Coquetería sen­so­rial

El es­plen­dor es­pa­ñol se per­ci­be en sus ca­lles, co­mi­da y mo­nu­men­tos

Food and Travel (México) - - CONTENIDO -

Cos­mo­po­li­ta a la vis­ta MA­DRID

Adén­tra­te a la ca­pi­tal ma­dri­le­ña por la Gran Vía, la prin­ci­pal ar­te­ria tu­rís­ti­ca que res­guar­da tien­das, ba­res, ca­si­nos y di­ver­sos edi­fi­cios his­tó­ri­cos. Tal es el ca­so de Me­tró­po­lis, un ícono de la ciu­dad de ins­pi­ra­ción fran­ce­sa que se cons­tru­yó en 1911 y que en 1972 pa­só a ma­nos de la ase­gu­ra­do­ra Me­tró­po­lis; de ahí su nom­bre. Un tip: vi­sí­ta­lo de no­che. Es to­do un es­pec­tácu­lo vi­sual, pues se ilu­mi­na con 205 fo­cos y su es­cul­tu­ra de una vic­to­ria ala­da so­bre la cú­pu­la lu­ce aun más ra­dian­te.

Lue­go, ca­mi­na ha­cia la fuen­te de Ci­be­les. Es­te con­jun­to es­cul­tó­ri­co del si­glo XVIII re­pre­sen­ta a la dio­sa Ci­be­les, pa­tro­na pa­ga­na de la ca­pi­tal es­pa­ño­la, es­cul­pi­da en már­mol. No te pue­des ir sin to­mar una fo­to­gra­fía de es­te si­tio tan em­ble­má­ti­co don­de el equi­po de futbol Real Ma­drid fes­te­ja sus gran­des vic­to­rias. Su be­lle­za la com­par­te con su ve­ci­na, la Puer­ta de Al­ca­lá, otro obli­ga­do a vi­si­tar; so­lo bas­ta sa­ber que ha si­do ins­pi­ra­ción pa­ra can­cio­nes y otras ar­tes. Su nom­bre lo re­ci­bió por es­tar ubi­ca­da en el ca­mino que iba de He­na­res a Al­ca­lá.

En es­ta ciu­dad hay un sin­fín de mu­seos re­co­no­ci­dos a ni­vel mun­dial, en­tre ellos se en­cuen­tran el Mu­seo del Pra­do, con 200 años de vi­da, y el Mu­seo Na­cio­nal Thys­sen-Bor­ne­mis­za, que al­ber­ga cer­ca de mil obras de la his­to­ria de la pin­tu­ra oc­ci­den­tal des­de el si­glo XIII has­ta el XX. Sin em­bar­go, pa­ra los via­je­ros cu­rio­sos tam­bién es­tá dis­po­ni­ble el ar­te ca­lle­je­ro de los ba­rrios mul­ti­cul­tu­ra­les, co­mo La­va­piés, don­de con­vi­ven per­so­nas de más de 70 na­cio­na­li­da­des. Pa­ra una no­che emo­ti­va y di­ver­ti­da, es re­co­men­da­ble ir a la Pla­za Ma­yor, que se lle­na de mú­si­cos y ar­tis­tas al ai­re li­bre.

TO­MA NO­TA Si eres afi­cio­na­do al futbol, vi­si­ta el es­ta­dio Santiago Ber­na­béu, ca­sa del equi­po me­ren­gue, el Real Ma­drid. To­dos los días ofre­cen tours. real­ma­drid.com

En­tre ta­pas y mo­nu­men­tos VA­LLA­DO­LID

En es­ta ciu­dad —que en al­gún tiem­po fue la ca­pi­tal del im­pe­rio es­pa­ñol—, la ca­lle de Santiago es el pun­to de par­ti­da ideal. Es una de las vías prin­ci­pa­les y es la que te lle­va­rá a la Pla­za Ma­yor, la pri­me­ra ex­pla­na­da de for­ma rec­tan­gu­lar re­gu­la­ri­za­da en Es­pa­ña que se con­vir­tió des­pués en el mo­de­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de to­das las pla­zas que se cons­tru­ye­ron en el si­glo XVI.

