali­dad odia­ba el tenis por la car­ga emo­cio­nal que sig­ni­fi­ca­ba un pa­dre ob­se­si­vo.

AGAS­SI RE­CI­BIÓ UNA OVA­CIÓN DE PIE DE CUA­TRO MI­NU­TOS TRAS TER­MI­NAR EL MATCH DE SU RE­TI­RO.

Un odio al tenis que le ayu­dó a su­pe­rar su ac­tual mu­jer, la tam­bién te­nis­ta Stef­fi Graf. Que ha­ya con­su­mi­do me­tan­fe­ta­mi­nas o que odia­ra el tenis, no son las úni­cas re­ve­la­cio­nes del nor­te­ame­ri­cano. Agas­si tam­bién afir­ma que in­cen­dió ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel so­lo pa­ra di­ver­tir­se y que su fa­mo­sa ca­be­lle­ra ru­bia era en reali­dad una pe­lu­ca. An­dre pro­yec­tó en su ju­ven­tud la im­pre­sión de un chi­co re­bel­de y has­ta des­con­tro­la­do, ima­gen que se ca­pi­ta­li­zó de for­ma ex­ce­len­te a tra­vés de la mer­ca­do­tec­nia.

Usa­ba pe­lu­ca, aretes, ves­tía ro­pas co­lo­ri­das, shorts ro­sa neón y desafia­ba en to­do mo­men­to el as­pec­to con­ser­va­dor del tenis. El slo­gan del anun­cio de la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca Ca­non Re­bel, que pro­ta­go­ni­zó en 1990, “la ima­gen lo es to­do”, se con­vir­tió tam­bién en una fra­se que le re­di­tua­ría mu­chos mi­llo­nes de dó­la­res en pa­tro­ci­nios du­ran­te to­da su ca­rre­ra.

AMOR

Del tor­be­llino de Broo­ke Shields a la es­ta­bi­li­dad de Stef­fi Graf Los al­ti­ba­jos en el jue­go de Agas­si no so­lo se de­bían a sus do­len­cias de es­pal­da, con las que con­vi­vió mu­chos años, a su odio al tenis o a su con­su­mo de subs­tan­cias ile­ga­les, sino que tam­bién fue­ron el re­sul­ta­do de su tor­men­to­sa re­la­ción con la ac­triz Broo­ke Shields.

El 19 de abril de 1997, An­dre se ca­só con Broo­ke Shields tras cua­tro años de no­viaz­go. Pa­ra Agas­si fue muy fá­cil de­jar­se en­vol­ver en el mun­do de Broo­ke, el cual era to­tal­men­te in­com­pa­ti­ble con el de un atle­ta de al­to ren­di­mien­to, “Co­men­cé a ju­gar mu­cho al golf, sa­lía de no­che con fre­cuen­cia, dis­fru­ta­ba del mun­do de Broo­ke... Era ge­nial no te­ner las res­pon­sa­bi­li­da­des que des­de ni­ño ha­bía te­ni­do”. Sin em­bar­go, aquel rit­mo de vi­da lo afec­ta­ría ne­ga­ti­va­men­te tan­to den­tro co­mo fue­ra de la can­cha, “El amor no es su­fi­cien­te pa­ra que un ma­tri­mo­nio fun­cio­ne”, re­co­no­ció Agas­si.

Y es que su ma­tri­mo­nio es­ta­ba en cri­sis al año de es­tar ca­sa­dos. Apa­ren­te­men­te la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se no po­día so­por­tar las cons­tan­tes le­ja­nías de su ma­ri­do por el de­por­te y él sen­tía que es­ta­ba vi­vien­do una vi­da que no era la su­ya. Fi­nal­men­te, tras reite­ra­dos in­ten­tos pa­ra re­cons­truir su ma­tri­mo­nio, en enero de 1999, Agas­si le pi­dió el di­vor­cio a Shields, el cual le fue con­ce­di­do tres me­ses des­pués.

En el mo­men­to en el que su di­vor­cio se con­cre­tó, Agas­si ya es­ta­ba sa­lien­do con Stef­fi Graf, de la que ha­bía que­da­do pren­da­do al ver­la en una en­tre­vis­ta por te­le­vi­sión años atrás y a la cual ha­bía in­ten­ta­do con­quis­tar sin éxi­to.

Graf y Agas­si se ca­sa­ron el 22 de oc­tu­bre de 2001 en su ho­gar, sien­do sus ma­dres las úni­cas tes­ti­gos de la unión. Su pri­mer hi­jo, Ja­den Gil, na­ció 6 se­ma­nas pre­ma­tu­ro el 26 de oc­tu­bre. Jaz Elle, su hi­ja, ven­dría al mun­do el 3 de oc­tu­bre de 2003 .

GA­NÓ MÁS DE 25 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES AL AÑO EN PA­TRO­CI­NIOS QUE LO CO­LO­CA­RON EN CUAR­TO LU­GAR DE LAS FI­GU­RAS DE­POR­TI­VAS DE TO­DOS LOS TIEM­POS. SU AU­TO­BIO­GRA­FÍA LLE­GÓ AL NO. 1 DE LA LIS­TA DE BEST SE­LLERS DEL NEW YORK TI­MES

Ade­más de Broo­ke y Stef­fi, la otra mu­jer fa­mo­sa en la vi­da de Agas­si es la ac­triz y can­tan­te Bar­bra Strei­sand, con la que ha man­te­ni­do una gran afi­ni­dad a pe­sar de la gran di­fe­ren­cia de eda­des, ya que ella le lle­va 28 años. In­clu­so se ha di­cho que fue ella quien lo ini­ció en el te­ma del amor.

