“Si fue­ra fá­cil, cual­quie­ra lo ha­ría”

Ra­fael Osu­na, 1.69; Mi­los Rao­nic, 1.96 mts de al­tu­ra. 85% de lo que un ju­ga­dor va a ju­gar a ni­vel pro­fe­sio­nal lo apren­de an­tes de los 14 años

Flashtennis - - Contenido -

1. “CHECK POINTS” DE LOS TOP 100 Y TOP 10. Pa­ra lle­gar a ser un ju­ga­dor TOP 100, un ju­ga­dor de­be en­trar al TOP 500 a la edad de 19.06 años, es­tar en el TOP 300 a los 19.75 años, en el TOP 200 a los 21.96 años y en el TOP 100 en un pro­me­dio de 22 años.

2. FUN­DA­MEN­TOS PA­RA SER COM­PE­TI­TI­VOS A NI­VEL IN­TER­NA­CIO­NAL. Los re­co­no­ci­dos ex­per­tos de­por­ti­vos ale­ma­nes Ri­chard Schon­born y Man­fred Gros­ser, rea­li­za­ron un es­tu­dio que de­mues­tra que el 85% de lo que un ju­ga­dor va a ju­gar a ni­vel pro­fe­sio­nal, lo apren­de an­tes de los 14 años en la es­cue­la de tenis. Por es­ta ra­zón, en la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Tenis tra­ba­ja­mos con un “chec­klist”, es de­cir, la fun­da­men­ta­ción tác­ti­ca, téc­ni­ca, fí­si­ca, men­tal, y emo­cio­nal in­dis­pen­sa­bles pa­ra que nues­tro ta­len­to jo­ven pue­da ser com­pe­ti­ti­vo a ni­vel in­ter­na­cio­nal y ac­ce­da exi­to­sa­men­te a su si­guien­te eta­pa de de­sa­rro­llo sin fal­tan­tes cla­ve.

C.3. SER UN JUGADORGUERRERO. ¿Qué ha­ce la di­fe­ren­cia en­tre un te­nis­ta que jue­ga bien a ni­vel lo­cal con otro que tie­ne éxi­to a es­ca­la in­ter­na­cio­nal? En mis in­ves­ti­ga­cio­nes, he en­con­tra­do fac­to­res que ca­rac­te­ri­zan al per­fil que de­no­mino el “ju­ga­dor-gue­rre­ro”:

A.AC­TI­TUD. El ju­ga­dor to­ma el 100% de res­pon­sa­bi­li­dad en su evo­lu­ción, ca­rre­ra y jue­go.

B.AU­TO­CON­FIAN­ZA. El cam­peón tra­ba­ja aún con el vien­to en con­tra por­que cree en sí mis­mo.

CO­NO­CI­MIEN­TO TÁC­TI­CO DEL JUE­GO. En­tien­de el jue­go, al ri­val, a él mis­mo y el ca­mino a la vic­to­ria ya sea ló­gi­ca o in­tui­ti­va­men­te.

D.BIO­ME­CÁ­NI­CA EFI­CIEN­TE. Gol­pes flui­dos y po­ten­tes, que sean efi­cien­tes, con el menor des­gas­te fí­si­co sin pro­vo­car le­sio­nes.

E.CLA­ROS OB­JE­TI­VOS CON MÉ­TRI­CA. En el tenis, de­lan­te de tu nom­bre hay un nú­me­ro (ran­king) y lue­go otro nú­me­ro que re­pre­sen­ta la can­ti­dad de pun­tos que tie­nes. El as­pec­to ma­te­má­ti­co del tenis, de­be ayu­dar a te­ner ob­je­ti­vos cla­ros de for­ma­ción, de com­pe­ti­ti­vi­dad y de desem­pe­ño.

F.DIS­PUES­TOS A PA­GAR EL PRE­CIO. “Si fue­ra fá­cil, cual­quie­ra lo ha­ría”. El tenis im­pli­ca ar­duos en­tre­na­mien­tos, cons­tan­tes via­jes, di­fe­ren­tes ho­te­les, co­mi­das, hu­sos ho­ra­rios, ri­va­les, can­chas, cli­mas y di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes ale­ja­do de familia y ami­gos, y... ha­cer es­to por años.

G.IN­TE­LI­GEN­CIA EMO­CIO­NAL ELE­VA­DA. Los gran­des ju­ga­do­res li­dian igual con el pun­to per­di­do o la de­rro­ta que con el ga­nar, sa­ben que lo que im­por­ta es man­te­ner­se en­fo­ca­dos en la cons­truc­ción de su jue­go.

H.DE­SA­RRO­LLO FÍ­SI­CO. Hoy cla­ve pa­ra el jue­go mo­derno. Los te­nis­tas de­ben ser pri­me­ro ex­ce­len­tes atle­tas y lue­go ju­ga­do­res de tenis.

I.CA­PA­CI­DAD DE SO­LU­CIÓN. To­mar de­ci­sio­nes co­rrec­tas y rá­pi­das du­ran­te to­do el par­ti­do.

J.EQUI­PO DE TRA­BA­JO. El ju­ga­dor de hoy día es­tá ro­dea­do de un equi­po de es­pe­cia­lis­tas que de­be apren­der a apro­ve­char al má­xi­mo.

PER­FIL DEL TE­NIS­TA ME­XI­CANO

El te­nis­ta me­xi­cano al igual que cual­quie­ra de otra na­cio­na­li­dad tie­ne for­ta­le­zas que ex­plo­tar y “Ta­lo­nes de Aqui­les” que so­lu­cio­nar. Las fe­de­ra­cio­nes de tenis de paí­ses que con­sis­ten­te­men­te pro­du­cen ju­ga­do­res de es­ca­la mun­dial co­mo Fran­cia, Es­pa­ña, Re­pú­bli­ca Che­ca, Ale­ma­nia y Ar­gen­ti­na en­tien­den muy bien las par­ti­cu­la­ri­da­des de sus ju­ga­do­res.