Las ca­lles de Va­lla­do­lid, flan­quea­das por edi­fi­cios mo­der­nos, ca­fe­te­rías con me­sas afue­ra, bom­bo­ne­rías, cho­co­la­te­rías y tien­das de ro­pa, tam­bién te guia­rán has­ta la Pla­za de San Pa­blo, que al­ber­ga a la igle­sia del mis­mo nom­bre, de es­ti­lo gó­ti­co, de una so­la na­ve y que tie­ne co­mo ve­cino al Mu­seo Na­cio­nal de Es­cul­tu­ra. Ahí ha­lla­rás la co­lec­ción es­cul­tó­ri­ca es­pa­ño­la más im­por­tan­te de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, con obras des­de la Edad Me­dia.

La si­guien­te pa­ra­da es Don Ba­ca­lao, un res­tau­ran­te fa­mo­so por ha­ber ga­na­do la me­jor ta­pa en to­da Es­pa­ña. Su chef Al­fon­so Gar­cía fue el im­pul­sor ha­ce 19 años del pri­mer con­cur­so de ta­pas en la ciu­dad, y a los dos años lan­za­ron la com­pe­ten­cia a ni­vel na­cio­nal. Su ta­pa Taj Mahal de le­cha­zo (car­ne de cor­de­ro jo­ven que so­lo ha si­do ali­men­ta­do con le­che ma­ter­na) se lle­vó en 20152016 el pre­mio na­cio­nal a la me­jor ta­pa.

Por úl­ti­mo, vi­si­ta la bou­ti­que de vi­nos Se­ño­ri­ta Ma­lau­va, jun­to a la ca­te­dral. Tie­ne ex­ce­len­tes tin­tos, blan­cos y ro­sa­dos, ade­más de pro­duc­tos gour­met y uten­si­lios pa­ra vi­nos.

TO­MA NO­TA Pa­ra apre­ciar me­jor los di­fe­ren­tes mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos de Va­lla­do­lid, los fi­nes de se­ma­na se ilu­mi­nan pa­ra con­ver­tir­se en un gran es­pec­tácu­lo. Ob­se­quios del pa­sa­do CIU­DAD REAL Aquí no se le­van­tan gran­des edi­fi­cios, no hay trá­fi­co ni cen­tros co­mer­cia­les, y en eso ra­di­ca su ma­gia. Se tra­ta de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia ho­mó­ni­ma, per­te­ne­cien­te a la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Cas­ti­lla-La Man­cha, una ciu­dad per­fec­ta pa­ra re­co­rrer a pie.

En la Pla­za Ma­yor des­cu­bri­rás con una me­lo­día al Re­loj Ca­rri­llón, ubi­ca­do en la Ca­sa del Ar­co. De es­te cro­nó­me­tro, inau­gu­ra­do pa­ra el cuar­to cen­te­na­rio de la pu­bli­ca­ción del li­bro Don Qui­jo­te de la Man­cha en 2005, tam­bién sa­le, al son de las cam­pa­na­das, la fi­gu­ra de don Mi­guel Cer­van­tes al bal­cón de la ca­sa, pre­sen­tan­do a don Qui­jo­te y a San­cho Pan­za.

Muy cer­ca de ahí, no te pue­des per­der la igle­sia de San Pe­dro, un mo­nu­men­to na­cio­nal y uno de los edi­fi­cios ecle­siás­ti­cos más im­por­tan­tes. De es­ti­lo gó­ti­co, des­ta­can sus tres puer­tas, co­mo la del Per­dón, nom­bra­da así por­que es­ta­ba en­fren­te de una cár­cel.

Tras es­te bre­ve re­co­rri­do, lle­ga­rá la ho­ra de ta­pear. Una bue­na op­ción es La Fras­ca, es­pe­cia­lis­tas en co­mi­da ca­se­ra. Or­de­na la ca­rri­lla­da (car­ne de cer­do con pa­pas y za­naho­rias), las be­ren­je­nas de Al­ma­gro re­lle­nas de pi­mien­to y en­cur­ti­das con vi­na­gre, y las alu­bias con pi­mien­to y ji­to­ma­te, jun­to a una ca­ñi­ta (cer­ve­za).

