PI­COR ADIC­TI­VO

La sal­sa Tabasco hi­zo ga­la de su ver­sa­ti­li­dad du­ran­te el pri­mer Glo­bal Kit­chen en Nue­va York, don­de ce­le­bró 150 años de dar sa­bor y pro­du­cir­se con los mis­mos ingredientes y pro­ce­di­mien­tos

Food and Travel (México) - - EXPERIENCIAS -

En la cos­mo­po­li­ta ciu­dad de Nue­va York se lle­vó a ca­bo el pri­mer Glo­bal Kit­chen de sal­sa Tabasco. Se tra­tó de un even­to que, marcando la pau­ta de las ce­le­bra­cio­nes que McIl­henny Com­pany ha­rá du­ran­te es­te 2018 por sus 150 años, fue di­se­ña­do pa­ra chefs, bar­ten­ders, co­ci­ne­ros ama­teurs y ami­gos que han agre­ga­do sin re­pa­ros el sa­bor vi­bran­te de es­ta sal­sa a sus re­ce­tas.

La his­to­ria de es­ta fa­mo­sa pre­pa­ra­ción se re­mon­ta a 1868, cuan­do Ed­mund McIl­henny co­se­chó su pri­mer cul­ti­vo de chi­le Tabasco pa­ra crear una sal­sa pi­can­te única; aquí es don­de la his­to­ria se co­nec­ta con Mé­xi­co, pues las primeras se­mi­llas de es­ta va­rie­dad las en­con­tró en el estado ho­mó­ni­mo. Hoy, 150 años des­pués, los mis­mos tres ingredientes: chi­le Tabasco, vi­na­gre y sal son añe­ja­dos en ba­rri­cas de ro­ble blan­co por un má­xi­mo de tres años y em­bo­te­lla­dos por la quin­ta ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia de Ed­mund, me­dian­te un pro­ce­so que prác­ti­ca­men­te no ha te­ni­do cam­bios.

Les to­ma cin­co años pro­du­cir­la, des­de la se­mi­lla has­ta la bo­te­lla. Y, en Avery Is­land, en la cos­ta de Lui­sia­na, ro­dea­da de pan­ta­nos y cié­ne­gas, es don­de em­pie­za to­do el pro­ce­so a 50 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Ahí tie­nen una gran­ja de se­mi­llas Tabasco, que cuan­do es­tán lis­tas, son en­via­das a pe­que­ñas fin­cas en to­do el mun­do don­de cre­cen los chi­les. Ac­tual­men­te, no so­lo se pue­de dis­fru­tar de la ver­sión clá­si­ca, sino tam­bién se pro­du­ce la sal­sa Ver­de de ja­la­pe­ño, Chi­potle —los chi­les chi­potle son ori­gi­na­rios de De­li­cias, Chihuahua, don­de tam­bién los ahú­man an­tes de via­jar a Avery Is­land—, Sweet & Spicy, Ha­ba­ne­ro, Ajo y Pi­mien­to, Buf­fa­lo y Sri­ra­cha.

150 años de dar sa­bor

El aniver­sa­rio 150 co­men­zó en Nue­va Or­leans con una pre­sen­ta­ción de ópe­ra bur­les­ca, que da­ta de fi­na­les del si­glo XIX y que no ha si­do eje­cu­ta­da en su to­ta­li­dad por más de un si­glo. De ahí, la fies­ta de cum­plea­ños to­mó rum­bo a Nue­va York, pa­ra con­ti­nuar pró­xi­ma­men­te en las ciu­da­des de Lon­dres y Shanghái.

