VELOCIDAD DE VÉR­TI­GO EN EL TENIS

La velocidad es una de las prio­ri­da­des de nues­tro mun­do ac­tual. To­do el mun­do va rá­pi­do, quie­re lle­gar rá­pi­do a los si­tios, as­cen­der rá­pi­do en el tra­ba­jo o lo­grar rá­pi­do sus me­tas. Una ra­pi­dez que no es­tá aje­na del mun­do del tenis, un de­por­te en el que se

Flashtennis - - Contenido - POR: DA­VID LÓ­PEZ C. Y ED­GAR G. ALLE­GRE

CA­DA VEZ EN EL TENIS co­bra más im­por­tan­cia la po­ten­cia y la velocidad y to­do se mue­ve mu­cho más rá­pi­do. Unos cam­bios a los que los te­nis­tas han de­bi­do adap­tar­se en tiem­po ré­cord, tra­ba­jan­do su fí­si­co du­ran­te mu­chas ho­ras.

Un ejem­plo de esa velocidad en el tenis lo en­con­tra­mos en los ser­vi­cios. En los úl­ti­mos años, gra­cias tam­bién a los no­ve­do­sos y li­ge­ros ma­te­ria­les de las ra­que­tas, los ré­cords en los sa­ques se han vis­to pul­ve­ri­za­dos. De es­te mo­do, el aus­tra­liano Sam Groth lle­gó a ser­vir a 263 km/h, en 2012, con­vir­tién­do­se en el ser­vi­cio más rá­pi­do de la ATP.

Por su par­te, la ale­ma­na Sa­bi­ne Li­sic­ki bo­rró el ré­cord de velocidad de ser­vi­cio en la WTA el año pa­sa­do en el tor­neo de Stan­ford, al lo­grar un sa­que a 210.8 km/h.

Otro ré­cord de velocidad en el mun­do del tenis lo re­gis­tra­ron el fin­lan­dés Jark­ko Nie­mi­nen y muy a su pe­sar el aus­tra­lia- no Ber­nard To­mic. El par­ti­do en­tre am­bos en la pri­me­ra ron­da de Mia­mi en 2014 so­lo du­ró 28 mi­nu­tos y 20 se­gun­dos, pa­ra ter­mi­nar con un mar­ca­dor de 6-0 y 6-1.

Pe­ro la velocidad en el mun­do del tenis no so­lo tie­ne re­la­ción con el sen­ti­do y los gol­pes, sino tam­bién con el tiem­po de reac­ción de los te­nis­tas o su mo­vi­li­dad den­tro de la can­cha, as­pec­tos ca­da vez más tra­ba­ja­dos por los te­nis­tas, quie­nes bus­can no so­lo mo­ver­se rá­pi­do, sino an­ti­ci­par­se a los gol­pes del ri­val y qui­tar­le así tiem­po de reac­ción.

Un ejem­plo cla­ro de ello lo po­dría­mos ver en la WTA. La velocidad con la que se jue­ga ha­ce que los en­tre­na­mien­tos en las chi­cas ha­yan cam­bia­do des­de ha­ce unos años. Aho­ra se busca que im­pac­ten de­lan­te la pe­lo­ta y lo an­tes po­si­ble, pa­ra así qui­tar tiem­po de reac­ción a su ri­val. Ade­más se les en­se­ña a ju­gar pun­tos cortos, con tres o cua­tro in­ter­cam­bios.

Así co­mo a no ce­der de la lí­nea de fon­do, gol­pean­do mu­chas bo­las con la ro­di­lla en el suelo. To­do ello pa­ra no per­der te­rreno y ser mu­cho más rá­pi­da que su ri­val.

ACOR­TAR LA DU­RA­CIÓN DE LOS PAR­TI­DOS

La velocidad en el tenis no so­lo se en­cuen­tra en el as­pec­to téc­ni­co, sino tam­bién en la du­ra­ción de los par­ti­dos. En de­fi­ni­ti­va, en el ne­go­cio del tenis. Des­de ha­ce años se es­tán es­tu­dian­do fór­mu­las pa­ra que los par­ti­dos sean más rá­pi­dos. Unas fór­mu­las que se apli­ca­ron en el cir­cui­to de do­bles, pa­ra ha­cer los par­ti­dos más atrac­ti­vos y me­nos lar­gos.

Por es­ta ra­zón se sus­ti­tu­yó el ter­cer set por un sú­per tie­break a diez pun­tos, y se qui­tó la ven­ta­ja en los jue­gos por el pun­to de oro. Otro ejem­plo es la nor­ma de los 20 se­gun­dos má­xi­mos que los te­nis­tas pue­den to­mar­se co­mo má­xi­mo al sa­car pa­ra ace­le­rar el par­ti­do en­tre pun­to y pun­to. La ATP y la WTA es­tán ana­li­zan­do otras ideas que po­nen en prác­ti­ca en al­gu­nos tor­neos de ex­hi­bi­ción y cu­yo ob­je­ti­vo es dar­le ma­yor di­na­mis­mo al tenis.

Por to­do ello, la velocidad tie­ne una gran im­por­tan­cia en el tenis. Velocidad a la ho­ra de gol­pear, de mo­ver­se, de reac­cio­nar… Y velocidad en la di­ná­mi­ca de los par­ti­dos, en la du­ra­ción y en la bús­que­da de un ma­yor ne­go­cio.

Una velocidad con la que con­vi­ven los te­nis­tas a dia­rio que tam­bién la en­cuen­tran en el as­pec­to men­tal, y es que sin tiem­po de po­der so­bre­po­ner­se a una du­ra de­rro­ta, tie­nen que re­cu­pe­rar­se cuan­to an­tes pa­ra afron­tar otro tor­neo la si­guien­te se­ma­na. Tenis y velocidad van li­ga­dos de la mano, pa­ra lo bueno y lo ma­lo, pe­ro lo cier­to es que los ju­ga­do­res ca­da vez de­ben es­tar me­jor pre­pa­ra­dos pa­ra afron­tar esa velocidad de vér­ti­go.

TENIS Y VELOCIDAD VAN LI­GA­DOS DE LA MANO, PA­RA LO BUENO Y LO MA­LO, PE­RO LO CIER­TO ES QUE LOS JU­GA­DO­RES CA­DA VEZ DE­BEN ES­TAR ME­JOR PRE­PA­RA­DOS PA­RA AFRON­TAR ESA VELOCIDAD DE VÉR­TI­GO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.