Con la pi­la re­car­ga­da, des­cu­bre la igle­sia de Santiago que, con un es­ti­lo mu­dé­jar y gó­ti­co, es la más an­ti­gua de Ciu­dad Real, del si­glo XIII. Por su­pues­to, la vi­si­ta al Mu­seo del Qui­jo­te, inau­gu­ra­do en 2001, es un im­per­di­ble, ya que es in­ter­ac­ti­vo y di­dác­ti­co.

TO­MA NO­TA Vi­si­ta el Mer­ca­do de Abas­tos que na­ció en los 50. Es muy co­lo­ri­do y es­tá bien con­ser­va­do. Lo en­con­tra­rás en la ca­lle de Pos­tas, ale­da­ña a la Pla­za Ma­yor.

Cor­te­jo pa­so a pa­so CÓR­DO­BA

Es­ta ciu­dad lo­ca­li­za­da al sur de An­da­lu­cía es her­mo­sa por don­de la mi­res. Haz un re­co­rri­do por cin­co si­glos de his­to­ria a tra­vés del Pa­la­cio de Via­na, que al­ber­ga 12 pa­tios, de los más fa­mo­sos de Eu­ro­pa. Ca­da uno tie­ne su es­ti­lo y fun­cio­nes: al­gu­nos fue­ron de tra­ba­jo, in­te­rio­res, se­mi­abier­tos, se­ño­ria­les o ajar­di­na­dos. En ellos se per­ci­be la hue­lla que de­ja­ron los mu­sul­ma­nes, quie­nes los cons­truían pen­san­do en el go­ce de la fa­mi­lia, y la mar­ca de los ro­ma­nos que los for­ma­ban pa­ra os­ten­tar la vi­vien­da. En­tre es­tos es­pa­cios des­ta­ca el Pa­tio de las Re­jas, que se abre al ex­te­rior por tres re­jas de es­ti­lo ma­nie­ris­ta con la fun­ción de ex­hi­bir el po­der de sus ocu­pan­tes: ade­más de su be­lle­za, es­tá re­ple­to de ber­ga­mo­ta.

Pa­ra se­guir con las sor­pre­sas, ha­lla­rás una de las pos­ta­les más ca­rac­te­rís­ti­cas: el cen­tro de la ciu­dad, co­nec­ta­do a las afue­ras de la mis­ma a tra­vés de un puen­te ro­mano, a ori­llas del río Gua­dal­qui­vir. Al en­trar ahí y ca­mi­nar por sus ca­lle­jo­nes es­tre­chos que con­ser­van un di­se­ño me­die­val, se lle­ga al Al­cá­zar de los Re­yes Cris­tia­nos, una cons­truc­ción que da­ta de 1328 y que des­de en­ton­ces ha te­ni­do mu­chos usos: co­mo cár­cel de la In­qui­si­ción has­ta 1810. Sus tres jar­di­nes, lle­nos de ár­bo­les fru­ta­les y em­be­lle­ci­dos con es­tan­ques y fuen­tes, re­sul­tan im­per­di­bles.

Lue­go, ve a la mez­qui­ta, ca­te­dral de Cór­do­ba, don­de su be­lle­za es tes­ti­go de la alian­za mi­le­na­ria en­tre el ar­te y la fe. Lleva en pie más de 1000 años, tie­ne 19 na­ves y ca­pa­ci­dad pa­ra 40 mil fie­les oran­do. No te sor­pren­das si te sien­tes co­mo en un bos­que con­for­ma­do por co­lum­nas, ar­cos, cú­pu­las y obras de ar­te.

TO­MA NO­TA Re­sul­ta un obli­ga­do pro­bar el sal­mo­re­jo, una cre­ma fría he­cha con ji­to­ma­te, acei­te, vi­na­gre, sal, ajo y pan, ser­vi­da con hue­vo du­ro y ja­món ibé­ri­co. ta­ber­nael­nu­me­ro10cor­do­ba.com

En­can­to ca­ta­lán LLEIDA

Ca­si des­de don­de te pa­res, po­drás ver la ca­te­dral de la Seu Ve­lla o de la Se­de Vie­ja, de co­lor are­na, alo­ja­da en un ce­rro, en lo al­to de la ciu­dad. Di­cen los his­to­ria­do­res que es­tá so­bre una mez­qui­ta mu­sul­ma­na. Co­men­zó a cons­truir­se en el si­glo XIII pa­ra ter­mi­nar­se dos si­glos des­pués. Fue cuar­tel mi­li­tar, y te asom­bra­rá por su cam­pa­na­rio que mi­de 60 me­tros de al­tu­ra. Des­pués de su­bir más de 200 es­ca­lo­nes, la recompensa se­rán vis­tas me­mo­ra­bles.

