En­tre­vis­ta

Pa­tri­cia Ji­nich, em­ba­ja­do­ra de la gas­tro­no­mía me­xi­ca­na en el mun­do, com­par­te su per­cep­ción so­bre la mis­ma

Food and Travel (México) - - CONTENIDO -

Es­ta ana­lis­ta po­lí­ti­ca que cam­bió de rum­bo pa­ra con­ver­tir­se en chef, se mues­tra im­pa­ra­ble y su en­tre­ga es vi­si­ble a le­guas de dis­tan­cia. Mues­tra de ello son sus li­bros Pa­ti’s Me­xi­can Ta­ble: The Se­crets of Real Me­xi­can Ho­me Coo­king, y Me­xi­can To­day: New and Re­dis­co­ve­red Recipes for Con­tem­po­rary Kit­chens, así co­mo su se­rie te­le­vi­si­va Pa­ti’s Me­xi­can Ta­ble.

Amor por la co­ci­na

Soy me­xi­ca­na y es­toy or­gu­llo­sa de ser­lo, de nues­tra co­ci­na que quie­ro, que co­noz­co y que bus­co ex­plo­rar. Ven­go de una fa­mi­lia de cua­tro mu­je­res y cre­cí en una ca­sa en la que los días es­pe­cia­les y los fi­nes de se­ma­na su­ce­dían al­re­de­dor de la co­mi­da. Mis tres her­ma­nas ma­yo­res se in­tro­du­je­ron al mun­do de la co­ci­na des­de muy pe­que­ñas, yo no. Es­tu­dié Cien­cias Po­lí­ti­cas y que­ría ser aca­dé­mi­ca, pe­ro cuan­do me mu­dé con mi es­po­so a Es­ta­dos Uni­dos, me sen­tía nos­tál­gi­ca, ex­tra­ña­ba la co­mi­da que me vio cre­cer y me sen­tía le­jos.

Del cam­bio a la opor­tu­ni­dad

Co­men­cé a com­prar li­bros, les lla­ma­ba a mis her­ma­nas y a mis tías pa­ra sa­ber có­mo ha­cer es­to o lo otro. Le pre­gun­ta­ba a la gen­te si sa­bía ha­cer arroz, có­mo lo pre­pa­ra­ban, y ha­bla­ba con in­mi­gran­tes de to­da la re­pú­bli­ca. Yo ha­bía es­tu­dia­do mu­cho de Mé­xi­co, y a tra­vés de ese com­par­tir las re­ce­tas, em­pe­cé a re­des­cu­brir mi país. Sin em­bar­go, me cos­tó des­viar­me de mi pro­fe­sión. En Was­hing­ton co­men­cé a es­tu­diar mi maes­tría en Asun­tos Po­lí­ti­cos, pe­ro en­tré en una cri­sis exis­ten­cial y me ins­cri­bí a un cur­so de co­ci­na por las no­ches.

Pa­ra el mun­do des­de Mé­xi­co

Cuan­do cam­bié el rum­bo, sen­tí que te­nía una mi­sión fue­ra de Mé­xi­co. Al ini­ciar con el pro­yec­to de la se­rie, lo hi­ce con la ca­de­na de te­le­vi­sión ame­ri­ca­na PBS Food por­que tie­ne unos es­tán­da­res de ca­li­dad muy al­tos y es­tric­tos, y una au­dien­cia enor­me. Al prin­ci­pio fue com­pli­ca­do por­que siem­pre apa­re­cía el es­te­reo­ti­po del som­bre­ro y el sa­ra­pe. De­ci­dí man­te­ner­me fiel a mi ideal: tra­ba­jar pa­ra que exis­ta un diá­lo­go cons­truc­ti­vo en­tre los me­xi­ca­nos de allá y de acá. Con la se­rie, in­vi­to a la au­dien­cia a via­jar a Mé­xi­co y la ins­pi­ro a te­ner una ex­pe­rien­cia si­mi­lar des­de su co­ci­na. La se­rie ya es­tá dis­po­ni­ble a tra­vés de Ama­zon Pri­me. Voy a don­de ha­ya quien com­par­ta su his­to­ria y su co­ci­na, pa­ra que el mun­do se enamo­re de quie­nes so­mos, y rom­per mi­tos de lo que no so­mos.

Po­lí­ti­ca, cul­tu­ra y gas­tro­no­mía

La per­cep­ción de los ex­tran­je­ros so­bre la co­mi­da me­xi­ca­na ha cam­bia­do mu­cho, con la mi­gra­ción de los me­xi­ca­nos hay tam­bién una mi­gra­ción de su ba­ga­je. Los mo­men­tos po­lí­ti­cos im­por­tan­tes han de­fi­ni­do las tran­si­cio­nes de la gas­tro­no­mía. Por otro la­do, el abra­zo que exis­te en­tre co­ci­na y cul­tu­ra es ad­mi­ra­ble, y en los me­xi­ca­nos, por nues­tra for­ma de ex­pre­sar­nos, se no­ta más. Es­tan­do fue­ra de Mé­xi­co, el ob­je­ti­vo es lo­grar un puen­te pa­ra que a tra­vés de la co­mi­da am­bos paí­ses se lle­ven me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.