SE­CRE­TOS DE REBELDÍA

Dis­fru­ta­mos de la ex­pe­rien­cia de ma­ne­jo de los au­tos de­por­ti­vos BMW, en los que ro­dar por la ciu­dad fue to­do un pla­cer, pa­ra des­cu­brir el es­tu­dio y la obra es­cul­tó­ri­ca del artista Ri­ve­lino

Food and Travel (México) - - EXPERIENCIAS -

Hay mo­men­tos que se que­dan gra­ba­dos en la me­mo­ria, co­mo nues­tras ex­pe­rien­cias Food and Tra­vel. En es­ta oca­sión, en con­jun­to con la agen­cia BMW Ce­ver San An­to­nio, nues­tros in­vi­ta­dos pu­die­ron con­du­cir los au­tos de al­ta gama de es­ta au­to­mo­triz ale­ma­na re­co­no­ci­da en to­do el mun­do por su ca­li­dad y sus ex­clu­si­vos mo­de­los, pa­ra ter­mi­nar en la ca­sa-ta­ller del es­cul­tor me­xi­cano Ri­ve­lino.

El pun­to de reunión fue Cantina La Pie­dra, res­tau­ran­te de co­mi­da me­xi­ca­na, don­de de­gus­ta­mos coc­te­les sin alcohol. Afue­ra, di­ver­sos au­tos BMW nos es­pe­ra­ban en fi­la pa­ra ser con­du­ci­dos por las ca­lles de la Ciu­dad de Mé­xi­co: eran un BMW Se­rie 3 Hí­bri­do, BMW Se­rie 1, BMW M2 y BMW X4. El des­tino fi­nal era lle­gar al es­tu­dio del artista, don­de co­no­ce­ría­mos más so­bre el úl­ti­mo lan­za­mien­to de la mar­ca, el X2, un au­to en la mis­ma lí­nea ex­tro­ver­ti­da del an­fi­trión: rebelde.

Lue­go de po­ner­se fren­te al vo­lan­te de los au­tos, los in­vi­ta­dos co­men­ta­ron lo có­mo­do que fue ma­ne­jar­los, gra­cias a sus asien­tos de piel y al blo­queo to­tal de rui­do ex­te­rior al ce­rrar las ven­ta­nas. Ade­más, su ca­rro­ce­ría de­por­ti­va im­pac­ta por igual a to­dos aque­llos que tie­nen la opor­tu­ni­dad de su­bir­se a al­guno y co­no­cer la sin­gu­lar ex­pe­rien­cia de ma­ne­jo.

En­tre ellos, des­ta­có el Se­rie 3 Hí­bri­do por su sistema iPer­for­man­ce, que uti­li­za la tecnología de con­duc­ción eléc­tri­ca BMW, ca­rac­te­rís­ti­ca que los ha­ce ca­pa­ces de cu­brir dis­tan­cias cor­tas y me­dias so­lo me­dian­te elec­tri­ci­dad, con la com­bi­na­ción in­no­va­do­ra de mo­tor eléc­tri­co. De ahí que el mo­tor de ga­so­li­na se ac­ti­va so­lo cuan­do es ne­ce­sa­rio.

Al lle­gar al es­tu­dio de Ri­ve­lino —tam­bién ce­ra­mis­ta y quien ha ex­plo­ra­do los gé­ne­ros del re­lie­ve, la in­ter­ven­ción es­cul­tó­ri­ca del es­pa­cio ur­bano y ha par­ti­ci­pa­do en más de 60 mues­tras co­lec­ti­vas y 35 in­di­vi­dua­les—, él nos dio la bien­ve­ni­da y nos pla­ti­có los pro­ce­sos de al­gu­nas de sus obras, co­mo la de los sol­da­di­tos co­lo­ca­dos jun­tos en una ba­se que si­mu­la las alas abier­tas de una ma­ri­po­sa, to­do en co­lor oro, una ré­pli­ca de la obra ori­gi­nal lla­ma­da ¿El ejér­ci­to de quién? En ella, re­fle­xio­na so­bre la militarización en el mun­do. Fue mon­ta­da en la ca­sa de un ar­qui­tec­to en la co­lo­nia Con­de­sa, con 20 mil sol­da­dos.