A unos pa­sos es­tá el Castillo del Rey, el edi­fi­cio ci­vil más no­ta­ble de la ciu­dad, don­de se alo­ja­ban los mo­nar­cas. Sus mu­ros res­guar­dan se­cre­tos de la his­to­ria de Ca­ta­lu­ña y de la Co­ro­na de Ara­gón. Al tam­bién co­no­ci­do co­mo La Su­da, po­drás su­bir en au­to, por el ele­va­dor o ca­mi­nan­do. Al ba­jar, te en­con­tra­rás con la Pla­za de la Ca­te­dral. Ahí es­tá la Seu No­va (Ca­te­dral Nue­va) que, de es­ti­lo neo­ba­rro­co, se cons­tru­yó en el si­glo XVIII por los da­ños que su­frió la Seu Ve­lla en la Gue­rra de Su­ce­sión.

Tam­bién lla­ma­rá tu aten­ción la ca­lle Ma­jor, el eje co­mer­cial más lar­go de Eu­ro­pa, con más de tres ki­ló­me­tros de lon­gi­tud re­ple­tos de tien­das de tu­rro­nes, té, ro­pa, jo­yas, per­fu­mes y vino, así co­mo res­tau­ran­tes y ba­res. En­tra a Ce­ller del Ro­ser, un clá­si­co con 25 años, que te de­lei­ta­rá con la acei­tu­na ar­be­qui­na, típica de Lleida, la es­quei­xa­da (en­sa­la­da fría) de ba­ca­lao con acei­tu­nas ne­gras, ji­to­ma­te, pi­mien­to ro­jo y ver­de, y los ca­ra­co­les con acei­te de oli­va.

TO­MA NO­TA Pa­ra hos­pe­dar­te cer­ca del Cen­tro His­tó­ri­co, Con­des de Ur­gel ( hcon­des.com) es ideal. Si ne­ce­si­tas un guía, la agen­cia Tuky’s Tra­vel ( tukys­tra­vel.com) tie­ne va­rios ser­vi­cios y pa­que­tes.

Pa­raí­so cul­tu­ral ZA­RA­GO­ZA

Ca­mi­nar por la vía Al­fon­so I te evo­ca­rá a la ca­lle de Fran­cis­co I. Ma­de­ro del Cen­tro His­tó­ri­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Es­ta ca­lle es­pa­ño­la te atrae­rá por sus edi­fi­cios, tien­das de ro­pa y de cho­co­la­tes, ja­mo­ne­rías y por la be­lla pa­no­rá­mi­ca que brin­da la Ba­sí­li­ca del Pi­lar.

En es­te tem­plo ba­rro­co des­ta­can la ima­gen de la vir­gen del Pi­lar, de 36 cen­tí­me­tros de al­tu­ra y ta­lla­da en ma­de­ra do­ra­da, y la obra en el te­cho del pin­tor Fran­cis­co de Go­ya, una de sus pri­me­ras pin­tu­ras cuan­do aún no era co­no­ci­do. Aun­que en una de las cú­pu­las se en­cuen­tra otra de sus obras, cuan­do ya era fa­mo­so, lla­ma­da Re­gi­na Marty­rum. En el te­cho de la ba­sí­li­ca —el úni­co edi­fi­cio cris­tiano del mun­do con sim­bo­lo­gía taoís­ta— po­drás ver dos agu­je­ros por bom­bas que ca­ye­ron du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la y que mis­te­rio­sa­men­te no lo­gra­ron es­ta­llar. Sin du­da, de­be­rás su­bir a la to­rre de Santiago, la más an­ti­gua de las cua­tro (1715), que re­ga­la una pa­no­rá­mi­ca es­pec­ta­cu­lar de Za­ra­go­za con el río Ebro a los pies.