Du­ran­te es­te pri­mer Glo­bal Kit­chen, se des­cu­brie­ron al­gu­nas pre­pa­ra­cio­nes que avi­van sus sa­bo­res con es­ta sal­sa fa­mo­sa a ni­vel mun­dial. Por ejem­plo, com­bi­nar unas go­tas de sal­sa Tabasco con acei­te pa­ra agre­gar­se a una so­pa de noodles con pa­to ros­ti­za­do es una idea ex­ce­len­te. O bien, hay que mez­clar­la

con sal­sa de so­ya pa­ra im­preg­nar unos dum­plings, o in­cor­po­rar­la en una ma­ri­na­da pa­ra de­jar re­po­sar ca­ma­ro­nes y así dar vi­da a unos ta­cos de ca­ma­ro­nes en­chi­la­dos con que­so Mon­te­rey Jack de­rre­ti­do y agua­ca­te. Por úl­ti­mo, se pue­de agre­gar a una sal­sa BBQ pa­ra ma­ri­nar car­ne de cer­do: ¡una de­li­cia!

En ma­te­ria de coc­te­les, tam­bién nos mos­tra­ron que un par de go­tas pue­de ani­mar a una clá­si­ca pa­lo­ma con te­qui­la o ha­cer más in­tere­san­te un old fas­hio­ned, pre­pa­ra­do con bour­bon, amar­go de An­gos­tu­ra y ja­ra­be de miel. Y pa­ra re­don­dear una bue­na co­mi­lo­na, un pas­tel de cho­co­la­te con sal­sa Tabasco es una op­ción que en­can­ta.

“Pue­de ser un in­gre­dien­te de uso fi­nal pa­ra dar pi­cor, pe­ro tam­bién fun­cio­na pa­ra co­ci­nar, por­que le apor­ta aci­dez a la co­mi­da y con­tra­rres­ta la gra­sa”, co­men­tó Aqui­les Chá­vez du­ran­te es­ta fies­ta, quien asis­tió co­mo ami­go de la mar­ca. El chef pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te So­te­ro, lo­ca­li­za­do en Pa­chu­ca, ase­gu­ra que es par­te de su ala­ce­na, y la usa pa­ra sa­zo­nar en vez de pi­mien­ta. Así re­ma­ta sus so­pas y sal­sas agre­gan­do en al­gu­nas oca­sio­nes sal­sa Tabasco.

Otro de los co­ci­ne­ros in­vi­ta­dos fue Die­go Hernández Ba­que­dano, de Co­ra­zón de Tie­rra en Ba­ja Ca­li­for­nia, quien ya ha­bía co­ci­na­do an­te­rior­men­te con sal­sa Tabasco pa­ra el even­to Pa­la­pa Tabasco en Mé­xi­co. Fren­te a las pla­yas de Tu­lum, sir­vió un cal­di­llo de car­ne se­ca y pa­pa con es­ta sal­sa, y pe­chu­ga de pa­to del Va­lle de Gua­da­lu­pe, plá­tano ma­cho y len­te­jas fri­tas con jen­gi­bre y sal­sa Tabasco, en­tre otras de­li­cias.

En ese mis­mo even­to, Jo­sé Luis León, mi­xó­lo­go de Li­man­tour en Ciu­dad de Mé­xi­co e in­vi­ta­do tam­bién a es­ta ce­le­bra­ción, sir­vió el Tu­ca­ni­to: ju­go de li­món, Tu­cán de ta­ma­rin­do, sal­sa Tabasco Chi­potle, ci­lan­tro y mez­cal Unión Jo­ven, de­mos­tran­do que en Mé­xi­co se en­tien­de tan bien el es­pec­tro del chi­le y las sal­sas, que los bar­ten­ders na­cio­na­les pue­den pre­pa­rar coc­te­les ba­lan­cea­dos usan­do es­te in­gre­dien­te.

El icó­ni­co fras­co de ta­pa ro­ja con la eti­que­ta de dia­man­te, tra­du­ci­da a 22 di­fe­ren­tes idio­mas, se ven­de en más de 185 paí­ses y te­rri­to­rios. Sin du­da, es un in­gre­dien­te in­dis­pen­sa­ble en al­gu­nas co­ci­nas y me­sas de to­do el mun­do, que ha de­mos­tra­do a tra­vés de es­tos úl­ti­mos 150 años no so­lo su ca­li­dad, sino tam­bién una ver­sa­ti­li­dad que se tie­ne que ex­pe­ri­men­tar. sal­sa­ta­bas­co.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.