Nos es­pe­ra­ba una me­sa en la que ha­bía co­pas con te­qui­la Don Ju­lio. Allí, el som­me­lier Ricardo Cor­ti­zo brin­dó una ca­ta de ese elí­xir. En­tre las cin­co eti­que­tas de­gus­ta­das des­ta­có el 70 Añe­jo que, a pe­sar de re­po­sar por 18 me­ses en ba­rri­cas de ro­ble blan­co ame­ri­cano, es cris­ta­lino gra­cias a su fil­tra­do con car­bono activado. En bo­ca en­con­tra­mos no­tas a vai­ni­lla, miel y ro­ble tos­ta­do. Don Ju­lio 1942 fue tam­bién me­mo­ra­ble, re­ga­lán­do­nos re­cuer­dos a cho­co­la­te y ca­ra­me­lo en na­riz, y al pa­la­dar, sa­bo­res a vai­ni­lla y aga­ve tos­ta­do.

Los bo­ca­di­llos de Víc­tor Zá­ra­te, chef de Mo­mo, lle­ga­ron con una tos­ta de foie gras con hi­gos y mer­me­la­da de cha­ba­cano; le si­guió una tos­ta de que­so brie y com­po­ta de fru­tos ro­jos, y otra de ja­món se­rrano. Tam­bién hu­bo tos­ta­das de sal­pi­cón de pul­po, de ce­vi­che ne­gro y de agua­chi­le de ca­ma­rón.

To­do el en­cuen­tro fue la an­te­sa­la pa­ra el mo­men­to es­te­lar: la pre­sen­ta­ción de los au­tos de al­ta gama de BMW por par­te de Iña­ki Sa­bio, ge­ren­te ge­ne­ral de BMW Ce­ver San An­to­nio, quien, en el trans­cur­so de la no­che, apro­ve­chó pa­ra pre­sen­tar­nos el X2, que se lan­za­ría a ni­vel mun­dial al día si­guien­te. Al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te nue­vo au­to no son so­lo su co­mo­di­dad y fá­cil ma­ne­jo, sino tam­bién que es eco friendly.

Así, el lan­za­mien­to del pri­mer BMW X2 quiere sor­pren­der so­bre to­do a aque­llos jó­ve­nes rebeldes que son mo­der­nos, in­no­va­do­res y di­gi­ta­les, a tra­vés del uso de tecnología y los pun­tos de con­tac­to que ellos usan co­mún­men­te.

El nue­vo BMW X2 es el rebelde co­ol de la fa­mi­lia X, y de­ja muy cla­ras sus am­bi­cio­nes de­por­ti­vas a pri­me­ra vis­ta. Gra­cias a su au­daz atle­tis­mo, pro­por­cio­na un ren­di­mien­to di­ná­mi­co y ágil, inigua­la­ble en es­ta cla­se. Con un in­te­rior de ca­li­dad y una va­rie­dad de tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras, és­te es el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta ex­tro­ver­ti­do de una nue­va era.

Pa­ra cul­mi­nar, Ri­ve­lino des­cri­bió el pro­ce­so de crea­ción de su obra Nues­tros si­len­cios, una se­rie de es­cul­tu­ras de per­so­nas con una pla­ca en la bo­ca que re­pre­sen­ta la au­to­cen­su­ra. Ade­más, ha­bló de su pró­xi­ma ex­po­si­ción: en el Pan­teón de Do­lo­res el 2 de no­viem­bre ha­brá un me­mo­rial so­bre las des­apa­ri­cio­nes for­za­das en nues­tro país, pre­ce­di­do por un con­cier­to de Alon­dra de la Pa­rra.

Así fue co­mo BMW Ce­ver San An­to­nio y Food and Tra­vel ofre­cie­ron a sus clien­tes una ex­pe­rien­cia que per­mi­tió ma­ne­jar los mo­de­los de es­ta au­to­mo­triz, así co­mo co­no­cer más so­bre ar­te y gas­tro­no­mía, en una no­che me­mo­ra­ble.

To­ma no­ta BMW Ce­ver San An­to­nio. Nue­va York 23, Ná­po­les. (55) 1500 0500. bmw.com.mx FB: BMWCEVERSa­nAn­to­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.