El re­co­rri­do con­ti­nua­rá por el pa­la­cio de Al­ja­fe­ría o pa­la­cio de la ale­gría, uno de los mo­nu­men­tos más im­por­tan­tes de la ar­qui­tec­tu­ra his­pano mu­sul­ma­na del si­glo XI. Fue pa­la­cio me­die­val, ca­sa de los re­yes ca­tó­li­cos, cár­cel de la in­qui­si­ción y cuar­tel mi­li­tar. Des­pués de re­co­rrer es­te pa­la­cio for­ti­fi­ca­do, un es­pa­cio per­fec­to pa­ra ce­nar es Puer­ta Ci­ne­gia. Se tra­ta de un mer­ca­do gas­tro­nó­mi­co con más de 20 pro­pues­tas, don­de al ca­lor del bu­lli­cio, dis­fru­ta­rás de ban­que­tes pro­ta­go­ni­za­dos por ta­pas, ja­mo­nes, em­bu­ti­dos y ta­rros he­la­dos con la cer­ve­za lo­cal, Ám­bar.

TO­MA NO­TA Ad­quie­re en al­gu­na de las ofi­ci­nas de tu­ris­mo el Cho­co­pass, una for­ma dul­ce de co­no­cer la ciu­dad. De­gus­ta los cho­co­la­tes con hi­go, men­ta, na­ran­ja, sal o maíz, y los pas­te­les o fru­tas en al­mí­bar de cin­co es­ta­ble­ci­mien­tos a ele­gir en­tre 21 dis­po­ni­bles. za­ra­go­za­tu­ris­mo.es Mon­tse­rrat Ro­me­ro via­jó a Es­pa­ña, gra­cias a la Ofi­ci­na Es­pa­ño­la de Tu­ris­mo en Mé­xi­co ( spain.in­fo) y a los tre­nes Red de Ciu­da­des AVE ( avex­pe­rien­ce.es)

TRAS JULIA

PÁG. ANT: FUEN­TE DE CI­BE­LES DEL SI­GLO XVIII. EN ES­TA PÁG., DES­DE ARRI­BA, DE IZQ. A DER: LA GRAN VÍA, QUE RES­GUAR­DA EL EDI­FI­CIO ME­TRÓ­PO­LIS, CONS­TRUI­DO EN 1911; TE­RRA­ZA Y POS­TRE DEL RES­TAU­RAN­TE ARZÁBAL; CA­LLES DE MA­DRID Y ES­CUL­TU­RA

ARRI­BA: CA­LLES DE VA­LLA­DO­LID; PLA­ZA MA­YOR; IGLE­SIA DE SAN PA­BLO DE ES­TI­LO GÓ­TI­CO; FRUTERÍA TÍPICA DE LA CIU­DAD

ABA­JO: ES­CUL­TU­RAS DE DON QUI­JO­TE Y SAN­CHO PAN­ZA EN LA EN­TRA­DA AL MU­SEO DEL QUI­JO­TE EN CIU­DAD REAL; CA­TE­DRAL DE SAN­TA MA­RÍA DEL PRA­DO; FUEN­TE TALAVERANA

ARRI­BA: VA­LLE DE LLEIDA; CASTILLO DEL REY. ABA­JO: FLAMENQUÍN, ROLLITOS DE CAR­NE CON JA­MÓN; MEZ­QUI­TA, CA­TE­DRAL DE CÓR­DO­BA; AL­CÁ­ZAR DE LOS RE­YES CRIS­TIA­NOS

EN ES­TA PÁG. DES­DE ARRI­BA, DE IZQ. A DER: IN­TE­RIOR Y FACHADA DE LA BA­SÍ­LI­CA DEL PI­LAR; PA­LA­CIO DE AL­JA­FE­RÍA; PLA­TI­LLO TÍ­PI­CO DE ALMEJAS CON VER­DU­RAS Y PA­PAS; PA­SI­LLOS DEL PA­LA­CIO DE AL­JA­FE­RÍA; CEN­TRO CO­MER­CIAL PUER­TO VENECIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.