Una se­lec­ción de ver­da­de­ros san­tua­rios de re­la­ja­ción en Pe­rú

Food and Travel (México) - - CONTENIDO - Re­cuer­do co­lo­nial JW Ma­rriott El Con­ven­to, Cus­co

To­mar con cal­ma el pri­mer día en Cus­co es pri­mor­dial, su al­tu­ra, a 3,400 me­tros so­bre el ni­vel del mar, pue­de pro­vo­car ma­reos y ta­qui­car­dias en al­gu­nos via­je­ros. El equi­po de JW Ma­rriott El Con­ven­to es­tá cons­cien­te de es­to y por ello el re­ci­bi­mien­to es con ame­ni­da­des co­mo el So­ro­che Kit, un pe­que­ño botiquín con lo ne­ce­sa­rio pa­ra adap­tar­te a las al­tu­ras, y una so­pi­ta de po­llo tan re­con­for­tan­te que desea­rás co­mer­la a dia­rio. Su es­ta­ción de ma­te de co­ca es la su­ge­ren­cia pa­ra com­ba­tir el mal de al­tu­ra, aun­que es­tá dis­po­ni­ble las 24 ho­ras del día, re­co­mien­dan no be­ber­lo por la tar­de por su efec­to pa­re­ci­do al de la ca­feí­na. Den­tro de sus ins­ta­la­cio­nes sen­ti­rás que res­pi­ras con ma­yor fa­ci­li­dad gra­cias a su sis­te­ma de oxí­geno su­ple­men­ta­rio.

Una vez adap­ta­do a la al­tu­ra, ob­ser­va con aten­ción la arquitectura del ho­tel, en­cla­va­do en lo que fue un an­ti­guo mo­nas­te­rio co­lo­nial de­di­ca­do a San Agus­tín du­ran­te el si­glo XVI. Pa­ra apren­der más so­bre la his­to­ria del in­mue­ble, que ade­más es Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral, des­de el check in so­li­ci­ta un re­co­rri­do. Ro­dea­do de un ha­lo de mis­ti­cis­mo, un guía ca­rac­te­ri­za­do de monje lle­va­rá al gru­po ha­cia el sub­sue­lo pa­ra mos­trar­les los ves­ti­gios in­cai­cos con­ser­va­dos de­ba­jo de la es­truc­tu­ra. En el sub­te­rrá­neo se en­cuen­tra su spa, con tra­ta­mien­tos ins­pi­ra­dos en la cul­tu­ra in­ca, co­mo el re­ju­ve­ne­ce­dor del ba­rro an­dino.

Su ubi­ca­ción es cla­ve, pues a me­nos de 10 mi­nu­tos, se en­cuen­tra la Pla­za de Ar­mas que so­lía ser el cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo in­cai­co y que lue­go fue ocu­pa­da por es­pa­ño­les; así co­mo otros atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos. Al re­gre­sar del pa­seo ad­mi­ra el ho­me­na­je que el ho­tel ha­ce al Sol en su lobby, con una pie­za ar­tís­ti­ca cir­cu­lar he­cha con 76,500 cris­ta­les de Swa­rovsky. Re­car­ga ener­gía con el ca­lor de la chi­me­nea en la re­cep­ción y ce­na en Qes­pi don­de el chef eje­cu­ti­vo Hei­vel Be­do­ya Schwartz ofre­ce un me­nú de de­gus­ta­ción de sie­te tiem­pos lla­ma­do Via­je a tra­vés de

Cus­co. Qui­noa y pla­ti­llos con flo­res co­mes­ti­bles de la pro­vin­cia de Cal­ca, pa­pas del va­lle de Pi­sac y di­fe­ren­tes ti­pos de maíz lo­cal, an­ti­cu­chos de res —tí­pi­cos de la co­mi­da ca­lle­je­ra pe­rua­na— y chocolate de Qui­lla­bam­ba, son al­gu­nos de las su­ge­ren­cias.

Si tu alo­ja­mien­to es de lu­nes a vier­nes, ba­ja al lobby de 9:30 a 10:30 ho­ras pa­ra co­no­cer a Pan­chi­to, la ami­ga­ble al­pa­ca con la que te po­drás to­mar fotos pa­ra el re­cuer­do.

TO­MA NO­TA Sui­te con te­rra­za des­de $379 USD. Rui­na 432, Cus­co, Pe­rú. @JWMa­rriot­tCus­coPe­ru

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.