Me­dian­te las cien­cias e in­ves­ti­ga­ción, he­mos sen­tan­do en la FMT las ba­ses de un sis­te­ma pa­ra el de­sa­rro­llo del ju­ga­dor me­xi­cano fun­da­men­ta­do en sus ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas co­mo lo son: el as­pec­to so­cial, cul­tu­ral, de bio­ti­po, pa­tro­nes de con­duc­ta, nu­tri­ción, en­tre mu­chas otras.

El ob­je­ti­vo es crear ese sis­te­ma de for­ma­ción es­tán­dar, que pue­de cam­biar en de­ta­lles de maes­tro a maes­tro y club a club, pe­ro a ni­vel na­cio­nal, mues­tra ele­men­tos en co­mún que re­fle­jan y ca­pi­ta­li­zan las ca­rac­te­rís­ti­cas in­he­ren­tes de nues­tro ju­ga­dor me­xi­cano.

Con­se­cuen­te­men­te, pa­ra el de­sa­rro­llo del ju­ga­dor me­xi­cano, hay que prio­ri­zar el de­sa­rro­llo de los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer más com­pe­ti­ti­vos nues­tros te­nis­tas a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Por ejem­plo: ÁREA MEN­TAL. Ser un “ju­ga­dor-gue­rre­ro”, dis­ci­pli­na­do, con diá­lo­go in­terno positivo y en­tre­na­mien­to men­tal pro­gre­si­vo y con­ti­nuo. COM­PO­NEN­TE EMO­CIO­NAL. Con ca­pa­ci­dad de so­bre­po­ner­se a la frus­tra­ción del error pa­ra re­gre­sar al jue­go con tus me­jo­res re­cur­sos. En al­to ren­di­mien­to, les lla­ma­mos el “Cam­peón del Me­dio”, ni na­da es tan ma­lo ni na­da es tan bueno… lo im­por­tan­te es que hay que se­guir y dis­fru­tar del pro­ce­so. ES­TRA­TE­GIA. Nues­tros ju­ga­do­res gol­pean bien, pe­ro de­ben per­fec­cio­nar el ar­te de ga­nar. Es­ta­mos en­se­ñán­do­les

a leer el jue­go, al ri­val, a eva­luar op­cio­nes, pa­tro­nes de jue­go, ce­rrar pun­tos, cam­bios de rit­mo y adap­tar­se a di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes de jue­go. BIO­TI­PO. El te­nis­ta de hoy día es más fuer­te y más ve­loz. El te­nis­ta me­xi­cano de­be com­pen­sar con re­cur­sos fí­si­cos, men­ta­les, y otras di­ná­mi­cas una di­fe­ren­cia de es­ta­tu­ra no­ta­ble. De acuer­do con el INE­GI (2012), la es­ta­tu­ra pro­me­dio pa­ra hom­bres es de 1.68 mts. y en mu­je­res de 1.62, mien­tras que los pro­me­dios de los TOP 100 (2014) de la ATP son de 1.87 y pa­ra la WTA de 1.77. Cla­ro hay ex­cep­cio­nes co­mo Santiago Gon­zá­lez con 1.91 y Ti­gre Hank de 1.88, y por otra par­te, el me­jor ju­ga­dor que ha te­ni­do Mé­xi­co, Ra­fael Osu­na, me­día 1.69. Sin em­bar­go, el tenis mo­derno pleno de po­ten­cia fí­si­ca tie­ne a te­nis­tas co­mo Mi­los Rao­nic de 1.96 con mo­vi­li­dad ex­ce­len­te.

En­ton­ces nues­tros ju­ga­do­res pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos de­ben ser muy rá­pi­dos, fuer­tes, fle­xi­bles, con muy buen ma­ne­jo de los apo­yos y la ca­de­na ci­né­ti­ca del cuer­po.

CON­CLU­SIÓN:

Los gran­des te­nis­tas que ha te­ni­do Mé­xi­co: Osu­na, Ra­mí­rez, Lo­zano, La­va­lle, etc., no han si­do pro­duc­to de lo que se po­dría de­no­mi­nar una “es­cue­la me­xi­ca­na”, sino ta­len­tos na­tu­ra­les pa­ra quie­nes la úni­ca for­ma de po­ten­ciar­se fue me­dian­te las me­to­do­lo­gías, re­cur­sos y sis­te­mas en el ve­cino país del nor­te, Es­ta­dos Uni­dos y, en el ca­so de mu­chos de ellos, en par­ti­cu­lar en el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio de Ca­li­for­nia (USC).

En la FMT que­re­mos cam­biar esa ten­den­cia y tra­ba­ja­mos ar­dua­men­te en desa­rro­llar las ba­ses de la “Es­cue­la Me­xi­ca­na del Tenis”. La ex­pe­rien­cia de las fe­de­ra­cio­nes na­cio­na­les más exi­to­sas con­fir­ma que rea­li­zar pro­gra­mas de de­sa­rro­llo es la úni­ca ma­ne­ra de que los te­nis­tas me­xi­ca­nos sis­te­má­ti­ca­men­te ocu­pen lu­ga­res re­le­van­tes en los ran­kings mun­dia­les.

18 cm. de di­fe­ren­cia en­tre pro­me­dio de es­ta­tu­ra del me­xi­cano y el del TOP 100

de la ATP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.