PA­TRO­CI­NIOS DE NI­KE A ADI­DAS Y DE RE­GRE­SO

A los 16 años fir­mó su pri­mer con­tra­to con Ni­ke, mar­ca con la que si­guió has­ta los 35 años y que lo con­vir­tió en una de las fi­gu­ras de­por­ti­vas mas famosas y re­co­no­ci­das del mun­do. Una unión de ca­si to­da una vi­da, pe­ro que de­ci­dió rom­per al fi­nal de su ca­rre­ra, pa­ra fir­mar con Adi­das, la mar­ca que pa­tro­ci­na­ba a su mu­jer Stef­fi Graf.

En el tras­cur­so de su ca­rre­ra, Agas­si re­por­tó mu­cho di­ne­ro pa­ra si mis­mo y mu­cho más pa­ra Ni­ke, gra­cias a sus atre­vi­dos atuen­dos que fue­ron su­frien­do una me­ta­mor­fo­sis se­gún las ten­den­cias de la moda y la fa­se por la cual atra­ve­sa­ba el te­nis­ta. El úl­ti­mo con­tra­to que Agas­si fir­mó con Ni­ke fue por diez años a raíz de 120 mi­llo­nes de dó­la­res.

Una vez ter­mi­na­do ese pe­rio­do, Agas­si y Ni­ke no lo­gra­ron lle­gar a un acuer­do. Por lo que Adi­das ‘ro­bo’ a una de las es­tre­llas de Ni­ke en el mun­do del de­por­te, gra­cias a que tam­bién apos­tó por la fundación que el te­nis­ta tie­ne jun­to a su mu­jer Agas­si Cha­ri­ta­ble Foun­da­tion, de­di­ca­da al apo­yo a los ni­ños des­pro­te­gi­dos.

“No hay na­da es­pe­cial que co­men­tar. Se tra­ta só­lo de un acuer­do en­tre las dos par­tes. Es­toy con­ten­to de in­te­grar­me a es­ta gran familia que es Adi­das y tam­bién me com­pla­ce el com­pro­mi­so de

LA FUNDACIÓN DE AGAS­SI HA RE­CAU­DA­DO MÁS DE 60 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES PA­RA NI­ÑOS DES­PRO­VIS­TOS EN LAS VE­GAS, NE­VA­DA.

apo­yo que han ad­qui­ri­do con mi fundación”, se­ña­ló el es­ta­dou­ni­den­se en el mo­men­to que fir­mó un con­tra­to por dos años en el tra­mo fi­nal de su lar­ga ca­rre­ra de­por­ti­va. Sin em­bar­go, en el 2013, Agas­si y Ni­ke se re­uni­rían nue­va­men­te.

FUNDACIÓN AN­DRE AGAS­SI PA­RA LA EDU­CA­CIÓN

Des­de su re­ti­ra­da del tenis y siem­pre jun­to a Graf, Agas­si se ha cen­tra­do en sus fun­da­cio­nes be­né­fi­cas y el apo­yo a los más pe­que­ños. No ha du­da­do en ju­gar par­ti­dos amis­to­sos pa­ra re­cau­dar fon­dos y or­ga­ni­zar even­tos con el mis­mo fin. Ha lo­gra­do re­cau­dar im­por­tan­tes su­mas de di­ne­ro pa­ra po­der desem­pe­ñar una gran la­bor en sus fun­da­cio­nes y apo­yar así a los ni­ños más ne­ce­si­ta­dos.

Hoy día, esa es la prin­ci­pal la­bor de Agas­si y la que le ocu­pa gran par­te de su tiem­po. Le­jos de los fo­cos me­diá­ti­cos, el es­ta­dou­ni­den­se se con­mue­ve al ha­blar de los chi­cos a los que ayu­dan: ni­ños cu­yos pa­dres no pue­den cos­tear­les los es­tu­dios. Su mu­jer tam­bién tie­ne una fundación que ayu­da a me­no­res re­fu­gia­dos pro­ce­den­tes de paí­ses mar­ca­dos por el con­flic­to bé­li­co.

Agas­si co­men­zó con su fundación a los 23 años y al prin­ci­pio su pa­pel era más bien sim­bó­li­co por el po­co tiem­po que te­nía dis­po­ni­ble, pe­ro una vez re­ti­ra­do se ha in­vo­lu­cra­do de lleno. “Com­pren­dí que la edu­ca­ción es lo que per­mi­te un cam­bio en el sis­te­ma. Yo no re­ci­bí una edu­ca­ción co­mo la de los de­más, pe­ro tu­ve al­go: el tenis. Ellos, no. Con la edu­ca­ción vie­ne la opor­tu­ni­dad de su­pe­rar sus cir­cuns­tan­cias. Pa­ra mí es muy im­por­tan­te dar­les es­to, una edu­ca­ción, a unos chi­cos a los que el en­torno les di­ce que su vi­da ya es­tá pre­de­ter­mi­na­da”.

Pleno y tran­qui­lo en la ac­tua­li­dad, Agas­si vi­ve jun­to a Stef­fi Graf y sus dos hi­jos en Las Ve­gas, ciu­dad que le vio cre­cer y en la que to­do el mun­do le co­no­ce y na­die le tra­ta co­mo la le­yen­da del tenis que es, sino co­mo al­guien más del lu­gar, que ca­sual­men­te cre­ció pa­ra con­ver­tir­se en uno de los diez me­jo­res ju­ga­do­res de la his­to­ria.

SU PA­DRE DES­CRI­BIÓ A SUS TRES HI­JOS MA­YO­RES CO­MO “CO­CHI­NI­LLOS DE GUI­NEA” EN EL PRO­CE­SO DE DESA­RRO­LLAR LA ME­TO­DO­LO­GÍA QUE USÓ PA­RA MOL­DEAR A AN­DRE EN UN TE­NIS­TA DE CLA­SE MUN­DIAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.