OPOR­TO

La se­gun­da ciu­dad más im­por­tan­te de Por­tu­gal pres­tó su nom­bre al vino que lo hi­zo fa­mo­so. És­te es el mo­men­to pa­ra ex­plo­rar su en­can­to, di­ce Emily McAu­lif­fe

Food and Travel (México) - - ESCAPES URBANOS -

¿Por qué ir? Con lar­gos días so­lea­dos y no­ches tem­pla­das, el ve­rano es el mo­men­to ideal pa­ra vi­si­tar Opor­to. Las ori­llas del río Due­ro es­tán lle­nas de ac­ti­vi­dad con los via­je­ros que lle­gan a aba­rro­tar los ca­fés y ba­res de la ciu­dad, mien­tras que otros tan­tos se di­ri­gen a los par­ques pa­ra dis­fru­tar de mer­ca­dos y mú­si­ca en vi­vo. A ca­da pa­so, el co­lor y el mo­vi­mien­to lle­nan las ca­lles. Y por si es­to fue­ra po­co, es­te des­tino es uno de los ase­qui­bles del con­ti­nen­te, lo cual es una ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra de­rro­char en bue­na co­mi­da y vino, in­clu­yen­do, por su­pues­to, las pre­mia­das bo­te­llas del va­lle del Due­ro.

¿Qué ha­cer? Opor­to es una ciu­dad tran­si­ta­ble que in­vi­ta a per­der­se en­tre sus ca­lle­jue­las em­pe­dra­das, cu­yos bal­co­nes y ar­te ur­bano ador­nan edi­fi­cios an­ti­guos. El ar­te te lle­va­rá a tra­vés de la ca­lle de Mi­guel Bom­bar­da, que sir­ve co­mo la vía prin­ci­pal del dis­tri­to ar­tís­ti­co de la ciu­dad. Des­de aquí, con­ti­núa has­ta los her­mo­sos jar­di­nes del Crys­tal Pa­la­ce, an­tes de des­cen­der al río. Si tie­nes an­to­jo de ma­ris­cos, gi­ra a la de­re­cha cuan­do lle­gues al Due­ro y ve en tran­vía has­ta la bo­ca del río. Ahí, to­ma un bar­co pe­que­ño al pue­blo pes­que­ro de Afu­ra­da y si­gue el aro­ma que te lle­va­rá a los res­tau­ran­tes que asan pes­ca­dos re­cién cap­tu­ra­dos a la pa­rri­lla. Afu­ra­da es­tá en el mis­mo la­do del río que las bo­de­gas por­tua­rias, así que ins­tá­la­te en una ca­sa vi­ní­co­la co­mo Graham’s ( grahams-port.com) —es ne­ce­sa­rio re­ser­var con an­te­la­ción— o Tay­lor ( tay­lor.pt) pa­ra pa­sar la tar­de de­gus­tan­do vi­nos. En la ciu­dad, vi­si­ta el Mu­seo Ca­sa do In­fan­te, lu­gar de na­ci­mien­to del prín­ci­pe En­ri­que el Na­ve­gan­te, an­tes de su­bir a la ave­ni­da prin­ci­pal de la ciu­dad, la Ave­ni­da dos Alia­dos. Su­be los 200 es­ca­lo­nes de la To­rre de los Clé­ri­gos ( to­rre­dos­cle­ri­gos.pt), que ofrece vis­tas a la ciu­dad, o bien, de­ten­te a ad­mi­rar la dra­má­ti­ca ar­qui­tec­tu­ra ba­rro­ca del par­que Pas­seio dos Clé­ri­gos ( pas­seio­dos­cle­ri­gos.pt).

¿Dón­de que­dar­se? Los via­je­ros aman­tes del lu­jo y el vino de­ben di­ri­gir­se a las co­li­nas de Vi­la No­va de Gaia pa­ra dor­mir en The Yeat­man ( the-yeat­man-ho­tel.com), una vez ga­na­dor de Ho­tel del Año en Food and Tra­vel Reino Uni­do. Es ho­gar de un res­tau­ran­te con dos es­tre­llas Mi­che­lin y de una de las ma­yo­res co­lec­cio­nes de vi­nos por­tu­gue­ses del mun­do. Si bus­cas una ubi­ca­ción más cén­tri­ca, el In­ter-Con­ti­nen­tal Por­to Pa­la­cio das Car­do­sas ( ihg.com) es otra op­ción ele­gan­te, con vis­tas a la Pla­za de la Li­ber­tad. Flo­res Vi­lla­ge Ho­tel & Spa ( flo­res­vi­lla­ge.com) ofrece un es­pa­cio­so jar­dín tra­se­ro y una zo­na de spa que es ideal pa­ra re­la­jar­se des­pués de re­co­rrer la ciu­dad. Una bue­na op­ción bou­ti­que es la lu­jo­sa M Mai­son Par­ti­cu­liè­re ( m-por­to. com), cu­yas 10 sui­tes es­tán de­co­ra­das de for­ma ele­gan­te.

¿Dón­de co­mer y be­ber? La es­ce­na gas­tro­nó­mi­ca de Opor­to se es­tá vol­vien­do ca­da vez más so­fis­ti­ca­da, man­te­nién­do­se fiel a sus raí­ces. La ciu­dad es ho­gar de cua­tro res­tau­ran­tes con es­tre­llas Mi­che­lin, y tam­bién cuen­ta con un sin­fín de pas­te­la­rias (pas­te­le­rías) y tas­cas (ta­ber­nas) tra­di­cio­na­les, así co­mo op­cio­nes de co­ci­na con­tem­po­rá­nea. Dis­fru­ta una ce­na a la luz de las ve­las, en un co­me­dor de es­ti­lo ca­se­ro, en Ca­ma­feu, cu­yo me­nú in­clu­ye pla­ti­llos co­mo un pul­po ju­go­so sa­ca­do ese mis­mo día del océano. Ta­pa­ben­to ( ta­pa­ben­to.com) tam­bién sir­ve co­ci­na por­tu­gue­sa de ca­li­dad con un to­que mo­derno. Aven­tú­ra­te a ex­plo­rar las afue­ras del cen­tro his­tó­ri­co y re­ser­va una me­sa en Ca­sa Agrí­co­la ( ca­sa-agri­co­la.com), ubi­ca­do en el lu­jo­so ba­rrio de Boa­vis­ta. Pa­ra pro­bar el coc­tel in­sig­nia de Por­to, el port to­nic, así co­mo una am­plia gama de vi­nos na­cio­na­les, vi­si­ta Ca­pe­la In­co­mum, un bar de vi­nos si­tua­do en una an­ti­gua ca­pi­lla.

¿Se te aca­ba el tiem­po? Da un pa­seo por Mer­ca­do de Bol­hão, el mer­ca­do cen­tral de la ciu­dad. Es un laberinto de dos pi­sos de pues­tos y tien­das que ven­den flo­res, pes­ca­do, opor­to y más.

Tip de via­je No te va­yas sin pro­bar su tra­di­cio­nal sándwich Fran­ce­sin­ha, re­lleno de cer­do, bis­tec, to­cino y sal­chi­chas ahu­ma­das. El res­tau­ran­te San­tia­go ( ca­fe­res­tau­ran­te­san­tia­go.com.pt) es co­no­ci­do por te­ner uno de los me­jo­res de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.